Data: mayo 11, 2019 | 13:19
ANIVERSARIO DE UN GENIO | El pintor nacido el 11 de mayo de 1904 fue entrevistado en 1971 por el reportero mexicano Jacobo Zabludovsky, quien no sabía qué era el ADN cuando Dalí le explicaba que la fuente de su genio tenía una estructura genética...

Una entrevista surrealista con Salvador Dalí

Creador de un estilo muy personal y extravagante, Dalí acabaría convirtiéndose en un maestro del estilo surrealista y en un ícono de la pintura contemporánea. | Fotomontaje Sol de Pando
© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

El 11 de mayo de 1904, hacen 115 años, nació en Figueres, Gerona, uno de los pintores españoles más universales de la historia: Salvador Dalí. “Creador de un estilo muy personal y extravagante, Dalí acabaría convirtiéndose en un maestro del estilo surrealista y en un ícono de la pintura contemporânea”, según escribió el periodista e historiador Josep Gavaldà.

En 1971 el reportero mexicano Jacobo Zabludovsky entabló una entrevista con Dali que alcanzó un extraordinario nivel surrealista por las formas deschavetadas de las preguntas formuladas por Zabludovsky, motivando respuestas desopilantes del genio catalán.

“Maestro”, le decía con alambicada reverencia el mexicano al pintor antes de lanzar sus preguntas, gesto que ha inspirado un famoso sketch del comendiante Eugenio Derbez a través de su personaje “Armando Hoyos”.

La comicidad de aquella entrevista no sólo radicaba en las absurdas preguntas y las más aún hilariantes respuestas, sino en la persistencia de Zabludosvky que, fascinado por el magnetismo de Dalí, no hallaba manera de terminar la conversación. Entrevistado y entrevistador se despidieron un par de veces, finalizando la charla, pero el periodista volvía a la carga con fútiles pretextos.

En el último diálogo tras el cual Dali logró deshacerse del “cargoso” entrevistador, Zabludosvsky dice: “le noto los bigotes un poco disparejos hoy”, a lo que el pintor responde: “porque me voy mañana”, y entonces Zabludosvsky se fue al fin.

Cuando Zabludosvsky entrevistó a Dalí | VIDEO

La entrevista más surrealista del periodismo

El entonces joven Zabludovsky,  que tiene en su haber memorables encuentros televisivos con personajes como el Che Guevara, María Félix y Cantinflas, fue criticado, e incluso estigmatizado, como un pésimo entrevistador, carente de la cultura necesaria para abordar al padre del surrealismo. Zabludovsky falleció en junio de 2015 con 87 años de edad.

Cuando Dalí le habla del ácido desoxirribonucleico (ADN) como la fuente genética de su genio, el periodista mostró desconocer la existencia de aquella molécula cuya estructura fue descubierta por los biólogos James Watson y Francis Crick en 1953. “¿Y eso para qué sirve maestro?” le pregunta a Dali, cuestionando si el ADN era una droga que el pintor consumía para inspirarse. «Sirve la inmortalidad», responderá el artista.

Pero fueron precisamente las ingenuidades e improvisaciones de Zabludosvsky que enriquecieron la factura surrealista de esa memorable entrevista.

“Maestro Dalí, muchos dudan que Dalí sea genio”, interpela el reportero en otro trecho. “Peor para ellos”, responde el pintor mientras firmaba diferentes litografías intentando concluir una entrevista que a momentos se tornaba tediosa para Dali.

“Otra pregunta que sea un poco más inteligente y acabamos”, le pide entrevistado al entrevistador.

“Bueno maestro de eso a mi me cuesta mucho trabajo, ¿usted quiere hacer alguna declaración?”, titubeó el periodista. “Ninguna”, responde Dali, “son ustedes los que quieren que haga declaraciones. Yo con firmar, tengo suficiente”.

Tras más de 15 minutos en los que Dalí se dedicaba a sólo firmar sus pinturas intentando soslayar a Zabludovsky, este le pide si puede volverle a dar la mano para una nueva despedida. “Sólo el dedo pequeño porque es la única manera legítima de continuar trabajando”, responde el pintor extendiéndole el dedo meñique.

GALERÍA | Algo de la obra de Dalí

Imagen 2 De 13

"La desintegración de la persistencia de la memoria" | Pintado en 1954, se trata de un remake en respuesta al cuadro el propio Dalí había pintado hace más de 20 años. Esta vez el desierto está lleno de agua y el mundo aparece dividido entre lo que esta sobre y bajo la superficie. Lo que antes era una masa sólida ahora aparece fragmentada en bloques alineados. Según los expertos la simbología de la obra incluye alusiones a la mecánica cuántica, la autodestrucción de la raza humana y la bomba atómica. Se encuentra expuesto en el Salvador Dalí Museum, Florida, Estados Unidos.

alba-cultural
elecciones2019



sopa de mani



Komadina



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center