Data: noviembre 25, 2020 | 13:54
LA MUERTE DEL ÍDOLO CONMOCIONÓ AL MUNDO | “A veces me pregunto si la gente me seguirá queriendo”, declaró en la última entrevista que concedió el día en que cumplió 60 años, pocas horas antes de someterse a una delicada operación cerebral…

MARADONA, CUANDO MUERE UNA ESTRELLA

La muerte de Diego Armando Maradona este miércoles conmociona al mundo; la incredulidad por la noticia y la tristeza inundaron las redes sociales. | Foto EFE

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

[do action=»firma»]Redacción Sol de Pando | Agencias[/do]

El exfutbolista argentino Diego Armando Maradona sufrió un infarto en su casa y falleció este miércoles a los 60 años, mientras se recuperaba de una operación realizada el 3 de noviembre tras un hematoma subdural en la cabeza, según reportan varios medios argentinos.

Maradona había sido intervenido quirúrgicamente y la operación había salido bien, aunque según su médico había tenido durante su internación problemas de abstinencia al alcohol. De todos modos se recuperó y recibió el alta pocos días después.

La situación generó incluso una reconciliación con sus dos hijas mayores, Dalma y Gianina, con las que estaba distanciado hace algunos años. Además, su abogado fue más allá de los partes médicos y explicó que había tenido un derrame cerebral que lo tuvo cerca de la muerte.

“A veces me pregunto si la gente me seguirá queriendo”, había declarado el controvertido astro en la que sería la última entrevista que concedió, al periódico Clarín, el pasado 30 de octubre, día en que había cumplido 60 años.

Su deteriorada salud

La última imagen de de Diego Maradona con vida, después de su operación junto a su médico Leopoldo Luque. | Foto Clarín

A principios de este mes, Diego Maradona había sido operado de un edema cerebral en la Clínica Olivos, en el norte del Gran Buenos Aires. La lesión, un hematoma subdural crónico, había sido detectada luego de que el DT de Gimnasia aceptara ser internado tras presentar un cuadro de anemia acompañado por un bajón anímico que se había profundizado en las últimas semanas, en las vísperas de su cumpleaños 60.

El mal semblante de uno de los mejores futbolistas de la historia había quedado a la vista de todos durante los inoportunos festejos en la cancha de Gimnasia, en la previa del partido contra Patronato, de los que decidió participar pese a su endeble estado de salud y a los consejos de su entorno y de su familia.

El neurocirujano Leopoldo Luque, médico personal de Maradona desde 2016, fue el encargado de coordinar una operación que suele ser de rutina para los especialistas. 

«La operación salió bien y Maradona se despertó bien y ya está en su habitación de terapia, con todos los parámetros correctos. Tiene un pequeño drenaje que se le retirará mañana (por este miércoles)», sostuvo Luque la noche del 3 de noviembre en la puerta de la clínica y con decenas de fanáticos del Diez que habían ido a hacer una vigilia por su ídolo.  

El hematoma subdural crónico es un coágulo de sangre y de productos de la descomposición de la misma, de origen venoso, que se acumula lentamente entre la duramadre y la aracnoides.

La sangre se filtra de las venas formando una bolsa que sobresale y hace presión sobre el cerebro. Si la bolsa es lo suficientemente grande, puede lesionar o desgarrar el tejido cerebral cercano, lo que puede dañar el cerebro.

El origen es un trauma craneal del que generalmente no se tiene referencia. Se trata del caso de Maradona, más allá de que muchos de los pacientes que presentan estas lesiones también acarrean problemas partir de la ingesta crónica de alcohol, una adicción contra la que Diego luchó en los últimos años tras haber dejado definitivamente las drogas.

Tras la operación calificada como exitosa, Maradona fue dado de alta y se sometió a un reposo post-operatorio internándose en una cómoda mansión en el barrio El Tigre de Buenos Aires, donde falleció este miércoles.

La inmortalidad de su gloria

México 1986 fue el momento consagratorio de Maradona como el “jugador número uno del mundo”. | Foto archivo Sol de Pando

Diego Armando Maradona fue el capitán de capitanes en los momentos mas gloriosos de la Selección Argentina. Fue el debutante más joven, quedó al margen del triunfo del 78, pero luego condujo las consagraciones del Juvenil 79 y la mayor —histórica— en el Mundial 86 en México.

Diego fue la auténtica figura del seleccionado juvenil, formado por César Luis Menotti, que llegó a Japón para alzarse el 7 de setiembre de 1979 con el título mundial, superando por 3-1 a la entonces Unión Soviética.

De allí Maradona saltó al plantel mayor que, con vistas a 1982, contaba con los campeones mundiales del 78 y las promesas juveniles: Diego, Ramón Díaz, Barbas. Las giras europeas del 80 y 81 anunciaban un gran rendimiento. Sin embargo, eso no pudo plasmarse en España 82: la Argentina perdió en su debut con Bélgica, se repuso para clasificar.

El ciclo de Menotti concluyó después de ocho años y lo heredó Carlos Salvador Bilardo, con un estilo futbolístico distinto. Pero también, con la decisión de darle a Maradona todo el apoyo, inclusive la capitanía, por delante del “histórico” Passarella.

La clasificación para México 86 fue muy sufrida —llegó tras un ajustado partido con los peruanos, donde Passarella resultó decisivo— y Diego se preparó como nunca para su gran oportunidad. México 86 era un Mundial con equipos notables (Brasil, Francia, Alemania) pero un Diego inspirado, inigualable, condujo a la Argentina hasta el título. Los recuerdos se amontonan: el triunfo sobre Inglaterra con “el mejor gol de la historia” y “La Mano de Dios”, el siguiente sobre Bélgica, el 3-2 ante Alemania en la final…

México 1986 fue el segundo (y hasta hoy) último título argentino en el máximo evento del fútbol mundial. Pero también fue el momento consagratorio de Maradona como el “jugador número 1 del mundo”, en un sitial que hasta la década anterior había disfrutado O’Rei Pelé. Cuatro años más tarde, Diego —convertido en el ídolo del Nápoli, al que le aportó los dos únicos títulos de Liga italiana en su historia— llegó muy golpeado al Mundial. Justamente en un territorio que conocía muy bien.

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center