Data: septiembre 14, 2017 | 17:04
UN HIT DEL JAZZ BRASILEÑO | Aquí la historia del género, la partirura del tema que lleva el nombre de la llacta y algunas de sus mejores versiones hasta ahora sólo conocidas en Brasil...

VARIACIONES DE “UM CHORINHO EM COCHABAMBA”

El “Chorinho em Cochabamba”, compuesto a duo por el flautista y saxofonista Eduardo Neves y el guitarrista Rogério Caetano, en 2012, es una de las piezas de culto dentro el jazz contemporáneo brasileño más tocado en los jam sessions del género instrumental, con mayor cantidad de covers y variaciones melódicas durante los últimos años. | Fotomontaje Sol de Pando

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando en Brasilia

En octubre del 2015 fue incluído en el disco “Cosmopolita” y se convirtió en el “hit” del jazz nacional por su tonalidad alegre y el buen humor que se destila en el contrapunteo entre los vientos de Neves y las cuerdas de Caetano, en cuyo estilo se resume lo más puro del “chorinho” tradicional legado por pioneiros del género. | Foto archivo Sol de Pando

El “choro” es el invento musical más antiguo del Brasil. Se gestó a inicios del siglo XIX cuando la corona portuguesa, huyendo de la invasión napoleónica, trasladó su imperio a este país desde donde los reyes gobernaron hacia la metrópoli europea rodeados de indios y negros.

De esa insólita mezcla de nobleza cortesana y nobleza plebeya, surgió la cultura más noble del mundo, la cultura brasileña, y su eterna música popular nacional, a partir del “choro” —más conocido como “chorinho”— un ritmo de raiz africana que se apropió de instrumentos europeos (la guitarra de siete cuerdas, la bandolina, la flauta, el cavaquinho y el pandeiro) que habían llegado junto a los bártulos de los reyes prófugos.

Oscilando sin escrúpulos entre las calles y las cortes, entre la improvisación traviesa de los danzantes negros y la composición erudita de una clase media criolla creada alrededor del imperio, el “chorinho”, a pesar de su nombre que denota llanto o “lloro”, fue evolucionando desde 1867 hacia un festivo ritmo sincopado de muy difícil ejecución a medida que los eruditos integrantes de las bandas competían entre sí, de instrumento a instrumento, con alambicadas variaciones en contrapunteo hasta lograr un perfecto diálogo sonoro entre cuerdas y vientos.

El “chorinho” dio lugar al surgimento de la polca y el vals brasileños, para las elites cortesanas, así como a la Samba que es la Corona del Carnaval, para la gente de abajo.

Pero sobre todo el “chorinho” es la escencia del jazz brasileño. Su estructura sincopada tan flexible para la improvisación y a la vez sujeta a una rigurosa erudición musical, lo emparentan de modo muy genético con aquel ritmo nacido en los guetos negros de New Orleans. Los historiadores de la música popular brasileña siguen rompiéndose la cabeza tratando de establecer si el jazz no es más que un “chorinho” norteamericano, o si el “chorinho” es apenas un jazz brasileño.

Hay tanta materia en el tintero al respecto, nos abruma dejar de hablar de tantos “chorinhos” clásicos imposibles de mencionar después de casi 200 años, tantos autores y ejecutantes en cada siglo transcurrido.

Por el momento sólo queda mencionar que el “chorinho” más importante que se ha compuesto en Rio de Janeiro en el siglo XXI está dedicada a una quizá utópica ciudad llamada “Cochabamba”. “Um Chorinho em Cochabamba” es —aunque en Cochabamba nadie lo sepa— un clásico contemporâneo del jazz brasileño en su vertiente del “Choro” ancestral.

¿Um Chorinho em Cochabamba? ¿Cuál Cochabamba?

