Data: diciembre 10, 2012 | 16:18

EDITORIAL | Carta del Director de Sol de Pando al periodista Humberto Vacaflor

No les daremos el gusto de paralizarnos de miedo a aquellos que intentaron extorsionarnos condicionando nuestra existencia y nuestra libre circulación al pago de limitar nuestra labor a un periodismo “estatal” y cómplice de las imposturas oficiales. Sol de Pando no nació para ser un periódico partidista ni mucho menos un periódico del sicariato. Nació más bien contra los sicarios, para combatirlos y desterrarlos de Pando; pero ahora somos nosotros los desterrados por decisión de quienes hoy son los nuevos caciques de esos mismos sicarios…

Cochabamba, diciembre 8 | 2012

Don Humberto querido,

Me encuentro en Cochabamba en un refugio seguro manteniendo las ediciones diarias de nuestro periódico que está obligado a ser digital ya que la edición impresa está prohibida de circular en Cobija, bajo amenaza de muerte. Aunque no lo estoy ni debería estarlo, me siento clandestino, ya hace mucho tiempo. Pero igual estamos elaborando nuestra última edición impresa del año, que llegará a Cobija antes de la Navidad, no les daremos el gusto de paralizarnos de miedo a aquellos que intentaron extorsionarnos condicionando nuestra existencia y nuestra libre circulación al pago de limitar nuestra labor a un periodismo “estatal” y cómplice de las imposturas oficiales. Sol de Pando no nació para ser un periódico partidista ni mucho menos un periódico del sicariato. Nació más bien contra los sicarios, para combatirlos y desterrarlos de Pando; pero ahora somos nosotros los desterrados por decisión de quienes hoy son los nuevos caciques de esos mismos sicarios.

Es por eso que Sol de Pando está forzado hoy a ser un periódico de trinchera, sin que nunca se lo haya propuesto; aunque en todo caso nuestra trinchera es la sociedad civil. Quisimos ser un periódico sin trincheras, del triunfo revolucionario y de una nueva democracia para todos los bolivianos, llevando al país, con una feliz mirada indígena, las buenas noticias de un florecimiento cultural en la educación, de honestidad y transparencia en una gestión pública orientada a erradicar eficazmente la pobreza, de un auténtico fortalecimiento fronterizo integrándonos productiva y armoniosamente con nuestros vecinos; pero no encontrábamos la materia informativa para seguir esa línea de trabajo; la realidad nos arrojaba otros datos, poniéndonos en el dilema de seguir militando en la ilusión y la mentira, manteniéndonos en la cobarde obsecuencia, o de informar lo prohibido, ateniéndonos a las consecuencias. Ya ve que optamos por lo último, porque después de todo no hemos dejado de ser revolucionarios, fieles a esa sabia premisa del Che libertario: “La verdad es revolucionaria, la mentira es reaccionaria”.

Silvia me informa que Ud. ha tenido el noble gesto de mencionarnos en su magistral discurso durante la entrega del Premio Nacional de Periodismo. No sabe el valor que tienen para nosotros esas palabras suyas, tan solidarias y propias de un auténtico maestro del periodismo boliviano, cuando más bien la línea impuesta por la soberbia sectaria y mezquina, de la izquierda siniestra y de la derecha discriminadora —dos buitres angurrientos de poder que ensangrientan y despedazan al país por igual y solo se diferencian por el color de sus plumajes— es la de “ningunearnos” a toda costa.

En todo momento Sol de Pando ha sido solidario con los tres medios colegas que están siendo objeto de una ilegal querella criminal a demanda del Ministro de la Presidencia que desconoce deliberadamente la vigencia de la Ley de Imprenta; pero en los discursos y crónicas de la prensa dominante el problema de la libertad de prensa en Bolivia parece reducirse persistentemente a la situación de esos tres medios exclusivamente, como si la proscripción, persecución y otras tentativas criminales (incluso intentos de asesinato), y también juicios penales, que enfrentamos los periodistas de Sol de Pando fuesen una divertida anécdota que hay que olvidar y omitir incluso en los anuarios de la gran prensa comercial.

Por todo ello agradecemos sus palabras de todo corazón don Humberto, dichas en tan solemne acto; estamos conmovidos de verdad por ese gesto de justicia tan bien expresado por usted. Y aprovecho la ocasión para rendirle mi homenaje de profundo respeto, admiración y cariño, entrañable colega, a nombre mío y de Silvia, a nombre de Sol de Pando.

Le mando un fuerte abrazo;

Wilson García Mérida
DIRECTOR DE SOL DE PANDO
.
LINKS RELACIONADOS SOBRE LA PROSCRIPCIÓN SISTEMÁTICA A SOL DE PANDO
LINKS RELACIONADOS SOBRE LA REARTICULACIÓN DE LOS SICARIOS EN PANDO
LINKS RELACIONADOS EN EL BLOG DE SOL DE PANDO