Data: abril 6, 2021 | 15:50
GRUPO VINCULADO A MURILLO NO MIDIÓ CONSECUENCIAS | Denuncia falsa sobre supuestas actividades represivas de un presunto agente del régimen de Maduro amenazando a bolivianos desde un teléfono de la Policía, puso en alto riesgo la integridad física de un trabajador migrante que se dedica al comercio informal en Cochabamba…

“FAKE NEWS” INVOLUCRA A POLICÍA CON GUARDIA VENEZOLANA

El ciudadano venezolano Giovanni Calderín, migrante que huyó de la crisis humanitaria de su país hace cuatro años, es víctima de una noticia falsa propalada por operadores del ex ministro Arturo Murillo. Su integridad física, y la de su familia, ha sido puesta en alto riesgo. | Fotomontaje Sol de Pando

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

La reacción espontánea que suscita la noticia propalada desde la página de Facebook “Resistencia Civil Bolivia” (repercutiendo unos prints lanzados mediante Twitter por Fernando Hamdan el 2 de abril), es de indignación y miedo. El Gobierno boliviano habría incorporado agentes de la Guardia Nacional Bolivariana (paramilitares al servicio del régimen neo-estalinista de Maduro) en los aparatos de Inteligencia de la Policía Boliviana, desde donde los venezolanos estarían efectuando un seguimiento “personalizado” a activistas de la oposición.

Dicha fuente de la red social, relacionada con el ex ministro de Gobierno Arturo Murillo, informó en la víspera que el ciudadano venezolano Giovanni Calderín Barcenas, supuestamente miembro de la GNB, además con supuesta sentencia por un asesinato que le endilgan haber cometido en su país, sería un agente chavista infiltrado en la Policía Boliviana, desde donde realiza labores de vigilancia y hostigamiento para acallar a presuntos opositores.

Como prueba de tal extremo, “Resistencia Civil Bolivia” exhibe los prints de unos mensajes amenazantes que —desde una cuenta de Whatsaap con perfil oficial de la Policía Boliviana— Giovanni Calderín habría enviado al menos a dos personas integrantes de “la resistencia”, advirtiéndoles que “los delitos de sedición y terrorismo se encuentran penados por ley de acuerdo a la C.P.E. en los artículos 123 y 133. Así también la asociación delictuosa y grupos subversivos”. Seguidamente, el mensaje advierte que el número telefónico de los destinatarios “quedará registrado para monitoreo y vigilancia” al haberse observado “una actividad inusual”. Ese “fichaje” estaría inscrito en los registros policiacos bajo los códigos “P.C. 00-234-4530” en un caso, y “P.C. 00-234-4521” en el otro.

Para darle mayor credibilidad a la infamia, los falsarios afirman que “luego de una investigación, se pudo constatar que el número de celular 69842498 de la línea Tigo, se encontraba registrado a nombre de Calderín Barcenas Giovanni, ciudadano de origen venezolano vinculado a la Guardia Nacional de Venezuela y sentenciado en una investigación relacionada con el asesinato de un adolescente en su país”.

Ante la magnitud de semejante denuncia que pone en entredicho la seguridad democrática de los bolivianos, Sol de Pando asumió la tarea de verificar cada uno de aquellos datos contenidos en la información elaborada por Fernando Hamdan y “Resistencia Civil Bolivia”.

Conviene apuntar que estas “noticias” tienen caldo de cultivo en las acciones del propio Gobierno boliviano. En días previos se difundieron imágenes de Evo Morales rodeado por guardias con uniforme oficial de la GNB, haciendo ostentación de las estrechas relaciones del partido gobernante con el régimen represor de Nicolás Maduro.

Un sofisticado Fake News neo-fascista

La Dirección de Sol de Pando hace público su agradecimiento a nuestro amigo y colega Julio Prado, promotor cultural y director del semanario El Ciudadano, quien nos brindó una oportuna orientación advirtiéndonos sobre la sofisticación con que los activistas del neo-fascismo boliviano habían falsificado aquella noticia que ha victimizado peligrosamente a un inocente ciudadano venezolano.

Giovanni Calderín Barcenas es un trabajador venezolano afrodescendiente, padre de familia, que migró a Cochabamba en 2018 y luego su esposa e hijos adolescentes en 2019, huyendo del infierno neo-estalinista que preside el autócrata Nicolás Maduro. Tiene residencia legal certificada por organismos migratorios y policiales del país.

Si yo fuera un agente del Gobierno de mi país, tendría rango diplomático, estaría hospedado en un hotel de cinco estrellas y no estaría andando en trufi para transitar en las calles de Cochabamba, ganándome  la vida vendiendo comestibles en La Cancha”, dijo a Sol de Pando.

No existe ningún registro judicial, ni en Bolivia ni en Venezuela, indicando que Giovanni hubiese cometido crimen alguno, mucho menos asesinato.

