Data: enero 25, 2015 | 5:13
COLUMNA VERTEBRAL | “Siempre hay una agregación histórica ininterrumpida…”

Carlos D. Mesa Gisbert | LO QUE LE DEBEMOS A LA DEMOCRACIA

"Un tercer avance en la consolidación democrática fue la búsqueda de un fortalecimiento de las instituciones democráticas producto de un acuerdo nacional y generoso de todos los partidos políticos de ese momento".

«Un tercer avance en la consolidación democrática fue la búsqueda de un fortalecimiento de las instituciones democráticas producto de un acuerdo nacional y generoso de todos los partidos políticos de ese momento».

http://carlosdmesa.com/En el comienzo de un nuevo mandato presidencial es moneda corriente que el Presidente haga referencias críticas a sus antecesores. En el presente caso, al ser él mismo su antecesor, en su discurso se refirió con dureza al periodo anterior a 2006.

Es por eso imprescindible tratar de colocar las cosas en una perspectiva más equilibrada ¿Qué le debe Morales, el MAS, y este proceso político a la democracia anterior? ¿Qué le debemos todos…?

https://twitter.com/carlosdmesagEl inicio del tercer mandato del Presidente Morales ha vuelto a poner sobre el tapete la presunción de que en 2009 se fundó un nuevo Estado. No sólo eso, sino que además todo lo anterior, de 1825 a esta parte, es execrable. El juramento de los dos mandatarios incluyó un “Jura Usted por los combatientes contra el Estado Colonial…”. Pero tal cosa ni ocurrió ni ocurrirá. La República, reconocida por el nuevo texto constitucional, sigue vivita y coleando y el Estado boliviano mantiene su continuidad, cuyas raíces se pueden encontrar plantadas hace varios milenios en nuestros Andes y llanos.

https://www.facebook.com/people/Carlos-D-Mesa-Gisbert/623809066En el comienzo de un nuevo mandato presidencial es moneda corriente que el Presidente haga referencias críticas a sus antecesores. En el presente caso, al ser él mismo su antecesor, en su discurso se refirió con dureza al periodo anterior a 2006. Es por eso imprescindible tratar de colocar las cosas en una perspectiva más equilibrada ¿Qué le debe Morales, el MAS, y este proceso político a la democracia anterior? ¿Qué le debemos todos?

El país no debe olvidar, en primer lugar, la heroica recuperación de la democracia misma protagonizada por el pueblo boliviano en cuatro largos y sangrientos años (1978-1982) que cortaron casi dos décadas de dictadura militar. | Fotomontaje Sol de Pando

El país no debe olvidar, en primer lugar, la heroica recuperación de la democracia misma protagonizada por el pueblo boliviano en cuatro largos y sangrientos años (1978-1982) que cortaron casi dos décadas de dictadura militar. | Fotomontaje Sol de Pando

Primero, la heroica recuperación de la democracia misma protagonizada por el pueblo boliviano en cuatro largos y sangrientos años (1978-1982) que cortaron casi dos décadas de dictadura militar. El Presidente Siles Zuazo se jugó entero por mantener las libertades ciudadanas e hizo profesión de fe del respeto a los derechos humanos, aún a costa de una dramática crisis económica.

Segundo, la solución exitosa de un colapso económico como no se había vivido nunca antes en nuestra historia republicana. La derrota de la hiperinflación y la recuperación del aparato productivo del país, con medidas inteligente cuanto duras (el costo social pagado por el pueblo fue muy alto, pero nunca tan alto como el que generó la propia hiperinflación), fueron aplicadas con serenidad y visión de Estado por Paz Estenssoro.

Tercero, la búsqueda de un fortalecimiento de las instituciones democráticas producto de un acuerdo nacional y generoso de todos los partidos políticos de ese momento. El resultado fue el inicio de una reforma constitucional y el nombramiento de una Corte Nacional Electoral que en el periodo 1992-2005 fue un verdadero ejemplo. Le tocó esa tarea al Presidente Paz Zamora.

Cuarto, la conquista de la ciudadanía y el reconocimiento nacional a los pueblos indígenas de los llanos, discriminados y olvidados por siglos. Su marcha por el territorio y la dignidad abrió el camino para el nacimiento de las tierras comunitarias de origen y fortaleció la conciencia ambiental con leyes y un sistema de áreas protegidas de gran importancia, que recogieron sin reparos los presidentes Paz Zamora y Sánchez de Lozada.

Quinto, la reforma de la Constituciónen 1994 y los cambios estructurales subsecuentes. La reforma constitucional reconoció la pluralidad cultural y el multilingüismo del país, además de darle mayor valor al voto (diputaciones plurinominales). El Presidente Sánchez de Lozada encaró medidas revolucionarias como la participación popular, la educación intercultural y bilingüe, la nueva Ley INRA, la creación del primer bono (el Bonosol) a favor de los más necesitados, y la construcción del gasoducto al Brasil (que permite la exportación hoy de casi el 70% de nuestros hidrocarburos).

Sexto, la búsqueda de profundizar la institucionalización, iniciada a comienzos de los noventa, con la puesta en vigencia del Tribunal Constitucional, el Consejo de la Judicatura y la Defensoría del Pueblo, además de la institucionalización de tresempresas estatales y varios ministerios. La creación del Diálogo Nacional que dio mayor participación a los ciudadanos en la toma de decisiones sobre las prioridades del gasto y la inversión estatal. Tarea que llevaron adelante los gobiernos de Hugo Banzer y Jorge Quiroga.

Séptimo, la reforma constitucionalde 2004 que incorporó mecanismos como la Asamblea Constituyente y el Referendo, y terminó con el monopolio de los partidos políticos. La convocatoria a elección directa de Prefectos, antesala de las autonomías departamentales. La realización del Referendo de hidrocarburos que con un espíritu claramente nacionalizador recuperó la propiedad de estos en boca de pozo, refundó YPFB e incrementó los impuestos a las transnacionales, permitiendo que en 2005 -con la nueva Ley de Hidrocarburos- se instaurara el IDH, verdadero eje de la multiplicación de los ingresos a favor de las regiones y los municipios.

Los dos gobiernos del presidente Morales han sido herederos y beneficiarios de esos logros y avances, que nada tienen que ver con una lógica colonial. Ni el 2006 ni el 2009 fueron el año cero del Estado. Siempre hay una agregación histórica ininterrumpida. Superar los errores y profundizar los aciertos del pasado es lo que le toca a cualquier gobernante que actúe de buena fe a favor de su país. Para ello es imprescindible reconocer la existencia de ambos, tanto de aciertos como de errores.

columna-carlos-mesa

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center