Data: agosto 11, 2012 | 19:24
La política brasileña de proteción de bosques iniciada en el 2004 muestra resultados

Baja deforestación en la Amazonia redujo sustancialmente la emisión de gases

Vista aérea de la selva durante la temporada de quema en la Amazonia. | Foto Green Peace

El promedio anual de emisiones de CO2 en el aire oscila alrededor de 380 partes por millón (PPM), o 0,038% de la Atmósfera. En 1990 fueron emitidas 20.878 giga toneladas (GT) de dióxido de carbono y 26.402 GT en 2005; o sea un aumento del 1,7% por año durante ese período…

© Redacción Sol de Pando

de la Amazonia brasileña desde 2004 ha tenido como consecuencia una caída del 57% en la emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, según anuncia el Instituto Nacional de Investigación Espacial (), citada hoy en el portal Eitb.com.

Los datos corresponden a un nuevo servicio lanzado por la institución, que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, según un comunicado. Este servicio genera resultados a partir de los datos producidos por un sistema de análisis de satélites del Inpe, que calcula el volumen de vegetación primaria que la Amazonia pierde anualmente.

De acuerdo con el organismo, el dato implica que la deforestación de la selva amazónica representa cerca de un 1,5% de todo el carbono antrópico lanzado a escala mundial a la atmósfera.

El servicio sirve para cuantificar el impacto de la pérdida de  vegetación en el balance global de gases en la atmósfera, así como para evaluar el resultado de las acciones para reducir emisiones.

Casi la mitad de la biomasa forestal está compuesta por carbono, que se libera en forma de CO2 durante las quemas de rastrojos, deforestación y otras alteraciones de la naturaleza.

Según el Inpe, la velocidad de la transferencia de CO2 a la atmósfera está relacionada con la explotación maderera, el establecimiento de pastos y la agricultura mecanizada a amplia escala, entre otros factores.

La extensa amazonia

La Amazonía abarca unos 7,8 millones de kilómetros cuadrados y es compartida por ocho países: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela, con una población de 33 millones de habitantes que incluye a 385 pueblos indígenas. La selva amazónica se estructura en torno al río Amazonas, el cual nace en los Andes de Perú, Ecuador y Bolivia. Tiene 6.750 kilómetros, de los cuales 3.165 kilómetros están en territorio brasileño.

Sobre la emisión de gases de dióxido de carbono

Centrales térmicas que utilizan carbón en Alemania.Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) tienen dos orígenes, naturales y antropogénicas, teniendo estas últimas un fuerte crecimiento en las últimas décadas. El promedio actual de emisiones de CO 2 en el aire oscila alrededor de 380 partes por millón (PPM), o 0,038%, con algunas variaciones día-noche, estacionales (por la parte antrópica) y con picos de contaminación localizados.

Con grandes variaciones, el incremento anual en la concentración de CO2 en la atmósfera ha pasado de 0,5 PPM/año en 1960 a 2 PPM/año en en año 2000, con un mínimo de 0,43 en 1992 y un máximo de 3 PPM en 1998. Desde 2000, la tasa anual fue cambiando paulatinamente a medida en que se aplicaron medidas de protección en el bosque amazónico.  La concentración de CO2 en la atmósfera es actualmente de 387 PPM, o sea el 0,0387% de la atmósfera.

Las emisiones antropogénicas mundiales están aumentando cada año, en 2007 las emisiones de CO2 eran 2,0 veces mayores que en 1971. En 1990 fueron emitidas 20.878 giga toneladas (GT)/año de CO2 y 26.402 GT en 2005, o sea un aumento del 1,7% por año durante ese período. La combustión de un litro de gasolina no se desvanece en el aire como por ensalmo sino que genera 2.3 Kg de CO2 y un litro de gasóleo 2,6 kg de CO2.

A pesar del Protocolo de Kyoto, las emisiones de dióxido de carbono siguen aumentando.  En 2008, los países «menos desarrollados» representan más del 50% de las emisiones mundiales, pero en parte debido la producción de bienes para los países ricos. Si bien representan el 80% de la población mundial, sólo contribuyeron con el 20% de las emisiones desde 1751 a 2007. La tasa de emisiones de CO2 en el aire aumento de 280 a 383 ppm durante este mismo período. El contenido de CO2 nunca ha sido tan elevado desde hace 2,1 millones años.[5]

De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, las emisiones de CO2 aumentarán el 130% de aquí a 2050. La inversión necesaria para reducir a la mitad las emisiones y desarrollar una «revolución internacional de las tecnologías energéticas» se elevará a 45 000 millones de dólares de aquí a 2050.

Sobre la Contaminación Atmosférica

La mayor parte de la contaminación atmosférica proviene de las emisiones de los motores de los vehículos y de las centrales termoeléctricas que queman combustibles fósiles (carbón y petróleo) para producir energía eléctrica, para uso industrial y particular. Estas emisiones son la causa de: la lluvia ácida; el efecto invernadero (dióxido de carbono y metano); el oscurecimiento global (metales pesados); la reducción de la capa de ozono (clorofluorocarbonos), protección ante la radiación ultravioleta del sol; entre otros. Los países industrializados producen la mayoría de los gases causantes del efecto invernadero, que ha aumentado en un 75% desde 1970. Por ejemplo, aunque Estados Unidos sólo supone el 5% de la población mundial, genera el 22% del dióxido de carbono mundial (2007). China, el país número uno en emisión de gases contaminantes con un 31%, crece a un 11% anual.

Sobre la Deforestación

Cada año se estima que desaparecen 170.000 kilómetros cuadrados de bosques tropicales, el equivalente a la extensión de Uruguay. Al actual ritmo de deforestación, el 8 por ciento de la superficie de la Tierra que ocupan los bosques tropicales habrá desaparecido en 20 años. Este tipo de bosques, que se encuentran principalmente en Brasil (Amazonas) e Indonesia, constituyen los pulmones de la Tierra, al convertir el dióxido de carbono en oxígeno, además de servir de filtro para contaminantes, entre otras muchas más cosas.

links relacionados en el blog de Sol de Pando
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center