Data: marzo 30, 2015 | 14:56

JORGE KOMADINA RIMASSA | Hay por lo menos tres fuerzas opositoras

EL AUTOR Jorge Komadina Rimassa (Cochabamba, 1959) es sociólogo y analista político. Es responsable de la línea temática “Transparencia” del Centro de Estudios Aplicados a los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CEADESC). Komadina trabaja asimismo como docente e investigador de la Carrera de Sociología de la UMSS. Ha publicado diversos trabajos sobre temáticas políticas y culturales, entre ellos “El Poder del Movimiento Político” (PIEB, 2007) y “Informe de Transparencia Presupuestaria sobre la Prefectura de Cochabamba” (CEADESC, 2008). Forma parte de la “Red Departamental de Transparencia de Cochabamba”. Escribe habitualmente en la prensa local y en revistas especializadas.

EL AUTOR
Jorge Komadina Rimassa (Cochabamba, 1959) es sociólogo y analista político. Es responsable de la línea temática “Transparencia” del Centro de Estudios Aplicados a los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CEADESC). Komadina trabaja asimismo como docente e investigador de la Carrera de Sociología de la UMSS. Ha publicado diversos trabajos sobre temáticas políticas y culturales, entre ellos “El Poder del Movimiento Político” (PIEB, 2007) y “Informe de Transparencia Presupuestaria sobre la Prefectura de Cochabamba” (CEADESC, 2008). Forma parte de la “Red Departamental de Transparencia de Cochabamba”. Escribe habitualmente en la prensa local y en revistas especializadas.

El MAS sigue constituyéndose como la primera fuerza política nacional, no solamente por su presencia en las gobernaciones y las asambleas departamentales, sino también por la presencia importante que va a tener en algunas alcaldías de las ciudades capitales, y sobretodo en las provincias.

Lo interesante es que algunos casos son muy diferentes entre sí, en función de la ciudad de la cual se trate.

Los funcionarios públicos, las autoridades nacionales, los gobernadores y los alcaldes están obligados a trabajar y a coordinar actividades entre sí. De hecho, en algunos casos el MAS va a verse obligado a entablar negociaciones en los escenarios de los concejos municipales. Y la oposición, en algunos casos, tendrá que crear cierto tipo de consensos que permitan gobernabilidad. Lo que no puede existir es la hipótesis de un trabajo negativo, un boicot, un sabotaje a un opositor político.

Va a haber presencia de las oposiciones, porque en realidad hay por lo menos tres fuerzas opositoras grandes.

Para no crear escenarios de crisis de ingobernabilidad, estas fuerzas van a tener que, sin perder sus posiciones políticas, crear ciertos umbrales de consenso de gobernabilidad, incluso en La Paz, por ejemplo, donde hay un voto muy fuerte para el candidato opositor.

Hay una performance muy irregular y diferente de cada uno de los candidatos. Por ejemplo, a Felipa Huanca le va malísimo en La Paz, pero a Iván Canelas le va en Cochabamba muy bien, logra tener una amplia mayoría. En Pando igual, son votos duros, muy fuertes. En cambio, en las alcaldías de ciudades capitales, de los candidatos del MAS ninguno de ellos ha alcanzado a tener 50 por ciento . Entonces todo está en función del candidato, si es bueno o malo hay una percepción diferente. La elección del candidato ha sido fundamental, en algunos casos ha generado confianza (…). Otro factor que ha intervenido es la gestión previa, es decir, en algunos casos, notablemente en El Alto, la mala gestión de la anterior autoridad del MAS ha sido fundamental como para rechazarla y, como lo vamos a ver con los resultados provinciales, ha funcionado también el aparato político electoral del MAS, que está vinculado a las alcaldías y sindicatos campesinos, el voto duro.

Artículo original publicado por el diario Opinión, el 30 de marzo, 2015

OTROS COLUMNISTAS INVITADOS
elecciones2019



sopa de mani



Komadina



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center