Data: Marzo 12, 2013 | 16:41

EDITORIAL | Amalia Pando, John Arandia, gracias

EN LA IMAGEN: John Arandia con los galardones del banco Bisa al mejor periodismo televisivo en el 2012; Amalia Pando y Andrés Gómez con el premio de la misma entidad a Erbol al mejor periodismo radial; Antonio Vargas y Juan Carlos Arana de la Aplp; la entonces directiva de la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz, y periodistas de Cobija en el Puente de la Amistad reportando el exilio de Sol Pando en Brasiléia, en octubre del 2012.

EN LA IMAGEN: John Arandia con los galardones del banco Bisa al mejor periodismo televisivo en el 2012; Amalia Pando y Andrés Gómez con el premio de la misma entidad a Erbol al mejor periodismo radial; Antonio Vargas y Juan Carlos Arana de la Aplp; la entonces directiva de la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz, y periodistas de Cobija en el Puente de la Amistad reportando el exilio temporal de Sol Pando en Brasiléia, en octubre del 2012.

De no haber mediado la voz firme de nuestros colegas de todo el país, los sicarios que irrumpieron en el hotel para secuestrarnos habrían logrado su objetivo de hacernos desaparecer durante ese terrorífico fin de semana. Esa impune tentativa marcó el retorno de los sicarios a Cobija, donde hoy resulta imposible ejercer el periodismo libre…

Pagina EditorialLa noche del viernes 12 de octubre unos desconocidos nos esperaban en el hotel de Cobija donde los editores de Sol de Pando nos hospedábamos cumpliendo nuestra labor en esa ciudad.  “No vengan, los van a coger”, nos advirtieron de la recepción del hotel vía celular.

Conscientes del alto riesgo que suponía para nuestra integridad física ser apresados en fin de semana y en horas de la noche —refugiados en el café internet donde veníamos  editando la noticia sobre la muerte del padre Gregorio Iriarte—, no atinamos sino a llamar a colegas de La Paz; pensamos sin vacilar en John Arandia y Amalia Pando.

John captó en el acto el delicado cuadro y abrió la emisión de su programa en Cadena A, “Todo a pulmón”, denunciando el criminal acoso. El país entero supo del riesgo que corríamos y es indudable que ello frenó en seco la terrorífica tentativa de sacarnos del hotel con rumbo desconocido. En Cobija, el colega Reynaldo Viraca nos acompañó al hotel despejando el miedo y no tardaron las represalias contra ese noble periodista.

Al día siguiente en su programa matinal de Erbol, Amalia Pando desplegó todas sus capacidades persuasivas y disuasivas para dejar establecido que si algo nos sucedía en las horas siguientes, había más que evidencias circunstanciales que indicaban sin dudas de dónde venía la mano.

Los correos electrónicos que difundimos la noche del acoso movilizaron a toda la prensa nacional, especialmente en La Paz, Santa Cruz y Cochabamba. El Diario destacó en su primera plana nuestra decisión de huir al Brasil para proteger nuestra edición recién impresa; en Santa Cruz la Federación de Trabajadores de la Prensa dirigida por el colega Francisco Arauz propició una conferencia de prensa defendiéndonos; y la Aplp con Antonio Vargas hizo lo suyo.

En Brasil nos informamos que quienes irrumpieron en nuestro hospedaje, eran sicarios con la misión de hacernos desaparecer.

=================================

Respuesta al Viceministro de Gobierno | 25 de marzo, 2013

EN DEFENSA DE AMALIA PANDO

Pérez, el Viceministro de Régimen Interior, salió esta tarde, demasiado tarde, a desmentir algo que desde el viernes pasado hemos pedido al Gobierno nos desmienta: que nos digan que el narco-sicario pandino Mauro Vásquez no fugó de Chonchocoro.

Apenas nos llegó la versión desde dentro el penal, el jueves 21 de marzo, lo primero que hice fue llamar a la ministra de Comunicación, Amanda Dávila, para confirmar o desmentir el dato de fuente oficial directa. La Ministra me colgó el teléfono y al día siguiente, viernes, le envié un mensaje de texto vía celular a las 12:30, lo mismo que al ministro de Gobierno Carlos Romero (que tampoco respondió mi llamado) solicitándoles de modo explícito lo siguiente: “nos confirme la versión sobre la presunta fuga de Mauro, y si pudiera facilitarnos una entrevista con él (“Mauro”, nr) si fuera falsa la versión. Si fugó, esperamos las garantías y protección para nuestra seguridad física”.

Entre el viernes, sábado, domingo y lunes, no tuve ninguna respuesta a aquella solicitud transmitida de mi parte a ambos ministros; mucho menos sobre la posibilidad de que podamos entrevistarnos personalmente con Mauro Vásquez.

