Data: junio 18, 2015 | 15:33
El documento titulado “Laudato si” es un llamado de alerta sobre el cambio climático que afecta el equilibrio de la naturaleza con consecuencias desastrosas y la urgencia de tomar acciones concretas para enfrentar la degradación ambiental del planeta…

La encíclica del Papa Francisco llama a la humanidad a cuidar nuestra casa común

El papa Francisco nos recuerda en su carta encíclica "Laudato Si" que el planeta tierra es nuestra casa común y que debemos cuidarla porque es un regalo de Dios.

El papa Francisco nos recuerda en su carta encíclica «Laudato Si» que el planeta tierra es un regalo de Dios, es nuestra casa común, que nos acoge y nos sustenta, por eso debemos cuidarla.

© Redacción Sol de Pando

La encíclica “verde” publicada en la víspera por el Vaticano ha desatado una ola de apoyo entre los habitantes de diversas regiones del mundo, pero también la ira entre los conservadores en Estados Unidos, país que se opone a la adopción de medidas que limiten la emisión de gases con efecto invernadero.

El primer papa de Latinoamérica, destaca en su carta que la crisis ecológica que vive nuestro planeta en los dos últimos siglos es el resultado de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad, por ello convoca a toda la humanidad, sin distinción de religión, a una «valiente revolución cultural». Cuestiona duramente a los «poderes económicos» y llama con fuerza a una «conversión ecológica», a un «cambio radical en el comportamiento de la humanidad» -con un estilo de vida más sobrio, simple, solidario, menos acelerado y consumista-, así como a un cambio del sistema mundial, «insostenible desde diversos puntos de vista».

Activistas de Filipinas, país azotado por tifones, agradecen al papa por la carta encíclica.

Activistas de Filipinas, país azotado por tifones, agradecen al papa Francisco por la carta encíclica.

«Hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres», escribe el Papa, con el lenguaje simple y directo, que lo caracteriza.
«Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos dos siglos», denuncia. «Nadie pretende volver a la época de las cavernas, pero sí es indispensable aminorar la marcha para mirar la realidad de otra manera, recoger los avances positivos y sostenibles y, a la vez, recuperar los valores y los grandes fines arrasados por un desenfreno megalómano», plantea.

Cinco puntos clave del “Laudato si”

Calentamiento Global
El papa escribe que «hay un consenso científico sólido» que se trata de un fenómeno innegable y que si no se toman medidas para frenarlo se reducirá el agua potable, dañará la agricultura, conducirá a la extinción de algunas plantas y animales. A esto se suma el peligro del aumento en los niveles de los mares que podrían terminar inundando algunas de las ciudades más populosas del mundo.
Cambio climático: resultado de la actividad humana
Francisco reconoce que el cambio climático se da en parte de manera natural pero que los estudios científicos indican que su «principal» causa somos los humanos.
El papa revolucionario va más allá y ataca al «consumismo inmoral» ha llevado a la sociedad a un comportamiento que permite la degradación continua del medio ambiente.
«La tecnología basada en combustibles fósiles muy contaminantes -sobre todo el carbón, pero aún el petróleo y, en menor medida, el gas- necesita ser reemplazada progresivamente y sin demora», advirtió.
La “deuda ecológica” de los países ricos con los países pobres
Los países en desarrollo están a la merced de las naciones industrializadas que explotan sus recursos naturales para alimentar su producción y consumo, una relación que el Papa calificó como «estructuralmente perversa».
Para el papa, no es viable el argumento de que solo a través del crecimiento económico se puede resolver el hambre, la pobreza y se puede recuperar el medio ambiente. Llamó a este argumento «un concepto mágico del mercado».
Creación de instituciones internacionales fuertes
Para frenar el calentamiento global, se necesitan regulaciones gubernamentales e instituciones eficientes y organizadas con la potestad de sancionar a quienes incumplan las normas. «Es esencial lograr un consenso global para enfrentar problemas más profundos que no pueden ser resueltos por las medidas unilaterales de países individuales», enfatiza. Más las regulaciones no resolverán todo el problema pues se requiere un cambio de perspectiva ética global para cuidad la naturaleza y hacer que los pueblos sean prioridad.
Presión a los líderes políticos y sacrificio individual
El papa identificó que «muchos de aquellos que tienen más recursos y poder económico y político parecen concentrarse sobre todo en enmascarar los problemas o en ocultar los síntomas, tratando sólo de reducir algunos impactos negativos del cambio climático».
El papa llama a que los individuos formen redes sociales para presionar a los líderes políticos y para ayudar a los que han quedado desamparados y desempleados debido al cambio climático.
Convoca a todos a hacer pequeños cambios en sus hábitos diarios, incluyendo el «uso de transporte público, compartir viajes en auto, plantar árboles y apagar luces innecesarias».

Un llamado a proteger la casa común

San Francisco de Asís.

San Francisco de Asís.

“Laudato si” (Alabado seas, mi Señor), es la primera encíclica escrita enteramente por el papa Francisco –la anterior fue escrita junto a Benedicto XVI.
La encíclica, subtitulada “Sobre el cuidado de la casa común”, está dirigida “a todos los hombres y mujeres de buena voluntad” y responde a una llamada particular del papa Francisco ante el desafío urgente de proteger “la casa común”, es decir, la Tierra, como muestra de gratitud al Creador.

El título del documento está tomado del Cántico de las criaturas de san Francisco de Asís, santo de quien el papa ha tomado su nombre y que es, para muchos cristianos y también para muchos que no son cristianos, el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral vivida con alegría y autenticidad.
«Laudato si» está enraizada en el Magisterio social de la Iglesia y con ella el papa se dirige a cada “persona que habita en este planeta” para animarnos a “tomar dolorosa conciencia, atrevernos a convertir en sufrimiento personal lo que le pasa al mundo, y así reconocer cuál es la contribución que cada uno puede aportar”. Todos somos responsables de lo que sucede a nuestro alrededor y todos, dice, podemos colaborar como instrumentos de Dios en el cuidado de la creación.

Laudato Si en PDF

LINKS RELACIONADOS

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center