Data: diciembre 13, 2019 | 19:48
OCULTÓ LA VERDAD DURANTE 64 AÑOS | “Arreola jamás vio a mi hijo, jamás lo conoció, jamás lo mantuvo. Pudo enviarle un libro, jamás lo hizo...”

PONIATOWSKA: “MI HIJO FUE FRUTO DE UNA VIOLACIÓN”

Poniatowska: «Cuando conocí a Arreola en 1954 (…) era una jovencita totalmente dispuesta al deslumbramiento». | Foto Rodrigo Fernández

© Redacción Sol de Pando | Agencias

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

Elena Poniatowska, premio Cervantes 2013, denunció que el escritor mexicano Juan José Arreola la violó y la embarazó en 1954, un suceso que ha atraído atención mediática en los últimos días y ha llevado a la familia de Arreola a desmentirlo publicando varias epístolas.

Poniatowska, nacida en París en 1932 y emigrada a México durante la Segunda Guerra Mundial, confirmó el pasado 23 de noviembre al diario Excelsior que tuvo un hijo con el ya fallecido escritor y editor Juan José Arreola en 1955, fruto de un ataque sexual del mexicano en 1954, cuando esta era su alumna. Ella tenía 23 años y el hombre 37.

«Cuando conocí a Arreola en 1954 (nací en 1932 y cumpliré 88 años el 19 de mayo del 2020), era una jovencita totalmente dispuesta al deslumbramiento», dijo.

Describió a Arreola como «un adulto, un hombre casado, con tres hijos, 20 años mayor que yo», con quien vivió una relación de «adulto casado que sabía lo que hacía con una joven inexperta e ingenua en todos los sentidos».

En entrevista publicada por El País de Madrid, detalló que la agresión sexual ocurrió cuando ella era una joven escritora que asistía a talleres literarios de Arreola por recomendación de una amiga. Era su discípula y estaba “encandilada con un discurso apantallador que te seducía. Arreola era un gran actor de sus sentimentos”.

Como ya se sabe, fruto de la violación nació su primer hijo, Emmanuel Haro Poniatowska. La escritora se marchó a Francia y después a Italia donde dio a luz. Narró cómo el autor de Confabulario intentaba convencerla de realizarse un aborto y que por esta razón decidió dar a luz en Italia. Su promogénito lleva el apellido del astrónomo Guillermo Haro, con quien la escritora contraería nupcias años después.

“Jamás, en 64 años, he hecho declaración alguna acerca de Arreola y su entorno. En mi novela, El amante polaco que Planeta lanzó en la Feria del Libro de Guadalajara el miércoles 4 de diciembre, sólo hablo de ‘El maestro’”, explicó la escritora de ascendencia francesa en una carta enviada al diario Reforma, a donde la familia del escritor aludido se dirigió para desmentir a Poniatowska.

En su libro, Poniatowska escribe: “Estoy sola. No sé qué es el amor. Lo que me ha sucedido. El catre, la amenaza, el ataque nada tienen que ver con lo que leí en los libros”. De acuerdo con la autora, tuvo la aprobación de Emmanuel Haro, su hijo, para publicar por primera vez aquella parte de su vida.

“Arreola jamás vio a mi hijo, jamás lo conoció, jamás lo mantuvo. Pudo enviarle un libro, jamás lo hizo. En cambio, si mi hijo hubiera manifestado el deseo de conocerlo, por respeto, habría cumplido su voluntad. Ya adulto, Mané jamás buscó verlo. Los verdaderos padres de mi hijo, doctor Emmanuel Haro , son su abuelo Juan Poniatowski y el astrofísico Guillermo Haro”, agregó la escritora.

No fue el único caso de abuso sexual por Arreola

Esta no es la primera denuncia literaria por abuso contra Arreola. En 1976, la mexicana Tita Valencia publicó Minotauromaquia, que le valió el Premio Xavier Villaurrutia —el más importante de México— y en el que describió una relación tormentosa, con violencia sobre todo verbal, que la llevó a estar en un hospital y que muy probablemente alcanzó a otras: “Eran jóvenes igual que yo, aspirantes a escritoras”.

La familia del maestro Juan José Arreola no tardó en dar a conocer su versión de los hechos para salvaguardar la reputación de padre y abuelo y pidió que ambas autoras pidan disculpas públicas.

“Con tristeza y molestia hemos leído las recientes declaraciones de dos conocidas autoras que, efectivamente, sostuvieron relaciones sentimentales con nuestro querido padre y abuelo”, dijeron.

Aunque el abuso lo mantuvo en silencio, ahora Elena Poniatowska reconoce que era un secreto a voces en el ambiente literario. “Desde muy joven, cuando iba a hacer entrevistas, sentía que debajo decían: ahí viene la muchacha que le pasó eso. Había una atmósfera, o una sensación de que ya se sabía ese rumor. Pero yo seguí trabajando y hasta la fecha”.

Expresó que desea se difumine el sentimiento de culpa que la ha envuelto desde que se hizo público el abuso. “Tengo una formación de niña de convento de monja, de católica, me siento culpable de todo. Van a decir que yo me puse a provocarlo, a bailar encuerada el chachachá delante de él. Me parece imposible que ahora sea yo a la que sientan en el banquillo de los acusados”.

Reconoce que su caso puede alentar a otras mujeres a no callar los abusos, ahora que en México se consolida un movimiento feminista que denuncia la violencia de hombres poderosos. “Yo estoy totalmente con ellas. Me considero feminista”.

LINKS RELACIONADOS

alba-cultural

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center