Data: agosto 3, 2016 | 15:29
DE MILITARES, POLÍTICOS Y PERIODISTAS | Hoy, la vieja seguridad nacional se ha convertido en la doctrina política plurinacional del enemigo interno, nutrido grupo "vendepatria” donde caben moros y cristianos...

CECILIA LANZA | “Fuerzas enemigas”

El ministro Quintana recibe el saludo militar en un cuartel de Puerto Rico, Pando. | Foto Archivo Sol de Pando

LA AUTORA Cecilia Lanza Lobo (Cochabamba, 1968) es periodista. Estudió comunicación en la Universidad Católica de La Paz y obtuvo una maestría en literatura hispanoamericana en la Universidad Andina de Quito, Ecuador. Escribió en varios medios y publicó tres libros de crónica: Mayo y después. Los últimos días de la dictadura (1995); Cuando cae la noche. Las voces de los otros (2004); y el ensayo Crónicas de la identidad. Jaime Sáenz, Carlos Monsiváis y Pedro Lemebel (Abya Yala, Quito, 2005). Durante cinco años produjo y dirigió el programa de crónica televisa Contramano, Mención 2006 de la Asociación de Periodistas de La Paz (Premio Nacional de Periodismo). Sus programas se difunden em varios países a través de Televisión América Latina (TAL). Es videoperiodista de www.vjmovement.com (Holanda) y blogger de Americas Quarterly (EE UU) Es subdirectora de Pie Izquierdo, primera revista de periodismo narrativo en Bolivia.  Actualmente ejerce como columnista del diario Página Siete de La Paz.

LA AUTORA
Cecilia Lanza Lobo (Cochabamba, 1968) es periodista. Estudió comunicación en la Universidad Católica de La Paz y obtuvo una maestría en literatura hispanoamericana en la Universidad Andina de Quito, Ecuador. Escribió en varios medios y publicó tres libros de crónica: Mayo y después. Los últimos días de la dictadura (1995); Cuando cae la noche. Las voces de los otros (2004); y el ensayo Crónicas de la identidad. Jaime Sáenz, Carlos Monsiváis y Pedro Lemebel (Abya Yala, Quito, 2005).
Durante cinco años produjo y dirigió el programa de crónica televisa Contramano, Mención 2006 de la Asociación de Periodistas de La Paz (Premio Nacional de Periodismo). Sus programas se difunden em varios países a través de Televisión América Latina (TAL). Es videoperiodista de ww.vjmovement.com (Holanda) y blogger de Americas Quarterly (EE UU). Es subdirectora de Pie Izquierdo, primera revista de periodismo narrativo en Bolivia.
Actualmente ejerce como columnista del diario Página Siete de La Paz.

En 1982 la historia boliviana dio un giro fundamental: las Fuerzas Armadas resignaron su enquistado rol «tutelar” de la patria, entregando el gobierno, de una vez y por todas, al país.

Fue una relación promiscua la que ambas, sociedad civil y Fuerzas Armadas, sostuvieron a lo largo de la historia. Desde el nacimiento mismo de la patria, en 1825, el gobierno pasó de unos a otros cada medio siglo, hasta el final de la Guerra del Chaco (1935), luego cada 11 y 18 años hasta 1982.  Desde entonces han transcurrido 34 años ininterrumpidos de gobiernos civiles. Sin duda, es el periodo más largo sin intervención militar.

Fueron promiscuas porque, con excepción de poco más de una década después  de 1880,  cuando el poder civil liderado por la oligarquía minera se propuso verdaderamente conducir el país sin participación militar, el militarismo estuvo siempre vinculado al poder (entonces oligárquico)  por delante o por detrás.  De ahí que la derrota final de la última dictadura (García Meza, Torrelio, Vildoso) implicó no sólo el retorno de los militares a sus cuarteles, sino aquella fundamental resignación del tutelaje militar.  Y aquello hizo pensar que  aún si  desde entonces  las Fuerzas Armadas se vinculan  al gobierno  (cualquiera que éste sea), en tanto guardianas de intereses particulares (los del gobierno)  ya no es posible pensar en éstas como protagonistas en la conducción del país.

Sin embargo, nunca como ahora las Fuerzas Armadas volvieron a emparejarse con el gobierno del modo promiscuo en que lo habían hecho a lo largo de la historia antes del retorno definitivo a la democracia. No sólo porque -como dice el periodista Wilson García Mérida- el Ministro de la Presidencia, exmilitar, es el único civil con mando de tropa, sino porque así como durante los gobiernos militares las Fuerzas Armadas eran obviamente su sostén fundamental, hoy también lo son, junto con los cocaleros del Chapare. Se protegen mutuamente y hasta ahora no han permitido el desarchivo de los documentos de la dictadura.

Más aún, comparten la misma jerga. Unos y otros han acogido a los fantasmas que creíamos que las Fuerzas Armadas había dejado de lado precisamente en 1982, cuando ganamos la democracia. Esos fantasmas construidos por la Doctrina de la Seguridad Nacional, inyectada en el alma de los uniformados por el Gobierno norteamericano en batalla contra el comunismo enemigo, en la Escuela de las Américas de Panamá.

Y el enemigo dormía en casa. El «enemigo interno” eran los mineros, los fabriles, los estudiantes. Hoy, las «fuerzas enemigas” son los periodistas señalados con nombre y apellido, como prueba además del mismo lenguaje que ambos, Fuerzas Armadas y gobierno, comparten en la voz del Presidente y sus huestes. Hoy, la vieja seguridad nacional se ha convertido en la doctrina política plurinacional del enemigo interno, nutrido grupo «vendepatria” donde caben moros y cristianos. Una doctrina que pretende emular a sus maestros-verdugos los gringos, creando una nueva Escuela Antiimperialista, que es el exacto espejo de la vieja Escuela Proimperialista.

Lo que la democracia separó con tanto esfuerzo, hoy se ha vuelto a juntar.

Artículo publicado originalmente en Página Siete, el 1 de agosto, 2016
OTROS COLUMNISTAS INVITADOS
desastre total



sopa de mani



elecciones2019



Komadina



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center