Data: abril 9, 2014 | 17:34
La minería ilegal sobre la frontera destruye el río que nace en la Reserva Natural de Apolobamba y desemboca en el Titicaca. La contaminación causa una elevada mortandad de peces y de ganado camélido que pasta en las orillas…

Conflicto limítrofe del Suches resurge: Perú denuncia invasión de mineros bolivianos

Un campamento minero ilegal a orillas del río Suches. | Foto cortesía Correo del Perú

Un campamento minero ilegal a orillas del río Suches. | Foto cortesía Correo del Perú

© Silvia Antelo Aguilar | Redacción Sol de Pando

La Policía y el Ejército del Perú se movilizaron hacia la provincia de Huancané, en el departamento del Cuzco, con el fin de expulsar a mineros bolivianos que supuestamente habrían invadido el lado peruano del río Suches que marca hito entre ambos países.

En la zona fronteriza denominada «Perlas de Oro», en el distrito de Cojata —colindante con el municipio boliviano de Puerto Acosta— existe desde hace varios años un conflicto entre los mineros ilegales de ambos países. Esa minería ilegal ha contaminado la cuenca del Suches, en cuyas orillas los comunarios de la vecindad binacional desarrollan la cría de camélidos (llamas y alpacas).

Según informó en la víspera el diario Correo de Lima, “ante la denuncia sobre la invasión de un grupo de 25 mineros informales bolivianos, el jefe del Frente Policial Puno, general Alberto Villalobos Fernández, confirmó que un contingente policial ya se ha desplazado a la zona”. Los efectivos policiales desplazados cuentan con respaldo militar.

Villalobos precisó que se han dispuesto también equipos GPS para saber con precisión si los ciudadanos bolivianos en realidad han invadido el territorio nacional. La misión de los agentes de la policía es recabar información para luego emitir un informe a las instancias competentes. «Hasta donde sabemos se trata de un conflicto de intereses», dijo la autoridad al periódico peruano.

Tensión en la frontera

Según información proporcionada a Sol de Pando por Radio Pachamama de Puno, el gobernador regional de ese Departamento, René Calsín Anco, “mostró desinterés a la invasión territorial del distrito de Cojata de la provincia de Huancané, pese a que se confirmó que un grupo de mineros informales del lado boliviano están contaminando el río Suches”.
Calsín explicó que corresponde al Gobernador de Cojata ejercer su autoridad en el tema,  coordinando con entidades que protegen el medio ambiente. Dijo que la Gobernación de Puno intervendrá “sólo en caso de que rebase el problema”.
Por su parte, el director de la Dirección Regional de Energía y Minas, César Rodríguez Aguilar, manifestó al diario Correo que no es de su competencia intervenir en este caso, y señaló que será la Cancillería, en coordinación con la Policía Nacional del Perú, la que determine si el ilícito está realmente presente en la zona.
Sin embargo, precisa la nota de Correo, Rodríguez dijo que es importante recabar información en esta jurisdicción para luego dársela a conocer a la entidad gubernamental que corresponde, en este caso, también a las autoridades bolivianas. El funcionario recordó que desde el 2012 se ha venido registrando este tipo de situaciones, todas motivadas por la minería informal.
En agosto de ese año, el ejército del Perú protagonizó un incidente con mineros bolivianos en el río Suches, a los que se les incautó equipos y maquinaria pesada usados para la explotación de oro. El hecho obligó a la Cancillería boliviana intervenir para exigir la devolución de los motores incautados. Bolivia denunció que el ejército peruano procedió a la incautación sobre territorio boliviano, Perú alego lo contrario. «Estamos a la espera de la última verificación que está haciendo la Dirección de Límites y Fronteras de la Cancillería boliviana para determinar justamente las coordenadas limítrofes exactas donde se habrían producido los hechos», declaró entonces el vicecanciller boliviano Juan Carlos Alurralde según la agencia ABI.

Conflicto fronterizo y medioambiental latente

La laguna Suches, al pie de la coordillera de Apolobamba, dionde nace el principal río que desemboca en el Titicaca. Al otro lado del nevado,  comienza la Amazonia. | Foto Archivo

La laguna Suches, al pie de la coordillera de Apolobamba, donde nace el principal río que desemboca en el lago Titicaca. Al otro lado del nevado, comienza la Amazonia. | Foto Archivo

Sol de Pando requirió en fuentes de la Cancillería boliviana la posición del gobierno nacional ante la denuncia proveniente del Perú. La fuente consultada dijo que a la fecha no se ha tomado conocimiento de la misma, aunque se hará comunicación con la Embajada boliviana en Lima “para el seguimiento respectivo”.

Hace dos años, en mayo del 2012, las cancillerías de Perú y Bolivia conformaron una Comisión Técnica Binacional para tratar el problema de la contaminación del río Suches. La Comisión determinó crear una red de monitoreo para cuantificar el daño y de comprobarse su gravedad disponer la suspensión de toda actividad minera. Sin embargo el problema no ha sido resuelto ya que la minería ilegal persiste en la zona causando un daño ecológico en la cuenca fluvial y una alta mortandad del ganado camélido que pasta en las orillas.

Según un informe publicado por El Diario el 7 de noviembre del pasado año 2013 —citando al legislador departamental de La Paz Marco Mollericona, miembro de la Comisión Madre Tierra y Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa Departamental paceña—, las comunidades denunciaron que «la actividad pesquera ha bajado, las comunidades están sufriendo por la contaminación de las minas, hay muerte de animales, el agua ya no es bebible y muchas denuncias más”.

En el Perú un sector de mineros artesanos que exigen ser legalizados se ha declarado en huelga indefinida. El diario La República de Lima informó que la consejera de la provincia del Manu (departamento amazónico Madre de Dios) Karina Reyner Herrera, que apoya la huelga, sostuvo que hay una firme posición para combatir la minería ilegal y formalizar a los artesanales para que no contaminen y paguen impuestos. “Es bueno que haya interdicción de lo ilegal, pero también se debe mejorar la formalización”, dijo Herrera.

Por otra parte en Bolivia, tras las denuncias de contaminación generada por la explotación aurífera en la cuenca del río Suches, que afecta a tres provincias de La Paz, la Asamblea Legislativa Departamental inició en noviembre del 2013 la elaboración de una ley integral para regular la explotación minera del principal río que desemboca en el lago Titicaca.

El proyecto de ley fue planteado por los asambleístas Julio Yujra, Víctor León y José Mendoza, declarando de prioridad departamental el manejo integral de la cuenca del Río Suches en las provincias Camacho, Franz Tamayo y Bautista Saavedra. En sus artículos principales plantea promover la recuperación del río Suches, su preservación y conservación “de forma sustentable”.

El río Suches nace en la laguna Suches, a una altura de 4.605 metros sobre el nivel del mar, desde donde pasa a formar frontera con Perú en un tramo de 95 kilómetros hasta adentrarse en territorio boliviano discurriendo en un tramo de 79 kilómetros, para desembocar en el lago Titicaca, en total tiene una longitud de 174 kilómetros, siendo el principal afluente endorreico de este lago. La cuenca nace en los deshielos de la cordillera de Apolobamba, una reserva natural compartida por Perú y Bolivia donde comienzan a verse los primeros bosques de la Amazonia.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center