MÉXICO ENVIÓ LO MEJOR DE SU DIPLOMACIA | Diplomático de carrera desde 1974. El nuevo Embajador interino de México en Bolivia fue amigo personal y discípulo del poeta Octavio Paz. Dedicó una serie pictórica a la memoria centenaria de Emiliano Zapata...

EDMUNDO FONT: BRILLANTE POETA Y PINTOR

Durante la exposición de su serie pictórica “Zapatas y Zapatistas de Font” presentada en homenaje al centenario de la muerte de Emiliano Zapata. Es el nuevo Embajador de México en Bolivia. | Fotomontaje Sol de Pando

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

En el mundo estético y en el mundo real de Edmundo Font no caben falsificar la firma de una Canciller, ni inventarse una dictadura imaginaria donde los militares golpistas violan mujeres muertas y tiran cuerpos desde helicópteros, ni cabe abusar del cargo para imponer prebendas en pro de la familia bajo la argucia “humanitaria” de que sólo siendo Cónsul en Miami la hermanita se salvará de morir a manos del narcotráfico. Nada de eso cabe en la diplomacia de un poeta.

Ha sido designado por el Gobierno de Manuel López Obrador como el nuevo Encargado de Negocios interino en La Paz. Es una señal fuertemente amistosa del Gobierno de México a Bolivia, refleja una real voluntad por salir del atolladero.

Edmundo Font tiene a su cargo la  misión de distensionar las relaciones entre México y Bolivia, dañadas  tras una sucesión de conflictos que estallaron en torno al asilo del represor neoestalinista Juan Ramón Quintana en la sede diplomática mexicana.

Sol de Pando confia en que el embajador Font sabrá poner la mirada más sana y sabrá escuchar sin prejucios ideológicos, todo sobre la verdad acerca de Quintana. Confiamos por tanto que el embajador Font sabrá también, con la honestidad del buen hombre, aconsejarle al presidente López Obrador respecto a la inconveniencia mútua de sacrificar casi dos siglos de hermandad boliviano-mexicana, por causa de un criminal que no vale más que las víctimas que dejó en su arrasadora estrategia prorroguista y delincuencial.

Sobran motivos para expresar nuestra confianza en la buena fe y el proceder transparente del embajador Font.

Discípulo literario de Octavio Paz

Con Octavio Paz, en Rio de Janeiro, cuando Font cumplía el cargo de jefe de consulados en la Embajada de México en Brasil. en los años ’80. | Foto Edmundo Font

Para tener una idea de quién es él, digamos que —como literato— Edmundo Font fue amigo personal y discípulo privilegiado del maestro Octavio Paz, al que conoció cuando el joven Font cumplía 18 años. De entre algunos memorables encuentros que sostuvo con el autor de “El Mono Gramático”, Font narró este recuerdo: “La segunda ocasión es en Bellas Artes, en un concierto de un hombre que muchos años después yo tendría en mi casa, el más importante citarista de la India, maestro de Los Beatles, que es Ravi Shankar. Me lo encuentro en el concierto, en el que no había casi nadie, lo veo e intento hablar con él, pero ¿para decirle qué? Yo tendría 20 o 21…”.

Participó activamente en la celebración del Centenario del nacimiento de Octavio Paz, en abril de 2014: “Fue un momento extraordinario. Yo en aquella época acababa de concluir mi misión en Santa Lucía, yo era embajador ante los países del Caribe Oriental. De allí viene el premio Nobel de 1992, para mí el más importante escritor en lengua inglesa vivo, Derek Walcott. Lo pudimos invitar a México y fue a hacerle un homenaje a Octavio Paz porque era muy amigo de él…”.

Gusta recitar versos y parafrasear citas de sus autores favoritos. Del vate y diplomático de carrera como él, Jaime Torres Bodet, recuerda que su poema “Civilización” comienza diciendo: “Un hombre muere en mí siempre que un hombre muere…”. Para Font se trata de “un poema contra cualquier crimen, un solo crimen que se cometa, una sola muerte que tengamos en una ribera, por ejemplo, como lo que está pasando ahora en el Mediterráneo, ya es condenable como si fueran miles…”.

Además pintor autodidacta de elogiado y galardonado talento. Realizó uno de los homenajes pictóricos más importantes del siglo XXI a la memoria de Emiliano Zapata, mediante la serie titulada “Zapatas y Zapatistas de Font”.

Sobre la Revolución Zapatista que insurgió en 1910, en comparación con la Rusa de 1917, Font dijo en una entrevista con el periódico CatalunyaPress:  “No hay que olvidar que la Revolución Mexicana es del diez, es decir, los precursores de la Revolución Mexicana no son los marxistas, son Bakunin, son toda la intelectualidad del anarquismo”.

