Data: febrero 21, 2018 | 12:46
COLUMNISTA INVITADO | El aberrante fallo del Tribunal Constitucional que habilita la reelección indefinida del presidente Evo Morales ha abierto un nuevo e inquietante momento en el proceso político, ha destruído el régimen de relaciones políticas entre el Estado Plurinacional y la ciudadanía, régimen basado en la democracia directa y la participación, y ha roto estrepitosamente el principio de obligación que deben observar los poderes a la decisión del soberano. Ese acontecimiento inaugura un momento de des-democratización…

George Komadina Rimassa | UN FANTASMA QUE INCOMODA

© Artículo publicado originalmente en Los Tiempos, 21 de febrero, 2018

EL AUTOR | Jorge Komadina Rimassa (Cochabamba, 1959) es sociólogo y analista político. Es responsable de la línea temática “Transparencia” del Centro de Estudios Aplicados a los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CEADESC). Komadina trabaja asimismo como docente e investigador de la Carrera de Sociología de la UMSS. Ha publicado diversos trabajos sobre temáticas políticas y culturales, entre ellos “El Poder del Movimiento Político” (PIEB, 2007) y “Informe de Transparencia Presupuestaria sobre la Prefectura de Cochabamba” (CEADESC, 2008). Forma parte de la “Red Departamental de Transparencia de Cochabamba”. Escribe habitualmente en la prensa local y en revistas especializadas.

EL AUTOR
| Jorge Komadina Rimassa (Cochabamba, 1959) es sociólogo y analista político. Es responsable de la línea temática “Transparencia” del Centro de Estudios Aplicados a los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CEADESC). Komadina trabaja asimismo como docente e investigador de la Carrera de Sociología de la UMSS. Ha publicado diversos trabajos sobre temáticas políticas y culturales, entre ellos “El Poder del Movimiento Político” (PIEB, 2007) y “Informe de Transparencia Presupuestaria sobre la Prefectura de Cochabamba” (CEADESC, 2008). Forma parte de la “Red Departamental de Transparencia de Cochabamba”. Escribe habitualmente en la prensa local y en revistas especializadas.

Si hoy es miércoles 21 de febrero de 2018, envuelto en un clima de incertidumbre, el país vivirá una jornada política intensa cuya apuesta es el control de uno de los territorios estratégicos de la política: las calles. Por una parte, en varias ciudades capitales, diversos colectivos ciudadanos demandaran el respeto a los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016, que rechazó la re-postulación de Evo Morales; por otra, el oficialismo, en una posición defensiva, movilizará a sus grupos de apoyo, sobre todo a sus bases campesinas, para respaldar al presidente y neutralizar a sus contrincantes.

Resulta revelador que este antagonismo se despliegue en ese escenario, las calles, y no en los espacios del Estado Plurinacional, en sus instituciones de representación, pero hay que asumir que la política se produce precisamente en las fronteras del sistema institucional, allá donde se genera un disenso, un conflicto de fondo con el poder establecido. Este hecho no debe ser leído como un intento de derrocar al gobierno del MAS, en ningún caso, sino como un momento de constitución de nuevos sujetos politicos.

La acción política directa (marchas, concentraciones, paros, cabildos) es una especie de hábitus político en Bolivia, una costumbre fuertemente arraigada que parece tener una doble significación: expresa el poder que tienen las organizaciones para convocar a la población y mostrar la fuerza del número, y en ese sentido forma parte de las disputas en el campo político, pero también tiene un efecto político simbólico entre los propios convocados pues permite que ellos puedan mirarse a sí mismos como parte de un cuerpo colectivo, construido por un discurso alternativo. De hecho, las protestas callejeras son altamente expresivas, hablan el lenguaje de las emociones y las pasiones. Esa es su fuerza, pero también su límite.

El aberrante fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional que habilita la reelección indefinida del presidente Evo Morales ha abierto un nuevo e inquietante momento en el proceso político, ha destruido el régimen de relaciones políticas entre el Estado Plurinacional y la ciudadanía, régimen basado en la democracia directa y la participación, y ha roto estrepitosamente el principio de obligación que deben observar los poderes a la decisión del soberano. En ese sentido, como lo sostuve en otros artículos, ese acontecimiento inaugura un momento de des-democratización.

No obstante, sea cual fuese la capacidad de acción colectiva de los sujetos en pugna, los actos de masa de hoy día no resolverán el conflicto del fallo (y que tampoco será resuelta por las próximas elecciones nacionales, me temo), no producirán efectos jurídicos, ellos son solamente el momento táctico de un antagonismo de largo aliento que tendrá innumerables episodios y se desplegará en múltiples escenarios. En todo caso, el 21 F se ha convertido ya en uno de esos incomodos fantasmas que se niega a abandonar la casa y que se invitan a todos los aniversarios.

OTROS ARTÍCULOS DEL AUTOR:
OTROS COLUMNISTAS INVITADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