En diciembre cerró una empresa importadora de leche Nestlé e insumos domésticos, para la cual trabajaba como agente de ventas. En su condición de desempleado, recibe apoyo laboral de Caritas y otras instituciones que brindan protección a las familias migrantes de Venezuela. El su perfil del Facebook, de donde los fascistas extrajeron fotos con su esposa para consumar la criminal calumnia, se destaca su afición al santerismo afro-caribeño; y en su círculo de amistades no existe un sólo boliviano, mucho menos funcionarios del Gobierno del MAS o jefes policiales.

El número de celular 69842498 —desde el cual según dicen envía las supuestas amenazas a ciudadanos bolivianos— existe evidentemente, y con una cuenta en Whatsaap que se presenta con el perfil y logotipo oficial de la Policía Boliviana; pero ese número nunca estuvo en poder de Giovanni Calderín. “Me apersoné a la empresa Tigo y me informaron que esa línea está disponible, sin usuario”, nos informó.

Nos hemos conectado con el Whatsaap de aquel celular 69842498, que aún se mantiene con el perfil y logo de la Policía Boliviana. El migrante venezolano nunca utilizó ese número. Preguntamos quién es el dueño de la cuenta. Nadie responde. La línea tuvo su última actividad a las 3:30 pm del jueves 18 de marzo.

Corresponde al Comando Departamental de la Policía, por tanto, establecer por qué esa línea que lleva su logotipo en el Whatsaap ha sido utilizada como instrumento de una perversa falsedad.

Destinatarios fantasmas

Otro hallazgo en nuestra indagación, es que las dos personas a quienes supuestamente fueron enviados los mensajes de amenaza mediante el whatsaap, nunca recibieron tales “advertencias” de la Policía. Son números telefónicos inventados al azar.

Son dos prints, ambos difundidos el 2 de abril por el activista fascista Fernando Hamdan. “Resistencia Civil Bolivia” aportó posteriormente con el texto “informativo”, abundando en los supuestos “antecedentes criminales” de Giovanni Calderín.

En el primer print, difundido por “Resistencia Civil Bolivia”, se trata de una persona de sexo femenino, de 35 años de edad, con quien nos comunicamos para verificar si recibió aquel mensaje policial. Se mostró sorprendida. “No se quién rayos administra esa página” —protestó. “Acabo de sorprenderme con esa noticia. Y estoy molesta”, dijo a Sol de Pando mientras se encontraba en sala de espera de una clínica en Cochabamba donde es tratada por una delicada enfermedad.

En el segundo print —propalado desde el blog del “periodista y escritor” Raúl Bravo, quien también usa el perfil de “Leandro Periodista”— se trata de la línea telefónica que pertenece a una joven de aproximadamente 21 años, muy poco probable “sediciosa”. También le dirigimos la pregunta de si recibió el mensaje policiaco y estamos a la espera de su respuesta.

Amenazas de agresión y linchamiento contra Giovannni Calderín

“Algún Cochala bien parido por esa bella tierra sabe lo que tiene que hacer. No permitamos que estos sicópatas que destruyeron Venezuela vengan a nuestra Patria a pretender destruir nuestro país. Por in vox comunicarse conmigo (sic)” escribió un ciudadano enardecido ante la “noticia” colgada al muro de “Resistencia Civil Bolivia”. “La justicia comunitaria hace que el populista no viole, no robe y trabaje”, escribió otro

Varios plantean abiertamente buscar a Giovanni para lincharlo. “A este tipo se lo puede encontrar en inmediaciones de la Unifranz”, sopló un sediento de sangre. “Lo buscamos y le damos duro hasta por el orto, ya que por estos predios no puede hacer lo que le da la gana como en su país, aquí lo tiramos para el río y se acabó la dialéctica”, escribió un perito en matar.

La cuenta de Facebook del trabajador migrante, cuya dirección fue exhibida por los activistas fascistas al propalar la noticia falsa, fue atacada por innumerables “anti-comunistas” fervorosos. Su buzón del Messenger se cargó con decenas de mensajes amenazándole de muerte. Textual: “Venezolano hijo de puta x qué no te vas a tu país y dejas d fregar en el mío cabron mal parido te encuentro y te boy a reventar(sic)”, es el mensaje que le envía Miguel Nava Birbuet.

Estas son las consecuencias virales de un fake news fascista. Un alimento para la voraz bestia irracional.

Giovanni Calderín y su vulnerable familia están aterrorizados. Y de paso agentes policiales fueron a buscarle la mañana de este martes en su antiguo domicilio, con un mandamiento de arresto. “Ahora no sé de dónde sacar dinero para conseguir un abogado que me defienda de semejante calumnia, lo que mi esposa y yo ganamos vendiendo en las calles apenas alcanza para alimentar a mis hijos”, afirmó más con bronca que con pena, en su contacto con Sol de Pando.

Es de esperar que el Gobierno y los organismos protectores de los Derechos Humanos, le brinden las garantías y la protección debidas.

LINKS RELACIONADOS

datos-y-analisis

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center