Data: diciembre 14, 2019 | 18:18
SE LE CAYÓ LA MÁSCARA EN VIVO | Mandó otro audio a CNN buscando forzar que el potosino acepte ser su acompañante de fórmula. Pero Pumari ya había repudiado la alianza con el MNR y criticó el tráfico de influencias empresariales del líder cruceño dentro el actual Gobierno de Transición...

CAMACHO GRABABA A PUMARI PARA EXTORSIONARLO

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

La administración del Hotel Cortez emitió este sábado un comunicado desmintiendo y anunciando una acción legal si Camacho no brinda una reparación pública de su infamia que involucra al establecimiento en la grabación de unos audios privados. | Fascmil Hotel Cortez

Luis Fernando Camacho, el empresario de Seguros con irrefrenable ambición presidencial, intuía lo que se venía. De pronto se sintió acorralado. Como buscando el escape en un vaso de agua, se aferraba a la copa mojándose el gaznate que se le secaba dejando una mueca de angustia en su rostro. Dijo que el audio que incriminaba a Marco Pumari por un supuesto chantaje a cambio aceptar ser candidato a Vicepresidente, lo conoció recién cuando se lo difundió por las redes el domingo 8 de diciembre, a la hora en que tomaba un vuelo a Estados Unidos.

¿Usted es transparente y frentero? Le pregunta Fernando del Rincón. “Si, soy transparente”, responde Camacho. ¿Completamente? insiste el periodista. “Completamente”, le responde el millonario cruceño.

Me da mucha pena, pero soy periodista… —contrataca el conductor de CNN— Usted me envió a mí ese audio, 45 minutos; usted sabía de ese audio antes del domingo…

Efectivamente, poco más de una semana antes de aquel domingo 8 de diciembre, Camacho habría hecho llegar al periodista (que dirige el programa Conclusiones de CNN) el audio que aparentemente era el mismo del escándalo. Del Rincón asumía por tanto que Camacho sabía de aquella grabación varios días antes de su difusión.

Pero la explicación que efectúa el empresario aspirante a Presidente de Bolivia, sorprende tanto al periodista como a la audiencia: no era el mismo audio propaldo el 8 de diciembre, era otro, un segundo audio en circulación.

“Era otro audio, de otra reunión” —confesó Camacho.

“¡Entonces usted sabía que se estaban grabando!” —le recriminó el periodista de CNN—. “¡Grabaron todas las conversaciones que tuvieron con Marco Pumari… y usted lo sabia y me lo manda a mí!”.

Camacho se vio obligado a revelar que habia enviado ese otro audio a CNN porque “era una prueba” de que Pumari había aceptado ser su candidato a Vicepresidente. Quería usar a del Rincón para presionar e impedir que Pumari retroceda en ese compromiso que venía siendo forzado a toda costa por el cruceño.

El periodista le preguntó cómo obtuvo ese audio. “Me lo pasaron del hotel”, mintió Camacho, de un modo tan torpe que la administración del Hotel Cortez emitió este sábado un comunicado desmintiendo al dirigente y anunciando una acción legal si Camacho no brinda una reparación pública de su infamia.

Camacho guarda sepulcral silencio en estas horas…

Ruptura Camacho – Pumari: la historia real

El audio enviado a Fernando del Rincón se habría grabado durante una reunión que Camacho sostuvo con el líder cívico potosino Marco Pumari, el domingo 1 de diciembre, en el hotel Cortez de Santa Cruz, el mismo día en que ambos dirigentes fueron aclamados como posibles candidatos a la Presidencia (Camacho) y Vicepresidencia (Pumari), dando una “vuelta olímpica” en la preliminar de un partido de la Liga de Fútbol que se jugó en el stadium Tahuichi Aguilera.

Hasta ese momento Pumari mostraba entusiasmo por formar un binomio con Camacho; ambos líderes cívicos de sus regiones compartían el envidiable capital político de haberse puesto en la cresta de la ola del monumental movimiento ciudadano que interrumpió la dictadura prorroguista de Evo Morales.

De hecho el 28 de noviembre, jueves, ambos representantes que simbolizaban la unión del altiplano y el oriente de Bolivia, fueron virtualmente proclamados en Cochabamba.