Fue después de aquella falta de respuesta gubernamental que emití un comunicado dirigido selectivamente a algunos de mis colegas periodistas, advirtiendo sobre esa presunta fuga y la necesidad de una aclaración oficial por parte del Gobierno.

Hoy lunes en la mañana fui entrevistado por la colega Amalia Pando en su programa “En Directo” de radio Erbol, en la cual reiteramos el pedido para que se aclare aquella versión. Por supuesto que con la rigurosa ecuanimidad que le caracteriza, Amalia Pando procuró contacto con todas las autoridades pertinentes para conocer la versión oficial, y ninguna de ellas quiso atender su insistente requerimiento.

Finalmente la aclaración oficial llegó mediante una conferencia de prensa convocada en la tarde por el viceministro Pérez, en un tono agresivo y prepotente que despierta más dudas que certezas. El señor Pérez no tiene ninguna autoridad moral para poner en duda la ética periodística de Amalia Pando, y menos de acusarla de un “manejo irresponsable” de la información por no “corroborar” la misma. A los periodistas que ejercemos nuestra labor como el apostolado que es, doña Amalia Pando nos enseñó a verificar en todo momento, a “corroborar” la información que disponemos, y eso es lo que hemos intentado hacer desde el viernes 22 de marzo sin tener respuesta alguna, compartiendo de manera muy selectiva esa versión con algunos de nuestros colegas. No es culpa nuestra si las autoridades no quisieron en su momento colaborarnos en esa “corroboración” exigida tan extemporáneamente por este señor Pérez.

Pérez nos acusa de hacerle “daño a la democracia” por haber difundido públicamente aquella versión que requería, también públicamente, la inmediata aclaración oficial que venimos exigiendo durante tres días de silencio gubernamental. Daño a la democracia es el que se comete incorporando a narcotraficantes y sicarios en los aparatos represivos del Estado, como sucedió durante los últimos cinco años en Cobija. Daño a la democracia es pactar con los mismos sicarios leopoldistas que dispararon contra indefensos campesinos en Porvenir el 2008 brindándoles hoy más privilegios que a los propios militantes del MAS.  Daño a la democracia es promover escaladas delictivas y  mantener impunes crímenes y latrocinios, con mentiras y amenazas, como si el Estado Plurinacional estuviera condenado a devenir más temprano que tarde en un Estado delincuencial.

Este señor Pérez, más allá de demostrar fehacientemente que Mauro Vásquez permanece en su celda de Chonchocoro se dedicó a denostar de manera cobarde y ruin a la periodista Amala Pando, pidiendo a los ejecutivos de Erbol que la sancionen y la censuren por haber entrevistado a Wilson García Mérida. Me es muy familiar bajeza tal; la sufrimos ya en Cobija donde los periodistas que anunciaban la llegada de Sol de Pando eran echados de sus medios so pena, para las gerencias de esos medios, de sufrir extorsivamente suspensión de contratos publicitarios estatales.

Finalmente, otra falsedad proferida hoy en la “aclaración” de Pérez, lo que me lleva con más convicción a desconfiar de su palabra, consiste en acusarnos de que estamos buscando “desprestigiar al gobierno”, vinculando al gobierno de Evo Morales con el narco-sicario Mauro Vásquez. Nada más falso. ¿Acaso no usó este señor Pérez, cuando lo presentó el día de su traslado a Chonchocoro,  una fotografía de “Mauro” extraída de una nota en la edición digital de Sol de Pando en la que demostramos los vínculos estrechos y personales de Mauro Vásquez y el Ministro de la Presidencia? El día de la detención de Vásquez, llamé personalmente a Carlos Romero felicitándole por esa acción que enaltece la gestión de Gobierno en la lucha contra el narcotráfico, poniéndome a su disposición para colaborar en esa loable tarea.

Otra cosa es que un Ministro de la Presidencia —y no todo el Gobierno como afirma mañosamente este señor Pérez atribuyéndonos tal insidia a Amalia y a mí— abusando de la confianza y del excesivo poder que le delegó el presidente Evo Morales, sea un factor de distorsión en esa lucha bien llevada, hasta ahora, por Romero y su equipo en el área; aunque después haya sido Quintana, ante la irremediable caída de su aliado narcotraficante, quien haya “sugerido” arteramente su traslado a Chonchocoro.

En ese contexto, al que debo añadir los dos intentos de asesinato que eludí a sicarios de Mauro y su Ministro, es natural que una versión sobre su fuga nos ponga en máxima alerta; y es una pena que este señor Pérez salga aclarar nuestra justa susceptibilidad con un discurso y una actitud que me recuerda a los tiempos de García Meza, cuando el narco-sicariato nos obligaba a andar con el testamento bajo el brazo.