Copacabana es la mundialmente famosa playa situada al sur del Brasil, en la costa atlántica de Rio de Janeiro. La historiografía oficial reconoce que la toponimia de este barrio carioca se origina en una réplica de la virgen andina de Copacabana que, desde el Lago Titicaca, había sido llevada por unos comerciantes aymaras de plata, conocidos como “peruleiros”, hasta estas playas de Rio donde incluso instalaron una capilla que le dio el nombre al lugar, en el siglo XVII. En 1914 la capilla fue demolida y en su lugar se edificó un fuerte militar, quedando borrado todo vestigio del origen religioso-aymara en la playa tropical. En 1978 el cantante norteamericano Barry Manilow lanzó su famoso tema “Copacabana” inspirado en los hoteles de cinco estrellas de Rio de Janeiro y en una famosa discoteca de Nueva York, asociando el nombre a las lujuriosas noches del decadente mundo disco.

Con menos historia que Copacabana, Cochabamba también existe en Brasil. Es el nombre de una calle en la ciudad de Goiãna, capital del Estado de Goiás, dentro el “Bairro Residencial Nova Aurora”. Pero es en la estela del jazz brasileño donde el nombre de nuestra llacta brilla con misteriosa luz propia.

El “Chorinho em Cochabamba”, compuesto a duo por el flautista y saxofonista Eduardo Neves y el guitarrista Rogério Caetano, en 2012, es una de las piezas de culto dentro el jazz contemporáneo brasileño más tocado en los jam sessions del género instrumental, con mayor cantidad de covers y variaciones melódicas durante los últimos años.

En octubre del 2015 fue incluído en el disco “Cosmopolita” y se convirtió en el “hit” del jazz nacional por su tonalidad alegre y el buen humor que se destila en el contrapunteo entre los vientos de Neves y las cuerdas de Caetano, en cuyo estilo se resume lo más puro del “chorinho” tradicional legado por pioneiros del género como Villa Lobos y Paulinho da Viola.

El nombre de la canción es el gran misterio del siglo. Los autores mismos no saben explicarlo, Ni Eduardo Neves ni Rogerio Caetano estuvieron nunca en Cochabamba, Bolivia, sólo saben que la palabra “suena bonito”. Cochabamba, ¿la otrora ciudad jardín? Cochabamba, ¿el barco de Fitzcarraldo? Cochabamba, ¿la calle en el Barrio Nueva Aurora de Goiana? ¿Cochabamba nomás? ¿Sólo música sin palabras?

Lo único cierto es que cuando escuchamos “Um Chorinho em Cochabamba”, hay mucho de primaveral y septembrino en él; lo cual aumenta el misterio insondable de esta mágica melodía brasileña instrumental.

LA PARTITURA DE “UM CHORINHO EM COCHABAMBA”

Algunas variantes de “Um Chorinho em Cochabamba”

El tema original interpretado por Eduardo Neves (saxo tenor) y Rogério Caetano (guitarra de siete cuerdas) en el Studio de l’Ermitage, París, durante la presentación del álbum “Cosmopolita” | 26 de enero, 2016

La versión más exitosa y popular en la versión coral del grupo vocal a capela Ordinarius | 31 de mayo, 2015

Contrapunteo entre la flauta de Eduardo Neves y el piano Philippe Baden Powell, en el Duc des Lombards de París | 11 de abril, 2013

La guitarra de siete cuerdas de Rogerio Caetano en contrapunteo con el violonista invitado Nicolas Krassik, en Eco Som Studios de Botafogo, Rio de Janeiro | 18 de abril, 2016

Contrapunteo de la bandolina de diez cuerdas de Tiago Tunes con el cavaquinho de cinco cuerdas de Matheus Donato, en el Teatro Oi de Brasilia DF, junto al grupo Alvorada das Artes | 10 de noviembre, 2015

El grupo “Chorando na Labuta” conmemora el Dia del Choro en homenaje al maestro  pioneiro del género Pixinguinha, en la Plaza Sampiao Vidal, Villa Formosa, São Paulo | 23 de abril, 2016

El sexteto “Cadeira de balanço” en el prestigioso set del “Jornal da Record News”, Rio de Janeiro | 5 de julio, 2013

El grupo cubano radicado en Brasil “BrazCubaJazz”, durante su presentación en el Savassi Jazz Festival en el Cine Teatro Vallourec de Belo Horizonte, Minas Gerais | 2014

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