Pero la situación cambió a partir del 2 de diciembre, en lo que respecta a Pumari, cuando Luis Fernando Camacho —sin informar y menos consultar con su aliado potosino— había firmado un acuerdo político con el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), en perspectiva de un “bloque” inter-partidista junto a otras fuerzas de la derecha tradicional boliviana como UCS y el PDC.

A partir del acuerdo entre Camacho y el MNR, Pumari comenzó a desmarcarse del dirigente cruceño. El mismo 2 de diciembre, el líder potosino declaró públicamente su desacuerdo con aliarse al MNR. “Debe hacerse un frente amplio con tiendas políticas que en realidad sumen y no resten, y para mí el MNR resta y es contraproducente, desde mi punto de vista, y eso espero que vayan a tomar en cuenta los asesores que están haciendo eso, en una alianza que puede ser mal vista”, dijo Pumari en rueda de prensa.

Ya entonces la ruptura entre Pumari y Camacho se vislumbraba inmminente.

El 3 de diciembre, martes, Camacho lanzó un “ultimatum” con un plazo de 48 horas para que Pumari defina si iba o no como su acompañate de fórmula.

La tensión entre ambos jefes locales aumentó de temperatura cuando el Consejo Consultivo del Comité Cívico Potosinista, en un ampliado celebrado el 7 de diciembre, había resuelto postular la candidatura presidencial de Marco Pumari.

La idea de Pumari candidato presidencial ya estaba posicionándose durante aquella primera semana de este mes, de modo nítido después del pacto firmado entre Camacho y el MNR.

Habíamos detectado incluso mensajes posteados en la misma cuenta de twitter de Luis Fernando Camacho, alentando la candidatura presidencial de Pumari. Camacho tuvo que ocultar esos mensajes.

Las discrepancias de fondo 

Camacho llegó a convencerse que Pumari no era compatible con su ideología ultraderechista y sus prácticas políticas profundamente imbricadas con los intereses financieros y empresariales de su acaudalada familia.

En una entrevista difundida el 27 de noviembre por Radio Splendid, Pumari marcó distancia con el Gobierno transitorio de Jeanine Añez, criticándo a la Presidenta “por las decisiones de nombrar a diferentes autoridades que tienen vínculos cercanos con el cívico cruceño Fernando Camacho”.

Durante esos días afloraron denuncias contra una de las “fichas” de Camacho en el gabinete, el entonces ministro de la Presidencia Jerjes Justiniano, su abogado, quien desde esa función venía ejerciendo defensa legal —mediante tráfico de influencias y uso indebido del cargo— en favor de clientes suyos incriminados en casos de violación sexual y narcotráfico.

“Espero que todas estas denuncias sean aclaradas, no vamos a poner la mano en el fuego por nadie”, dijo Pumari en un mensaje público que Camacho pareció no haber entendido.

Jerjes Justiniano pretendía también desviar fondos del programa “Evo Cumple” (a cargo de la Unidad de Proyectos Especiales del Ministerio de la Presidencia) para financiar la campaña presidencial de Luis Fernando Camacho.

El ministro de Camacho fue destituido el 3 de diciembre, el mismo día en que el “presidenciable” cruceño le dio “plazo” de 48 horas a Pumari para que el potosino defina su candidatura vicepresidencial.

Pero no fue solamente el nexo entre Camacho y Justiniano en movidas para manipular la gestión gubernamental transitoria a favor de la candidatura del empresario y líder cívico de Santa Cruz, el problema que ahuyentó a Pumari.

El dirigente potosino también había observado que Camacho venía utilizando sus influencias en el Gobierno para resolver los problemas tributarios de una empresa de su familia — Inversiones Nacional Vida S.A.— que domina el mercado de valores y seguros. El patriarca del conglomerado empresarial ligado al pre-candidato presidencial es su padre, José Luis Camacho Parada, también ex Presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz.

El nuevo presidente del Servicio de Impuestos Internos de Bolivia, Mario Renato Nava Morales Carrasco, es al mismo tiempo Subgerente Corporativo Tributario de Inversiones Nacional Vida. Asimismo el nuevo Gerente General de Entel, Elio Montes, es empleado la misma empresa gerentada por Camacho.