Sus raíces catalanas están hundidas en la Guerra Civil Española, la única guerra que tuvo fulgores victoriosos para el socialismo libertario con Durruti organizando las comunas autogestionarias en las calles de Madrid. Su abuelo y su padre fueron militantes anarquistas antes de migrar a México.

Diplomático de carrera desde 1974

El portal de la Enciclopedia de la Literatura en México, ofrece los siguientes datos biográficos de Font:

Es un poeta, pintor y diplomático mexicano nacido el 23 de junio de 1953 en Tampico, Tamaulipas. Licenciado en Letras por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Incursionó en las artes plásticas de manera autodidacta hace menos de tres lustros, impulsado por su trabajo literario que inició en 1973 con la publicación de su primer libro. Ha vivido en ocho países de cuatro continentes desde hace más de cuarenta años y ha publicado varios cuadernos sobre pintura y artistas plásticos. Fue miembro del Consejo de la Facultad de Letras de la Jawaharlal Nehru University, Delhi.

Autor de siete libros. En 1974, ingresó al Servicio Exterior Mexicano, donde se desempeñó como jefe de Cancillería en El Cairo (1978-1980) y en Roma (1986-1989); jefe de las Misiones Consulares en Río de Janeiro (1980-1986) y Barcelona (1992-1995); embajador en Colombia (1989-1992), en India (1995-1999), Sri Lanka, Bangladesh y Nepal (1995-1999); y al frente de la embajada de los países del Caribe Oriental, con sede en Santa Lucía (2012-2013).

Paralelamente a su trabajo diplomático ha dictado cursos en la Universidad Católica de El Salvador unicaes y en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas; en la Universidad Federal de Río de Janeiro; y en la Universidad de al-Azhar de El Cairo. Fue nombrado Personaje Ilustre de Ciudad Madero por el gobierno del Estado de Tamaulipas.

Una obra pictórica desde la mirada zapatista

Su prolífica producción pictórica ha sido mostrada en exposiciones individuales en casi 40 ocasiones, en galerías, museos y centros culturales dentro y fuera de México, destacando las muestras montadas en los Museos “Juan Cabré” de Zaragoza, España; de Arte Moderno de Cartagena de Indias, Colombia; El Museo de Historia de Tlalpan, en la Ciudad de México; el Museo de la Casa Natal de Zapata, en Morelos, y en las “Casas  Borda” de Taxco y Cuernavaca. En esta última institución exhibió las numerosas obras que conformaron la muestra “Katastrophe”, montadas  en las cinco galerías de la que fue residencia oficial del emperador Maximiliano. Cabe señalar que su instalación “Aire y Luz de la India” pudo verse en plazas y avenidas de la Ciudad de México, entre otras, las de Santo Domingo, Pino Suarez, Metro Tlatelolco y Avenida Álvaro Obregón, además del Museo de Antropología de Xalapa.

En el 2010, uno de sus trabajos de la serie “Zapatas y Zapatistas de Font” fue incluido en la exhibición que dedicó al Bicentenario de la Revolución Mexicana el Museo de Arte Popular de México;  precisamente, la colección completa de telas de gran formato que fue exhibida en la “Casona de Juárez” de Acapulco, y en salas de la sede de la Lotería Nacional en el Paseo de la Reforma.

Ritmos y armonías en Zapatas y Zapatistas de Edmundo Font | VIDEO

Su exposición en Francia de octubre del 2011, dedicada a la “Obra Maestra desconocida” de Balzac, se llevó a cabo en uno de los sitios más emblemáticos de la leyenda literaria y del arte contemporáneo en París, el centenario café “Les Deux Magots”, en Saint Germain Des Près, lugar histórico y emblemático donde se encontraban intelectuales como Camus y Sartre, y artistas como Picasso y Giacometti.

La exposición consagrada al Bicentenario de la Revolución Mexicana –y que da continuidad a la dedicada a Emiliano Zapata presentada en 2015 y en 2016 en el Palacio Clavijero de Morelia, y en la sala «Frida Kahlo» del museo de la casa natal de Diego Rivera en Guanajuato, comprende iconografía del Centauro del Norte y fue exhibida a fines del 2010 en la “Casona de Juárez” del Ayuntamiento de Acapulco, bajo el nombre de “Los Avatares de Villa”.

Además de una serie dedicada al arte erótico de los muros de Pompeya, y de otra enfocada a Dyonisos que se presentaron en galerías de la Ciudad de México y de París, Lyon y Burdeos, Font exhibió obra relativa a la celebración del Día de los Muertos en uno de los espacios más emblemáticos de Michoacán, el Antiguo Templo Jesuita de Tata Vasco, en Pátzcuaro, bajo el nombre de «Utopía, cuando la muerte esta viva».

LINKS RELACIONADOS
SOBRE QUINTANA
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center