Data: marzo 18, 2021 | 7:39
GOLPE DE ESTADO JUDICIAL DESPUÉS DE LA DERROTA ELECTORAL | El ex Ministro de la Presidencia aplica toda su violencia y corrupción política para frenar el ascenso opositor logrado en las urnas. En Cochabamba sometió bajo chantajes judiciales al Alcalde electo y lo obligó a pactar con el MAS que tomará control del Concejo Municipal…

QUINTANA EXTORSIONÓ A MANFRED REYES VILLA

Sol de Pando emprendió una investigación para desentrañar el entuerto y obtuvo insólita información. | Fotomontaje Sol de Pando

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Este jueves, 18 de marzo —cinco días después del golpe estalinista de Quintana—, la ciudad de Cochabamba fue sorprendida por un insólito abrazo entre el gobernador electo Humberto Sánchez y el alcalde electo Manfred Reyes Villa. Sánchez llegó a la Gobernación como candidato del “dedazo” de Evo Morales, y Reyes Villa, desde la más rancia derecha, es uno de los adversarios históricos más acérrimos que tuvo, hasta hoy, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Ambos pactaron una “agenda de cooperación” para gestionar soluciones a la problemática del agua potable y el medioambiente, además  la edificación de una ciudadela hospitalaria. El acuerdo causó confusión entre los militantes de ambos bandos; pero el discurso de un “noble desprendimiento mutuo en pro del desarrollo de Cochabamba” primó en el ánimo conformista de los cochabambinos.

No obstante, es un contrasentido inexplicable que mientras la militancia del MAS ha sido cohesionada y radicalizada en torno al discurso rupturista de Juan Ramón Quintana, su Gobernador electo llega a un feliz acuerdo con un líder de ultra-derecha sobre quien la misma dirigencia masista propaló sospechas de haber financiado, desde Estados Unidos, el “golpe de Estado” que encumbró a Jeanine Añez tras la renuncia de Evo Morales. Siguiendo el razonamiento estalinista, Reyes Villa tendría que estar tras las rejas junto a Añez, sin derecho a hospital.

El enigma se complica si se considera que Humberto Sánchez, como militante disciplinado del MAS, jamás tomaría la decisión de “amigarse” con Reyes Villa sin consultar con su jefe, Evo Morales, quien —sabemos de fuentes confiables—, no sólo autorizó sino le ordenó a Sánchez pactar con el Alcalde electo.

Sol de Pando emprendió una investigación para desentrañar el entuerto y obtuvo la siguiente información:

Penden sobre la cabeza de Reyes Villa dos sentencias dictadas en rebeldía y confirmadas en apelación por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). La primera es una sentencia a cinco años de reclusión, dictada el año 2010, por el delito de conducta antieconómica en la construcción del puente Vinto-Sacambaya; y la segunda sentencia, también por cinco años de presidio, dictada en 2013, por irregularidades técnicas y financieras en la construcción del tramo «El Sillar» sobre la carretera Cochabamba – Santa Cruz.

Ambas obras fueron ejecutadas durante la gestión de Reyes Villa como Prefecto de Cochabamba entre los años 2006 y 2008. Entre los cargos se imputaron millonarios sobreprecios. Al iniciarse los juicios en tribunales de Cochabamba, a denuncia de comunidades campesinas afectadas por el desfalco, Reyes Villa se autoexilió en Estados Unidos. A su retorno apeló las sentencias con auxilio del abogado “constitucionalista” José Antonio Rivera, cuya hija fue elegida concejal en la fórmula del hoy Alcalde electo. Sin embargo el TSJ habría ratificado ambas condenas en pasados días, a presión del abogado gubernamental Wilfredo Chávez, Procurador del Estado, según informaron a Sol de Pando juristas que trabajan en el caso. Por esa causa, su posesión como el nuevo Alcalde se hacía improbable.

