Data: diciembre 25, 2019 | 16:12
SUBSECRETARIO MEXICANO ACTIVA EL ESCAPE | Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, desató una campaña de desinformación que favorece al ex Ministro boliviano...

MÉXICO ESTÁ TRAMANDO LA FUGA DE QUINTANA

Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, llegó a Bolivia en mayo de este año invitado por el Gobierno de Evo Morales. | Foto archivo Sol de Pando

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

Reyes Zúniga reunido con Evo Morales y Juan Ramón Quintana, el 15 de mayo de este año. | Foto archivo Sol de Pando

Mientras el Ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, encargado de la seguridad interna del país, se encuentra ocupado redactando comunicados para justificar el nombramiento de su hermana como Cónsul en  Miami “por razones humanitarias”, el ex Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, está en vísperas de darse a la fuga.

Quintana cuenta con la complicidad activa de funcionarios de la Embajada de México en La Paz donde se encuentra asilado desde el 12 de noviembre, así como de un alto funcionario de la Cancillería de México, el subsecretario para América Latina y el Caribe Maximiliano Reyes Zúñiga —amigo personal de Evo Morales y Quintana—, quien ha desatado en las últimas horas una campaña mediática intentando desactivar el cordón policial que impide la salida del ex Ministro de la Embajada mexicana en La Paz.

En los twitts emitidos profusamente por Reyes Zúñiga desde su cuenta oficial, el diplomático mexicano ataca frontalmente al Gobierno Transitorio de Bolivia interfiriendo de modo injerencista en las acciones de la Justicia boliviana que ordenó una rigurosa vigilancia policial en predios de aquella Embajada para impedir la fuga de Quintana, sobre quien pesa una orden de aprehensión por varios cargos criminales que son de dominio público en Bolivia.

En una de sus declaraciones insidiosas, el subsecretario Reyes emitió una alarmante “denuncia” aseverando que “se mantiene el secuestro policíaco y militar en contra de las instalaciones diplomáticas de México en Bolivia” y advirtió que su Gobierno se halla en alerta permanente ante el riesgo de una incursión armada a nuestros inmuebles en La Paz”.

Efectivamente la Policía de Bolivia, a pesar de la ineficiencia del ministro Murillo a cargo, desplegó un riguroso dispositivo de seguridad ante la eventualidad de la fuga de Quintana y otros ex funcionarios del depuesto régimen neo-estalinista que montaron el colosal fraude electoral del 20 de octubre y cometieron criminales actos sediciosos durante y después de la caída del autócrata Evo Morales. Ninguno de los ocultos en la Embajada de México recibirá salvoconducto para abandonar el país, pues deben responder ante la justicia boliviana por los delitos que les imputó el Ministerio Público.

El cordón policial, que según aclaró una fuente gubernamental no penetró en ninguna instalación del edificio diplomático, se mantiene en “la frontera” de las calzadas y aceras externas a la Embajada, es decir en territorio soberano de Bolivia.

En próximas horas se dispondrá también el uso de drones para visualizar los movimentos de Quintana en el interior del recinto, según reveló a Sol de Pando la misma fuente reservada. “Todo ello está enmarcado en la aplicación de nuestras normas legales, de nuestras disponibilidades tecnológicas apropiadas para la situación y en el ejercicio soberano de la justicia boliviana”, explicó el entrevistado, aclarando que “sería una locura de tamaño mundial invadir la Embajada de México”.

No obstante, en tono alarmista, Maximiliano Reyes Zúñiga propala la versión falaz de que el Gobierno de Bolivia se apresta a una intervención armada en la sede diplomática para “secuestrar” a Quintana. Usa como “pruebas” de su falacia fotografías que le envían desde La Paz los colaboradores del propio Quintana exhibiendo a los patrulleros y efectivos policiales que vigilan el edificio sin invadirlo ni menos crear situaciones violentas.

Las declaraciones de Reyes Zúñiga dieron lugar a titulares denigrantes para Bolivia en influyentes medios periodísticos de México. “SRE en alerta por riesgo de incursión armada de Bolivia en embajada de México”, titula el portal de la periodista Carmen Arístegui, fanática de Evo Morales.

“Continúa ‘asedio’ de Bolivia a embajada de México”, tituló Excelsior, siempre tomando como fuente los twitts de Maximiliano Reyes.

“Militares refuerzan cerco en Embajada de México en Bolivia”, titula El Universal, haciendo eco a otra falacia propalada por Reyes Zúñiga, creando la vil ilusión de un apresto de guerra. Ni el Ministerio de Defensa de Bolivia, ni el Comando General del Ejército, menos la presidenta Añez como Capitana General de las FF.AA. han dispuesto ningún despliegue militar. El control para impedir la fuga de Quintana es de naturaleza estrictamente policial y judicial.

Foto en su perfil de Twitter.

Su incursión personal en Bolivia

Maximiliano Reyes Zúñiga llegó a Bolivia el pasado 15 de mayo para reunirse con el entonces presidente Evo Morales y su gabinete encabezado por Juan Ramón Quintana.

En esa ocasión Reyes Zúñiga firmó dos acuerdos bilaterales con el gobierno de Morales, una que suprime la visa para facilitar el tránsito de ciudadanos de ambos países, y otra de cooperación editorial e intercambio de publicaciones.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center