Data: agosto 14, 2013 | 14:52
Una entidad educativa premiada en la Olimpiada Internacional de Astronomía que se celebra en Río de Janeiro...

Los telescopios de AstroPando para tocar las estrellas en el límpido cielo amazónico

La profesora Ingrid Justiniano Nogales, junto con el suizo Philippe Kobel y el boliviano Manuel de la Torre, prestigiosos astrónomos, durante un encuentro en Pando.

La profesora Ingrid Justiniano Nogales, junto con el suizo Philippe Kobel y el boliviano Manuel de la Torre, prestigiosos astrónomos, durante un encuentro en Pando.

En Pando, asegura el astrónomo suizo Philippe Kobel, se tiene un cielo espectacular porque no existe aún contaminación lumínica, especialmente en el área dispersa. El experto de la Agencia Europea Espacial visitó comunidades pandinas compartiendo su telescopio con niños indígenas y campesinos que aprendieron a reconocer constelaciones y planetas, que desde la Amazonia acreana se visualizan con fascinante nitidez…

Edición Impresa

Edición Impresa

© Silvia Antelo Aguilar

“Astropando se formó el 24 de marzo de 2010 con el objetivo de divulgar la apasionante ciencia de la astronomía que es tan antigua como la historia de la humanidad” explica Ingrid Justiniano Nogales impulsora y presidenta de Astropando, institución que fomenta además la participación de niños y jóvenes en las Olimpiadas Científicas de Astronomía y Astrofísica que se realizan dentro y fuera del país.

Ingrid Justiniano Nogales, ingeniera química y docente de ciencias exactas en la Unidad Educativa América de Cobija, explica que impulsó Astropando para brindar a sus miembros la oportunidad de realizar observaciones astronómicas en la región amazónica, así como obtener capacitación permanente en esta disciplina. “Nuestro deseo era realizar una actividad sana que nos permite a todos mirar al cielo y observar sus maravillas… algo que muchos han olvidado” expresa.

“Desde la creación de Astropando hemos logrado que nos visite por tres veces el astrónomo boliviano Manuel de la Torre que en cada visita realiza talleres de astronomía para profesores y estudiantes de Cobija y Porvenir. El año pasado también vino el astrónomo suizo Philippe Kobel, quien visitó junto a Manuel de la Torre El Sena, Puerto Rico, Filadelfia y Porvenir donando a cada distrito visitó un telescopio tipo Galileo. Este astrónomo, que trabaja para la Agencia Europea Espacial, regresará este año con su equipo ‘Galileo Mobile’ con el fin de permanecer dos semanas en Pando visitando comunidades indígenas y distritos escolares, recopilando información y divulgando la astronomía” explica la presidenta de Astropando.

El investigador suizo destacó en su visita a Pando que se tiene un cielo espectacular porque no existe aún contaminación lumínica especialmente en el área dispersa de Pando; aunque hay una limitación durante la época de lluvias, por lo que las observaciones deben realizare entre mayo y agosto de cada año.

Según la representante de Astropando, salvo el Seduca, aún ninguna entidad cobijeña les brindó su apoyo, ni la Universidad Amazónica de Pando (UAP), la más llamada a ello, y tampoco el sector privado. Aunque no hay el apoyo debido, los integrantes de Astropando y de otras asociaciones de Astronomía, cosechan éxitos en eventos internacionales poniendo en alto el nombre de nuestro país. “En las Olimpiadas Internacionales, Bolivia cada año alcanza importantes logros, hace dos años en Rio de Janeiro se obtuvo medalla de oro y de bronce en el grupo que representó a Bolivia bajo la dirección del investigador Manuel de la Torre. La delegación pandina desde el 2008 logró una medalla de oro, dos de plata, dos de bronce y varias menciones de honor” destaca Ingrid Justiniano.

Esta entidad sin fines de lucro cuenta con 68 miembros desde los 10 años adelante. En el país existen asociaciones afines como Astrocruz de Santa Cruz o Icaros de Cochabamba que pertenecen a la Asociación Boliviana de Astronomía (ABA), la cual es parte de la Liga Iberoamericana de Astronomía (Liada).

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center