El audio de la vendetta

Queda evidenciado que Pumari no era un candidato vicepresidencial compatible con el proyecto político-empresarial de la familia Camacho. Y Camacho lo sabía, eso lo enfureció. Intentó con desespero “amarrar” a Pumari en su esquema.

Camacho pretendió instrumentar al periodista Fernando del Rincón y a CNN cuando mandó el audio grabado en el hotel Cortez, como “prueba” de que Pumari había “aceptado ser el candidato vicepresidencial”. Quería que CNN presione sobre Pumari, esperando que el potosino “cumpla su palabra” comprometida según el audio que Camacho envió al periodista mexicano.

Cumplido el “plazo de 48 horas”, la alianza ya estaba rota. Camacho resultaba políticamente damnificado con el alejamiento de Pumari. Le causaba un “vacío existencial” del cual sólo podría salir vengándose de Pumari, mostrando al país que el potosino era “un cabrón”, causante del fracaso de ese ensoñador proyecto de “unidad nacional” a la cabeza del empresario cruceño. Y de paso desprestigiaba una posible candidatura presidencial de Pumari, su potencial rival desde ese momento.

Camacho armó una tramoya infantil para engañar a la opinión pública sobre las verdaderas causas de su ruptura con Pumari. Saldría a decir que fue él —honesto y transparente como nadie en el mundo— quien apartó a Pumari de su proyecto político, porque el potosino había intentado chantajearlo exigiéndole a cambio de su candidatura vicepresidencial un “pago” de 250.000 dólares y el control de las aduanas en Potosí.

Se reunieron por última vez el 6 de diciembre, para “despedirse”. Esa reunión también fue grabada (por el propio Camacho según prueba la cercanía de las voces en el audio). En los fragmentos editados del audio, se escucha a Camacho forzar la conversación en torno al “tema” de los Bs 250.000 y lo de las aduanas. Pumari se muestra desorientado por lo que puede oírse cuando trata de enderazar la conversa.

El audio “estalló” el domingo 8 de diciembre, el momento en que Camacho tomaba un vuelo a Estados Unidos para promocionar su candidatura presidencial, sin Pumari, el chantajista.

En una excelente entrevista realizada por el periodista Carlos Valverde al día siguiente del escándalo, Marco Pumari demostró que “el tema” de los $us 250.000 había sido introducido en varias charlas anteriores por Enrique Bruno, un cercano familiar de Camacho. Se le había ofrecido ese dinero (posiblemente proveniente del programa “Evo Cumple” al cual Jerjes Justiniano tentó echarle mano) para garantizar la logística y gastos operativos propios de la campaña electoral. No era un dinero que Pumari quería embolsillarse en el acto. Se lo ofreció el mismo Camacho a través de su primo Enrique Bruno.

Pumari demostró también que “el tema” de las aduanas no era la exigencia prebendal de un “cupo” para dar pegas a sus seguidores. Pumari aclaró que entre las demandas prioritarias del Comité Cívico Potosinista, que incluso fue puesta en conocimiento de la presidenta Añez, figura la institucionalización de la Aduana en las zonas fronterizas con Chile y Argentina, aún hoy en manos de contrabandistas. Efectivamente, Sol de Pando accedió a datos sobre el control mafioso que ejercen sobre los puestos aduaneros de Potosí las familias y los entornos partidarios del ex diputado del MAS Víctor Borda y del ex ministro de Minería César Navarro.

Carlos Valverde en la red 09-12-2019/5

Publicado por eju.tv en Lunes, 9 de diciembre de 2019

Pese a persistencia de Valverde por poner un mismo rasero a Camacho y Pumari, lo cierto es que en este asunto de los “audios”, el joven dirigente potosino fue una víctima casi indefensa de la perversidad y la predisposición corrupta con que Camacho grababa sus conversaciones con Pumari, para usarlos convenientemente bajo fines de vil chantaje y cobarde vendetta.

Una estrategia de poder que se geste y se desarrolle procediendo con estas prácticas mafiosas, es un camino inevitable al fascismo incrustándose en el corazón de la democracia.

Suficiente tuvo Bolivia en los últimos 14 años con el neo-estalinismo también autoritario y corrupto de Quintana, García Linera y Morales.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center