Data: diciembre 23, 2021 | 16:42
LA PERSISTENCIA DEL AISLAMIENTO VOLUNTARIO (II) | Los últimos Pacahuara originarios procrearon descendencia que reproduce los hábitos bosquímanos, manteniendo su lengua madre. Tienen nueve hijos gestados con parejas chacobas, más 13 nietos, niños entre seis meses de edad y 16 años que hablan el idioma pacahuara como su primera lengua. Suman una población total de 26 habitantes…

LOS 13 NIÑOS DEL PUEBLO PACAHUARA

Maro Yacu postrado en su hamaca y rodeado por los niños de Cachuelita. En primer plano, Busi Pistia Yacu y su nieto de seis meses, Buca Joel. | Fotomontaje Sol de Pando

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando en Riberalta

El sistema escolar de la TCO Chacobo-Pacahuara dispone de una escuelita primaria en la comunidad de Cachuelita y un colegio secundario en Alto Ivon, hasta donde se desplazan diariamente los niños y adolescentes que moran en las aldeas vecinas de Motacuzal y Tujuré. En ambos establecimientos la educación es trilingüe: chacobo, pacahuara y español.

En el encuentro que Sol de Pando sostuvo con el clan de Buca Yacu en Puerto Tujuré, el 9 de noviembre, pudimos conocer a varios de sus sobrinos, uno de ellos Rabi Alberto Chávez Yacu, el Capitán Grande, hijo de la fallecida Baji Yacu, emparentado maritalmente con la élite chacoba del clan Ortiz. Su esposa, Mery Ortiz Vaca, es descendiente de los caciques chacobos que dieron cobijo a Papa Yacu y sus dos esposas e hijos (Buca y Busi los mayores) cuando aquella familia pacahuara llegó de Pando, en 1968.

Siete de los nueve sobrinos de Buca (dos permanecen solteros) se casaron o concubinaron, al igual que sus progenitores, con parejas provenientes de la antigua élite chacoba de Alto Ivon que descienden de los fundadores de la hoy TCO Chacobo-Pacahuara.

Los descendientes consanguíneos de Papa Yacu y sus dos esposas, suman hoy una población total de 26 pacahuara-hablantes.

Busi Pistia y Buca Yacu junto a sus sobrinos y nietos, en Puerto Tujuré. | Foto Paul H. Alejandro García – Sol de Pando

Hijos y nietos que conservan los genes Pacahuara

Después de la muerte de Busi y Baji, sobrevivieron en el núcleo pacahuara originario los últimos cuatro que hemos entrevistado: Busi Pistia (hermana menor de Busi y Baji), y sus primos Buca, Toi Guadalupe y Maro.

El patriarca Buca y la fallecida Busi se casaron en contra de los preceptos cristianos; pero no tuvieron descendencia. Hay diversas versiones sobre las causas de esa infertilidad; entre ellas, la más probable, que los predicadores norteamericanos del Instituto Lingüístico de Verano (ILV) esterilizaron a Busi en represalia por su negativa a ser evangelizada.

La fallecida Baji, casada con un jefe chacobo, tuvo dos hijos con una descedencia de tres nietos. Su hermana sobreviviente, Busi Pistia, tuvo dos hijos de progenitor chacobo y tiene cinco nietos nacidos de la hija mayor, casada con un líder chacobo. La prima de Busi Pistia, Toi Guadalupe, tuvo tres hijos de padres chacobo, con una descedencia de cuatro nietos. Finalmente, el hermano menor de Buca y Toi, Maro —casado con una chacoba—, tiene dos hijos y un nieto.

Los niños Pacahuara son educados bajo la cultura y la memoria de los pueblos amazónicos en aislamiento voluntario. | Foto Paë Yacu – Sol de Pando

«Pacahuarización» dominante en territorio chacobo

En todo caso, aquella red de nexos maritales que establecieron pacahuaras y chacobos al menos durante los últimos 40 años (que es la edad del capitán grande, Rabi Alberto, el mayor de los primos), puso en evidencia un tipo de dominancia genética, cultural y espiritual —pero sobre todo lingüística— de lo Pacahuara sobre lo Chacobo.

Son los chacobos de este entorno quienes se han pacahuarizado, no al revés. Los 13 niños de este clan tienen el pacahuara como su lengua principal; pero también dominan a la perfección el español y el chacobo, son trilingües. “Todos mis sobrinos hablan el pacahuara, todos sin excepción”, asegura el Capitán Grande.

Le pregunto a Busi Bárbara Chávez, niña de 13 años, si es chacoba o pacahuara. “Soy pacahuara”, responde enfática; ella es hija del chacobo Alberto Ortiz Vaca y de la pacahuara Rosmery Durán Yacu, la hija fecunda de Busi Pistia; la niña es la consentida de su abuela y de su tío abuelo Buca.  A otros niños del clan con parecida herencia genética —Rabi Chávez, Gêrë Harold Ortiz, Mêya Violeta Ortiz, Ibã Chávez, Rabi Chávez y Baita Rubí Ortiz, cuyas edades oscilan entre los nueve y  cuatro años—, les pongo en la misma disyuntiva y responden sin vacilar: “pacahuaras, somos pacahuaras”.

En su resistencia cultural y linguística, el pueblo Pacahuara perfila un futuro en el cual su paulatino crecimiento vegetativo pone en evidencia su derecho territorial conculcado hace más de medio siglo. | Foto Paul H. Alejandro García – Sol de Pando

Colapso territorial del paraíso protestante

Aquel crecimiento vegetativo con un aumento regular de nacimientos, sin el control de la natalidad que imponía el ILV, ha hecho que el paraíso chacobo-pacahuara del protestante Gilbert Prost termine colapsando, tocó fondo; la parcela agrícola se reduce a su mínima expresión, la ganadería se estanca, la caza es nula, la pesca se reduce, la castaña ya no es pródiga para todos. Y la pobreza se expande, lo mismo para chacobos que para pacahuaras.

Allí, el norteamericano soñaba instaurar un modelo judeo-cristiano del paraíso terrenal, habitado por devotos indígenas profiriendo parábolas bíblicas en sus lenguas nativas, como si fueran menonitas, con la bendición y el financiamiento de USAID. Prost había concebido una utopía monstruosamente neocolonial, funcional a los propósitos etnocidas del extractivismo en ascenso, lo cual se ha consumado con rasgos de una tragedia humana que aún es posible revertir. Estamos a tiempo…

Continuará

LINKS RELACIONADOS

pueblos-indigenas

datos-y-analisis

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center