La fotogénica visita de Valeria Lukyanova a Tiahuanacu y el salar de Uyuni

Valeria Lukyanova, la surrealista muñeca humana, también estuvo en la Amazonia

Valeria Lukyanova, la muñeca humana de Mattel, jugando con un guacamayo en Leticia, Amazonia de Colombia, antes de seguir viaje por Perú y Bolivia.

Valeria Lukyanova, la muñeca humana de Mattel, jugando con un guacamayo en Leticia, Amazonia de Colombia, antes de seguir viaje por Perú y Bolivia.

Valeria Lukyanova, la modelo ucraniana de 21 años “producida” artificialmente mediante cirugías plásticas para parecerse a la muñeca Barbie, hizo recientemente un tour por los países andinos donde, según declaró en su Facebook, “encontró la energía que necesitaba”. Valeria estuvo en la Amazonia colombiana donde disfrutó la biodiversidad de la selva virgen y luego pasó por el Perú donde se retrató en las ruinas de Machupicchu y en los museos incaicos del Cuzco. También estuvo en Bolivia…

Edición Impresa© Redacción Sol de Pando Desde su “lanzamiento” en abril pasado como un auténtico producto artificial de la industria médica que viene desarrollando la cirugía plástica a extremos insospechados, la “Barbie humana” Valeria Lukyanova realiza giras por todo el mundo para posar sobre los más diversos paisajes en su exitosa actividad como modelo profesional.

Durante los últimos meses estuvo en México y Centroamérica antes de incursionar en los países sudamericanos, incluyendo Bolivia dentro un tour que su empresa publicitaria programó para la región andino-amazónica.

Se tomó fotos impresionantes en la ciudad de La Paz, como aquella difundida por la agencia ANF posando en medio de la popular calle Linares; y tambien en su Facebook se pudieron apreciar sus imágenes modelando junto a las ruinas de Tiahuanacu y en el salar de Uyuni. Intrépida como es, realizó una travesía hacia la región de los Yungas sólo por experimentar el vértigo de viajar sobre la mundialmente famosa “carretera de la muerte”.

Tras ese periplo en los andes bolivianos, retornando a Ucrania, escribió en su cuenta de facebook: “Vuelvo de un agotador viaje, pero cargada de mucha energía”.

La moda marca Mattel

La industria del modelaje puso de moda un nuevo movimiento que pretende crear ‘clones’ de la muñeca Barbie, dentro una estrategia de marketing de la corporación Mattel que fabrica ese ícono de la belleza plástica, ahora de carne y hueso.
Antes de Valeria Lukyana aparecieron en la escena otras “encarnaciones” de la novia de Ken. La primera fue Dakota Rose, más conocida como ‘Kota Koti’, que nos mostraba en sus vídeos su tremendo parecido a la muñeca. A ésta le han seguido otras como Venus Palermo, de tan sólo 15 años, que ya tienen millones de fans en todo el mundo y ahora Valeria, la rusa que revoluciona la web.
Delgadez extrema, pelo teñido de rubio, maquillaje exagerado para resaltar ojos y boca. Estas son las características de estas chicas-barbie, quienes han causado impacto mundial, por el exagerado parecido con la famosa muñeca de Mattel.

Esotérica y satánica

Valeria Lukyanova, hoy de 21 años, saltó a la fama universal el pasado mes de abril por medio de imágenes suyas circuladas a ritmo de vértigo en las redes sociales, mostrando una impactante figura de muñeca de ensueño para muchos, “irreal” para otros: pechos XL, cintura “de avispa”, ojos azules enormes y piel de porcelana.

Veleria Lukyanava, nacida el 23 de agosto de 1991 en Odessa, Ucrania, es a sus 21 años una de las modelos más exitosas del mundo y con mayor público en el internet. Tiene más de medio millón de seguidores en sus 10 cuentas de Facebook, y otros tantos en el Twitter.  Sus más de 460 videos subidos a su canal de YouTube (incluyendo sus filmaciones en el salar de Uyuni y en el camino a Yungas) registran más de 16 millones de visualizaciones.

Su éxito se debe además al mito que sus publicistas generan alrededor de su figura surrealista. Es famosa por sus aficiones al esoterismo, el satanismo y la magia blanca. Se hace llamar “Swami” ”Naamah”, “Amatue”, “Nagval” que en idiomas como el hebreo y otras lenguas muertas significan “la madre de la adivinación”, “diosa de la perfección”, etcétera.

Sobre las notables características de artificialidad en su cuerpo transformado por inumerables cirugías plásticas, motivo de críticas muy frecuentes, la modelo declaró satisfecha:

“Toda mujer bonita delgada y de labios finos parece una muñeca; y es verdad, no pienso negarlo: yo juego con las percepciones de mucha gente, pero no me lo tomo en serio. Me divierte ver las reacciones. Mucha gente habla mal sobre las personas que quieren perfeccionarse; estoy contenta de perecerles irreal a ellos, porque eso quiere decir que estoy haciendo un buen trabajo”.

LINKS RELACIONADOS