En fuentes del MAS trascendió que dirigentes locales ligados al entorno íntimo de Evo Morales —entre ellos los senadores cocaleros Andrónico Rodríguez y Leonardo Loza—, analizaron la situación junto a Juan Ramón Quintana. La alternativa de impedir su posesión el 3 de mayo, sobre la base legal de las sentencias en vías de ser ejecutoriadas, podría desatar una convulsión social dada la elevada popularidad y respaldo electoral con que cuenta Reyes Villa. Pero además una posible suplencia desde el Concejo Municipal sólo beneficiaría al entorno familiar de Reyes Villa, pues los más probables sucesores serían la concejal Marilyn Rivera, hija del abogado José Antonio Rivera, o el concejal Sergio Reyes Villa, hijo de Manfred.

El mismo abogado Rivera, en amigables encuentros con Quintana, habría abierto la posibilidad de un pacto político entre Súmate y el MAS para dejar sin efecto las sentencias, a cambio de co-gobernar en el municipio de Cochabamba, lo cual fue aceptado por el ideólogo neo-estalinista. En ese contexto, a pesar de ser Súmate mayoría con siete concejales, la presidencia del Concejo Municipal recaería en uno de los cuatro concejales del MAS.

La opción de convocar a nuevas elecciones municipales, fue eventualmente descartada.

El discurso de un “noble desprendimiento mutuo en pro del desarrollo de Cochabamba” primó en el ánimo conformista de los cochabambinos. | Foto Opinión

El pacto del voto cruzado para evitar segunda vuelta

El abrazo entre Sánchez y Reyes Villa, que, de facto, supone una alianza política entre el MAS y Súmate —alianza impensable hasta antes de la arenga chapareña de Quintana—, es la culminación de una escalada extorsiva que el ex Prefecto y Alcalde electo resistió estoica y pragmáticamente desde el primer momento de su candidatura.

No hay precedentes en la historia electoral del país, acerca un candidato que fuera inhabilitado y re-habilitado en más de una oportunidad.

El 18 de enero, el Tribunal Electoral Departamental (TED) de Cochabamba emitió una Resolución inhabilitando su candidatura a causa de un Pliego de Cargo por alrededor de 250.000 dólares por la compra de una flota de vagonetas durante su gestión prefectural. Apeló ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y esa instancia superior lo volvió a habilitar el 29 de enero.

Sus electores y un amplio conglomerado social de la ciudad asumieron las vicisitudes legales del líder de Súmate como un acoso político que le generó creciente simpatía y solidaridad. Las encuestas lo ubicaron con más del 56% de la preferencia ciudadana. El fantasma de la inhabilitación estaba a la orden de día con diversas causales como su registro domiciliario en otro municipio, más de una década ausente del país, etcétera.

El 26 de febrero el TSE volvió a inhabilitarlo alegando que el ex Prefecto coactivado no había regularizado el resarcimiento de los $us 250.000 por la cuestionada compra de los vehículos de uso oficial; pese a que efectivamente lo hizo, aunque la documentación del depósito tenía defectos administrativos.

Con la nueva inhabilitación, su candidatura se fortaleció; pero sabía en su fuero íntimo que las sentencias apeladas por El Sillar y el Puente de Sacambaya eran un motivo mayor de pavor; sólo su entorno más cercano lo sabía. Sabía también que Evo Morales y Quintana estaban detrás, moviendo los hilos que lo torturaban con la incertidumbre; pero se cuidaba de enfrentarse en público a ellos. Realmente les temía.

El mismo día de su segunda inhabilitación, Sol de Pando recordó que en 2018 uno de los vehículos que motivó el Pliego de Cargo fue cedido para uso exclusivo de la familia de la concubina infantil de Evo Morales, por parte del entonces gobernador Iván Canelas. Reyes Villa no quiso decirlo con nombres y apellidos. “Incluso una de las vagonetas por las que he sido injustamente coactivado, fue prestada a personas particulares”, declaró vagamente sin ocultar su miedo a mencionar los nombres de Evo Morales y su noviecita.

Con posterioridad, Sol de Pando accedió a información que daba cuenta que el candidato estaba siendo objeto de un sistemático chantaje por parte de Quintana, a través un abogado infiltrado en el entorno íntimo del mismo Reyes Villa. Una de las condiciones para que las sentencias pendientes en Sucre queden latentes, era evitar que el candidato a Gobernador por Súmate, Henry Paredes, pueda llegar a una segunda vuelta frente al candidato del MAS. Fue así que Reyes Villa ordenó a sus operadores de campaña activar un voto cruzado en favor de Juan Flores, candidato a Gobernador de la agrupación Unidos por Cochabamba, quitándole votos a su propio candidato, Paredes, quien llegó a rozar por cuenta propia la segunda vuelta con Sánchez, incluso habiendo contraído el coronavirus en plena campaña. Para demostrar el cumplimiento de ese acuerdo oculto saboteando a Paredes, Súmate enviaba a la casa de campaña del MAS prints de unos mensajes de whatsaap que demostraban el apoyo de Manfred a Juan Flores.

