Data: febrero 22, 2021 | 13:06
UN FENÓMENO DE POPULARIDAD EN COBIJA | Se postula como una Alcaldesa para los tiempos de la pandemia. Encabeza la preferencia electoral en la capital de Pando; sedujo el voto de los jóvenes, que es su principal respaldo…

ANA LUCIA REIS: EL VOTO DEL ASAÍ Y LA CASTAÑA

Gracias a sus emprendimientos productivos, Cobija comienza a cumplir su rol de capital del Departamento convirtiéndose en el centro industrializador de aquellos frutos que los extensos bosques de Pando prodigan al país. | Fotomontaje Sol de Pando

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Redacción Sol de Pando en Cobija

Es un fenómeno creciente en las redes sociales y una presencia descollante en las calles y barrios de la ciudad, donde efectúa su campaña con notable respeto por las normas de bioseguridad y el más estricto distanciamiento social. Está decidida a ser la Alcaldesa de Cobija en estos duros tiempos de la pandemia.

Ana Lucía Reis Melena, la carismática emprendedora, es recibida por una gran parte del electorado en esta ciudad capital —especialmente por los jóvenes de ambos sexos— como una potente figura maternal. El trato amable, la voz firme y la constante sonrisa a flor de labios seducen a propios y extraños.

Cumplirá 51 años el próximo 17 de julio. Su formación académica como Administradora de Empresas y su experiencia siendo propietaria del prestigioso Hotel Asaí, le abrieron las puertas del servicio público desde una visión anclada en la sociedad civil. “La política es un mal necesario para hacer posible la solución a problemas cada vez más complejos de nuestra comunidad”, piensa.

Ha recorrido todos los barrios de la ciudad, casi sin excepción, llevando galletas de castaña y sus deliciosos derivados de asaí entre otros manjares, enseñando a las amas de casa el preparado de alimentos en base a los frutos del bosque amazónico, indispensables para la nutrición y la salud preventiva en los hogares asediados por la letal pandemia.

“No dispongo de millonarios recursos para dilapidar en campañas ostentosas y vacuas” —afirma—. “Mi campaña la hacen aquellas personas que creen en mis propuestas y que sueñan, como yo, en construir una Cobija habitada por gente sana, bien educada y productiva”.

Su electorado está formado por colectivos juveniles dedicados al deporte, a la defensa del medio ambiente, a la protección de animales, al arte y a la cultura en general; además de amas de casa, migrantes del interior, indígenas y campesinos zafreros, pues el municipio de Cobija tiene un importante entorno rural fuera del centro urbano.

La carismática emprendedora es recibida, especialmente por los jóvenes de Cobija, como una potente figura maternal. El trato amable, la voz firme y la constante sonrisa a flor de labios seducen a propios y extraños. | Foto Sol de Pando

La ciudad de la castaña y el asaí

“Después de cumplir mi gestión municipal en el 2015” —recuerda—, “utilicé mi tiempo libre para dedicarme a investigar y promocionar el verdadero potencial económico y social de los frutos amazónicos que producimos en Pando; he nacido y me he criado entre árboles de castaña y asaí…”.

Invirtió todos sus ahorros para montar una procesadora de asaí convocando a sus viejos amigos, campesinos e indígenas que recolectan la baya en municipios como Santa Rosa del Abuná, quienes le proveyeron la materia prima para producir la apetecida pulpa alimenticia y medicinal.

Su empresa se alió con una fábrica cruceña de asaí en polvo, comenzó a exportar y a principios de 2019 viajó a países como Japón e India abriendo exitosamente el mercado asiático para el producto amazónico.

“En este lapso he logrado comercializar 30 toneladas de pulpa de asaí y he generado más de 500 empleos directos, lo cual demuestra que Cobija no necesita chimeneas ni el extractivismo depredador para generar industria”, afirma.

Su ejemplo dio lugar a la creación de varios emprendimientos similares. Así, Cobija comienza a cumplir su rol de capital del Departamento convirtiéndose en el centro industrializador de aquellos frutos que los extensos bosques de Pando prodigan al país.

La nueva propuesta municipal de Ana Lucía Reis se basa en la experiencia concreta que adquirió después de su primera gestión. “Quedé sorprendida al descubrir que podemos hacer mucho más de lo que estuvimos haciendo antes del 2015”, confiesa.

Y fue más allá aún: hizo del Hotel Asaí una casa del pueblo, donde comenzó a reunir a mujeres de diversas edades para enseñarles el uso de los frutos amazónicos y otros productos como los pescados, en la culinaria y la medicina preventiva. Salió a las calles y a las plazas difundiendo un recetario suyo para la elaboración de galletas de castaña, cremas de copuazú, asaí cremoso y batidos de mango.

Mediante gestiones eficaces ante organismos gubernamentales e internacionales, logró obtener financiamientos sin fines de lucro y su iniciativa dio el fruto esperado: Cobija lleva la marca del asaí y la castaña como los super alimentos que necesita Bolivia para reforzar sus defensas inmunológicas frente al coronavirus.

