NACE EN EL POLO SUR | A medida que sube, el “Surazo” se hace más “Friagem”. Una suave brisa congelada toma el lugar del viento inclemente y es cuando los cuerpos saturados por el cotidiano sol a quemarropa se alivian con una gratitud ritual...

LA CALIDEZ DEL FRIAJE EN RIO BRANCO

Para abrigarse en la gran ciudad, la gente saca del ropero gruesas chompas de lana que llegan del Perú, chamarras y camperas, gorros y guantes que harán resistir la brisa helada del Friaje con alegre calidez. Y los más abrigados son los ninhos... | Foto Sol de Pando

Para abrigarse en la gran ciudad, la gente saca del ropero gruesas chompas de lana que llegan del Perú, chamarras y camperas, gorros y guantes que harán resistir la brisa helada del Friaje con alegre calidez. Y los más abrigados son los ninhos… | Foto Sol de Pando

© Texto y fotos: Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando en Rio Branco
El drástico bajón de la sensación térmica no altera la rutina laboriosa en Rio Branco | Foto Sol de Pando

El drástico bajón de la sensación térmica no altera la rutina laboriosa en Rio Branco | Foto Sol de Pando

Al comenzar junio, los curiós dejaron de cantar con sus trinos manhaneros cobijándose en sus nidales, y fue el anuncio de que el Friaje estaba por llegar. “Friagem”, en português. De entre las maravillas naturales del territorio amazónico, es la más sorprendente. Hace que Rio Branco se parezca a Oruro, Manaos a La Paz o Porto Velho a Potosí. Una corriente helada sube desde el Polo Sur acumulándose como una gigantesca nube negra que se pegará cual poderoso imán sobre el gran bosque amazónico.

La temperatura oscilará entre los 21 y 12 grados centígrados, con una humedad absoluta.

En su trayecto al norte sudamericano, esta corriente que nace en los glaciares antárticos va adquiriendo distintas formas y denominaciones. Es el “Surazo” en Bolivia, donde se presenta a modo de un ventarrón tormentoso y muy lluvioso en Santa Cruz, Beni, el Chapare y los Yungas de La Paz. A medida que sube, el “Surazo” —llegando a Pando y cruzando la frontera por el Acre y Rondonia—, se hace más “Friagem”, es menos lluvioso; una suave brisa congelada toma el lugar del viento inclemente y es cuando los cuerpos saturados por el cotidiano sol a quemarropa se alivian con una gratitud ritual.

En los pueblos indígenas aledanhos a Rio Branco, en las comunidades vecinas de Quenarí, Sena Madureira, Feijó, Taracuá y Cruzeiro do Sul, y abarcando también Capixaba, Xapurí, Brasiléia y Epitaciolandia —más cerca a Pando—, los chamanes almacenan en los payoles todos los cítricos y vitaminas concentrados en el copuazú, el sinini y el abacate, con mucha miel de abeja, para proteger a los ninhos de inminentes afecciones respiratorias. Y al igual que los curiós que se abrigan en sus nidos bajo las hojas del castanhal, los pueblos en aislamiento voluntario, sin renunciar a su desnudez ancestral, han reforzado los techos de sus palhoças con las palmas del platanal que es el mejor abrigo para la ocasión.

Mas para abrigarse en la gran ciudad capital del Estado do Acre, la gente saca del ropero gruesas chompas de lana que llegan del Perú, chamarras y camperas, gorros y guantes que harán  resistir la brisa helada del Friaje con alegre calidez. Y los más abrigados son los ninhos.

El tiempo es otro en el paisaje urbano amazónico

Un día de Friaje a las siete de la manhana en Rio Branco, junto a obreros de la construcción. | Foto Sol de Pando

Un día de Friaje a las siete de la manhana en Rio Branco, junto a obreros de la construcción. | Foto Sol de Pando

Con el Friaje a cuestas, el paisaje se ha transformado radicalmente en Rio Branco. Es una ciudad en penumbras desde que comienza y acaba el día. Y entonces el tiempo parece haberse detenido, se ha congelado. El tiempo.

Habitualmente el tiempo transcurre aquí en otra dimensión.  Es otro tiempo. El día termina a las cinco de la tarde, hora en que la noche comienza a caer de sopetón, como si alguien hubiera apagado la luz sin preguntar a nadie. Y el día mismo comienza antes de la madrugada en el horario boliviano. A las cinco de la nanhana los curiós cantan sus trinos despertadores que forman el sonido de la energía solar para la nueva jornada. Los vidrios de los ventanales, los parabrisas y los capôs de los autos, las aceras y los muros exhudan gotas de agua, como si hubiese llovido toda la noche pero no llovió, es la garúa: el rocio que se prende al cemento, es lo que queda del bosque en la gran ciudad llena de pulmones verdes en su alrededor abrazado por el grandioso río Acre. A las seis comienzan los noticiosos matinales y los mercados se abarrotan de trabajadores, servidores públicos y estudiantes que desayunan zucos y café con salgados de la más infinita variedad. A las ocho horas de la manhana la ciudad está plenamente activa en sus esferas públicas y privadas (a  las 13 cierran los bancos), hasta las 17 horas, cuando cae la noche. A las 18, seis de la noche, la cena está servida (gallina caipira, pirarucu, picanha com arroz bahiao, Curimatá relleno com hierbas y frutas, farinha y farofa siempre infaltables, etcétera), comienzan las telenovelas protagonizadas por Fernanda Montenegro, Camila Pitanga, Antonio Fagundes… y también los noticieros nocturnos. Entre las 20 y las 21 en la mayoría de los hogares es hora de dormir. A 22 horas, diez de la noche, ya es medianoche y a las once en las rúas sólo deambulan bohemios enamorados de las chicas del programa. Así es un día normal en Rio Branco.

El matiz del Friaje consiste en que el sol está ausente y los curiós guardan un prudente silencio bajo el abrigo de sus nidos.

Robsen Outra, la Estatua Viva de Rio Branco, brinda su calor humano en los días del "Friagem". | Foto Sol de Pando

Robson Outra, la Estatua Viva de Rio Branco, brinda su calor humano en los días del “Friagem”. | Foto Sol de Pando

Cuando retorne el sol

La inmensa neblina que llegó del Polo Sur domina el panorama en la ciudad principal del Acre. Los autos y las motos transitan por las limpias y ordenadas avenidas con los faroles encendidos todo el día, abriéndose paso entre la fría penumbra. Mas lo cotidiano sigue su ritmo habitual. La eficiente maquinaria administrativa del Estado do Acre y de la Prefeitura Municipal —al abrigo de sus gentiles funcionarios, decorosamente humildes y siempre serviciales— mantiene el dinamismo de una metrópoli apacible y acogedora. La clase trabajadora, mayoría poblacional, hace que el clima helado amazônico sea un motivo de laboriosa celebración.

Y cumpliéndose el pronóstico metereológico, después de dos semanas, la nube polar se diluye entre los rocíos de la garúa y resulta que el sol no estaba ausente sino apenas en un repliegue táctico necesario para que los curiós cantarines se tomen una corta vacación.

De pronto, una manhana cualquiera,  el azul del cielo vuelve a resplandecer límpido y abrasador. Entonces las calles de Rio Branco volverán a semivestirse de soleras y bermudas los hombres, sutiãs y bermudinhas las mujeres, hasta la próxima emanación polar. Y así el ciclo de la vida sigue dando vueltas a orillas del río Acre.

Es por todo esto que nuestra Amazonia es una de las más grandes maravillas del mundo.

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