Finalmente, el 4 de marzo, día en que entraba en vigencia el silencio electoral, el TSE volvió a habilitarlo, en base a un informe favorable de la Contraloría.

Sin embargo, su victoria en las urnas del 7 de marzo no había derrotado al pavor que se nota en su rostro.

El engaño estalinista a los Autoconvocados de Cochabamba

Quintana utiliza a los jóvenes radicalizados de su partido como carne de cañón y para obtener sus propios beneficios políticos. | Fotomontaje Sol de Pando

El 10 de marzo —tres días antes de su Golpe judicial con la captura de Jeanine Añez— Quintana llegó a Cochabamba para reunirse con los jóvenes radicalizados del MAS, a los que usa como su carne de cañón. Les ofreció “derrocar” a Reyes Villa como ocurrió aquel sangriento 11 de septiembre de 2007, si se movilizaban exigiendo la creación de una Alcaldía propia para la Zona Sur, idea fantástica, sin duda. Los auto-convocados lanzaron la consigna al día siguiente, sin percatarse que Quintana los estaba utilizando para apretar su extorsión al Alcalde electo.

Ese fin de semana, mientras Quintana ponía en prisión a Jeanine Añez convirtiéndose en el Ministro de Gobierno de Facto, el procurador Wilfredo Chávez se apoltronó en Sucre presionando sobre los magistrados para emitir resolución ratificatoria de las dos sentencias ya inapelables.

Al ejecutoriarse esa sentencia, aun recibiendo su credencial de Alcalde en el Concejo Municipal, el Tribunal Departamental de Justicia no podría suministrarle posesión. Ante esa eventualidad, Manfred volvió a entrar en pánico e intentó forzar el adelantamiento de la fecha de su posesión, mediante una carta que fue rechazada por el TSE, pues sólo el Poder Legislativo puede modificar el Calendario Electoral vigente.

El cordero ya estaba para el horno. El 11 de marzo, el Gobernador electo, Sánchez, le hizo el primer guiño de águila: “La futura nueva autoridad aseveró que trabajará de manera conjunta con Manfred Reyes Villa, el electo como nuevo Alcalde del Cercado”, publicó el portal de Radio Fides.

La noche del 15 de marzo, lunes, colectivos de los llamados “pititas”, en su mayoría conformados por los votantes de Reyes Villa, realizaron una masiva concentración en la Plaza de las Banderas exigiendo la liberación de Jeanine Añez. Manfred no asistió a ese acto, brilló por su ausencia; y acaso fue para bien, pues su lugar central en la tarima fue ocupada por Alejandro Almaraz, quien sí merece estar ahí.

Al día siguiente, sin decir una sola palabra acerca del encarcelamiento de la exPresidente, Reyes Villa reveló ante la prensa que se había comunicado con Humberto Sánchez para empezar a trabajar juntos.  

Ha habido un buen inicio” —declaró al periódico Opinión— “He tomado la iniciativa de llamar el día de hoy al Gobernador electo. Lo llamé, lo he felicitado, lo he saludado. Creo que existe una voluntad en ambas partes para poder avanzar como Cochabamba y como él me decía ‘hay que darle a la población lo que quiere; desarrollo’. Vamos a hablar, vamos a actuar. Yo creo que eso ya es un buen inicio”.

Así opera Juan Ramón Quintana, el maestro de la extorsión estalinista. Convierte a sus víctimas en cómplices voluntarios. Por eso el MAS bajo su compulsivo control es un partido muy de derecha. Y Reyes Villa una víctima muy afortunada, otra más, como Mauro VásquezJosé VillavicencioFabricio Ormachea, entre tantos.

CONTINUARÁ

LINKS RELACIONADOS

datos-y-analisis

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center