“Sólo con el asaí, en el Brasil, en Belém de Pará, se generan ingresos que bordean los 350 millones de dólares al año” —informa—. “Si en Bolivia pudiésemos incorporar el asaí, la castaña y otros frutos de nuestro Acre en el Subsidio de Lactancia, la economía de Pando despegaría intensamente. Imagínese: la castaña genera un ingreso nacional de 220 millones de dólares al año y 60.000 empleos; esa cifra la podemos duplicar con el asaí”.

En caso de ser elegida el próximo 7 de marzo, la futura Alcaldesa promete instituir el Desayuno Escolar basado prioritariamente en los frutos amazónicos, combinados con importantes alimentos andinos como la quinua.

“Garantizar mercados seguros para estos productos” —propone—, “significa al mismo tiempo garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria para proteger a nuestros niños y a nuestros ancianos del coronavirus”.

Comenzó a reunir a mujeres de diversas edades para enseñarles el uso de los frutos amazónicos y otros productos como los pescados, en la culinaria y la medicina preventiva. | Foto Sol de Pando

La guerra contra la pandemia

“Todo lo que no cubre el Sistema Único de Salud lo cubrirá el municipio”, reza como slogan una de las principales propuestas programáticas de Ana Lucía Reis.

Según la candidata, la crisis hospitalaria causada por el impacto de la pandemia es el más urgente problema municipal del momento. “La gente en Cobija pierde la vida por falta de recursos; los enfermos y sus familiares están más preocupados de conseguir dinero que de curarse; eso es muy cruel, no debemos admitirlo por más tiempo”, cuestiona. “Por eso los pandinos buscan curarse en el Brasil, donde la atención del SUS es irrestricta y gratuita”.

Los hospitales de primer y segundo nivel son de competencia municipal. “Vamos a transformar el Hospital Galindo en un Centro Materno Infantil y desconcentraremos el sistema garantizando que los centros de salud en todos los barrios funcionen las 24 horas del día…”, promete.

El recurso humano es otra cuestión estratégica. Recuerda que durante su primera gestión municipal enfrentó dificultades en atraer especialistas de otras regiones del país, y por tanto “la especialización de nuestros profesionales es importante, por eso vamos a crear un Programa de Becas en las distintas ramas…”.

“Educación para la producción”, es su propuesta en el ámbito educativo.

“Todo lo que no cubre el Sistema Único de Salud lo cubrirá el municipio”, reza como slogan una de las principales propuestas programáticas de Ana Lucía Reis. | Foto Sol de Pando

Una sola mujer contra todos los caciques

Su decisión para ingresar en la competencia electoral surgió, en parte, de su frustración política al no haber logrado cumplir plenamente los objetivos marcados en su gestión de Alcaldesa en el periodo 2010-2015. “No me dejaron avanzar en varios proyectos que estaban planificados para su debida ejecución. Hay un patriarcalismo que nos cae a las mujeres con toda su mezquindad cuando estamos haciendo bien las cosas”, lamenta.

Fue el entonces Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, quien se encargó de interferir en la institucionalidad municipal de la Alcaldía de Cobija al mando de Ana Lucía Reis. El político tenía la pretensión de convertir el municipio en un apéndice del aparato partidario bajo su control personal. Ana Lucía había aceptado la invitación del presidente Morales para asumir el cargo electivo, a condición de conservar su perfil independiente y ciudadano como base de su gestión municipal.

“Yo me debo a este mi pueblo pandino en el cual nací, no le debo nada a ningún partido político”, suele remarcar cuando recuerda que son los partidos políticos quienes procuran promoverla en la escena pública para explotar partidariamente su liderazgo natural.

“Fui invitada por el MNR para ser diputada a mis 32 años, luego me invitó el MAS para representarlos en el Parlamento, cuando nadie quería ser parte de ese partido en Pando. Cuando Evo Morales fue Presidente, él me convenció para postular a la Alcaldía, acepté porque él representaba en ese momento a todos los bolivianos; pero nunca alcé el puño izquierdo en alto porque yo soy una militante de la sociedad civil, me debo a mi ciudad, no a un partido político”, insiste.

En una entrevista radial reciente, le preguntaron cómo afectaría su relación de Alcaldesa con el Gobierno de Luis Arce, cuando el propio Presidente anunció que sólo coordinará gestión con alcaldes electos vinculados al partido del Gobierno.

“Yo creo que eso no es lo que el presidente Arce piensa de verdad; confío en lo que dijo el vicepresidente Choquehuanca: que este Gobierno es de todos y para todos los bolivianos, sin discriminación alguna” —sostiene ella—. “Yo creo que el Presidente fue presionado por los candidatos de su partido para decir eso; pero estoy segura que no habrá problema”.

De hecho, a pesar de las insidias de Quintana, Ana Lucía Reis no ha roto relaciones con el propio jefe del MAS. “Mi relación con Evo Morales no terminó” —asegura—; “nos vimos en diciembre, tuvimos una charla muy bonita. Que yo sea de otra línea no supone ni debe suponer que tengamos una mala relación”.

LINKS RELACIONADOS

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center