LOMAS DE RESGUARDO | Este proyecto promovido por la FAO busca la recuperación y aplicación de los conocimientos desarrollados por la cultura precolombina en los llanos de Moxos, que establecían asentamientos en lomas elevadas construidas con la acumulación de desechos, con la principal función de poner las viviendas y cultivos a salvo de las inundaciones anuales que son propias de esta zona...

Saberes precolombinos salvan del desastre a nueve familias en San Lorenzo de Moxos

La loma inicialmente pudo socorrer a un total de nueve familias (45 personas aproximadamente) y a su hato ganadero, quienes como se visualiza en la foto, armaron un campamento en la plataforma del promontorio; su infraestructura cuenta además con el forraje necesario para que el ganado pueda alimentarse mientras el agua esté cubriendo las praderas del entorno. | Foto ©UCER- FAO BOLIVIA

La loma inicialmente pudo socorrer a un total de nueve familias (45 personas aproximadamente) y a su hato ganadero, quienes como se visualiza en la foto, armaron un campamento en la plataforma del promontorio; su infraestructura cuenta además con el forraje necesario para que el ganado pueda alimentarse mientras el agua esté cubriendo las praderas del entorno. | Foto ©UCER-FAO BOLIVIA

© Raúl Pérez Albrecht | Comunicación UCER FAO Bolivia

El pasado 18 de febrero, en un sobrevuelo se pudo evidenciar que familias de la comunidad de San Lorenzo y su ganado en el municipio de San Ignacio de Moxos, Departamento del Beni, quedaron a salvo de la inundación ocurrida  en los últimos días, gracias a la existencia de una Loma de Resguardo construida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La loma inicialmente pudo socorrer a un total de nueve familias (45 personas aproximadamente) y a su hato ganadero, quienes como se visualiza en la foto, armaron un campamento en la plataforma del promontorio; su infraestructura cuenta además con el forraje necesario para que el ganado pueda alimentarse mientras el agua esté cubriendo las praderas del entorno en que pastorean los animales durante los restantes meses del año.

Esta loma forma parte de un proyecto que se inició el año 2012, como respuesta a los efectos de los fenómenos niño/niña y las inundaciones del 2008, donde la FAO junto al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), en coordinación con la Gobernación Departamental, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras y el Viceministerio de Defensa Civil pusieron en marcha el mencionado proyecto con el objetivo de fortalecer la seguridad humana en las comunidades indígenas a través de un apoyo integral a su capacidad de recuperación, capacidad de respuesta y seguridad alimentaria.

Entre una de las acciones planteadas por la FAO en el proyecto se contempló la recuperación y aplicación de los conocimientos desarrollados por la cultura precolombina vigente básicamente entre los siglos IV a. C. y XIII d. C., en los llanos de Moxos,  los cuales establecían asentamientos en lomas elevadas construidas con la acumulación de desechos, con la principal función de poner las viviendas y cultivos a salvo de las inundaciones anuales que son propias de esta zona.

Datos sobre las Lomas de ResguardoUna Loma Santa

– Las lomas construidas cuentan con una extensión de 10.000 m².
– Su altura a partir de la superficie del suelo llega a 1,8 metros.
– Tienen un canal perimetral circundante a la loma que permite almacenar entre 7.200 a 12.000 m³ de agua que puede ser utilizada durante la época seca para la producción de pasto de corte sobre la loma y huertos familiares de los pequeños agricultores.
– El área de producción de forraje sobre la loma tiene una extensión de 8.000 m².
– Cada loma cuenta con un sistema de micro riego con bombas de agua.
– Cuentan con un brete para el manejo sanitario del ganado.
– La parte alta está recubierta de pasto de tangola que crece durante la época seca.
– Cuenta con un henil para el almacenamiento de forraje que será utilizado durante una probable inundación futura.

LAS LOMAS SANTAS DEL SIGLO XXI

Revalorizando este conocimiento la FAO construyó hasta la fecha un total de ocho Lomas de Resguardo en las comunidades de Loreto, Camiaco, Argentina, San Pedro Nuevo, Fátima, San Lorenzo de Moxos, San Andrés y San Juan de Mocovi. Adicionalmente el proyecto rescató e implementó las mejores prácticas agropecuarias de otras regiones y proyectos de la misma organización como ser la construcción de 12 deshidratadores solares que en estos difíciles momentos de mucha pérdida económica están sirviendo para recuperar considerables volúmenes  de carne proveniente de aquellos animales que tuvieron que ser sacrificados debido a su extrema debilidad e incapacidad para poder recuperarlos.

En los casos de las comunidades de Loreto y San Andrés donde todavía existe algunos volúmenes de pasto verde y que no han sido totalmente cubiertos por el agua de la inundación, estas lomas sirven para que en las noches suban a los animales para resguardar su seguridad, además de ser identificadas como áreas seguras para la eventual evacuación de las familias frente a una subida del agua.

Estas evidencias demuestran que cuando el trabajo es enfocado desde la gestión del riesgo asumiendo medidas preventivas consensuadas técnica y humanitariamente el mayor fruto es el resguardo de la vida de bolivianos y bolivianas frente a un desastre natural; consientes de la gravedad de los eventos sucedidos, el Sistema de Naciones Unidas seguirá trabajando en tareas de apoyo y posterior rehabilitación de los medios de vida de las familias afectadas en las zonas antes mencionadas, manteniendo una visión de desarrollo aún en momentos de emergencia.

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