Cochabamba, marzo 25, 2013

 

Wilson Garcia Mérida

Dirtector Sol de Pando | Afiliado Nro. 110 de la Fstpc

PD: Reproduzco a continuación el comunicado que emití, de modo restrictivo dirigido a mis colegas, el pasado viernes 22 de marzo:

Estimados colegas

En mi condición de director del periódico amazónico de circulación nacional Sol de Pando y como periodista afiliado Nro. 110 de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba (Fstpc), pongo a consideración de ustedes la siguiente denuncia:

1.       Hemos recibido comunicación proveniente de un interno del penal de máxima seguridad de Chonchocoro, dando cuenta que Mauro Vásquez Guerra, jefe de una banda de sicarios en Pando que participaron en la matanza de Porvenir en septiembre del 2008 y reo por narcotráfico arrestado en Cobija el pasado 18 de noviembre —y luego trasladado a La Paz— se habría fugado de Chonchocoro en fecha no especificada. Consideramos a dicha fuente que nos contactó desde dentro la cárcel con carácter confidencial, de muy alta confianza.

2.       De ser evidente esta información —que es deber de las autoridades pertinentes confirmar o desmentir, ya que nos fue imposible acceder a la fuente oficial (intenté comunicarme infructuosamente con la Ministra de Comunicación)— se trataría de la segunda fuga que protagoniza el señor Mauro Vásquez de la cárcel más segura de Bolivia, con indudable apoyo directo del Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

3.       En septiembre del 2008, tras ser recluido en mayo de ese mismo año también en Chonchocoro, Mauro Vásquez fue excarcelado e incorporado por el ministro Quintana en un equipo de inteligencia que apoyó estrechamente al Comando Amazónico de las FF.AA. asentadas en Pando, conjuntamente un grupo elite de satinadores egresados de la Escuela de Cóndores de Sanandita. Como parte de la negociación entre Quintana y Vásquez, éste entregó al Ministro de la Presidencia un video filmado por los mismos sicarios que entonces trabajaban para el prefecto Leopoldo Fernández, donde se los ve disparando contra indefensos campesinos leales al presidente Evo Morales que fugaban de la masacre cruzando a nado el río Tahuamanu. Los sicarios que disparaban pertenecían a la banda de Mauro Vásquez y algunos de ellos actualmente prestan servicios en la Gobernación de Pando por influencias directas de Juan Ramón Quintana.

4.       A raíz de esa inmoral alianza entre Quintana y “Mauro”, el narcotraficante reactivó e intensifico impunemente durante los últimos cuatro  años la ruta de la cocaína peruana hacia el Brasil, usando como puente las poblaciones desguarnecidas de Bolpebra y Cobija; además de volver a generar extrema inseguridad en Pando con el recrudecimiento del sanguinario sicariato, extorsiones financieras, secuestros y prostitución infantil, que son las habituales actividades de Mauro Vásquez conexas al narcotráfico.

5.       Sol de Pando enfrentó en carne propia las consecuencias de esta escalada delincuencial promovida exprofesa e impunemente por Quintana en el norte amazónico de Bolivia. El 11 de julio del 2011 funcionarios de la Gobernación de Pando incautaron 2.000 ejemplares de nuestra edición impresa, aterrorizando a nuestras canillitas y destruyendo nuestra red de voceadores, acción en la cual participaron además del director departamental de Ademaf, un sicario de la banda de Mauro Vásquez conocido como “Chito” López, quien perpetró la matanza de Porvenir como dependiente de Leopoldo Fernández disparando contra campesinos del MAS; aunque posteriormente fue incorporado al grupo de seguridad personal del gobernador Luis Flores Roberts por instrucción de Juan Ramón Quintana. Tras la incautación de los 2.000 ejemplares, “Chito” López tenía la misión de asesinar a los editores de Sol de Pando, para lo cual el matón se puso en campaña abiertamente averiguando el lugar de nuestro hospedaje en la ciudad de Cobija. Afortunadamente para nosotros, el sicario oficialista fue hallado muerto a orillas del río Tahuamanu, a una semana de la incautación de Sol de Pando, en 22 de julio del 2011, con signos inequívocos de un ajuste de cuentas entre narcotraficantes. Posteriormente, en 12 de octubre del pasado año, dos desconocidos intentaron secuestrarnos en el hotel de Cobija donde nos hospedábamos en ocasión de reanudar las ediciones impresas de Sol de Pando; ese intento criminal fue desbaratado gracias a nuestros colegas de la prensa nacional que nos auxiliaron con sus denuncias, y también porque alcanzamos a refugiarnos en el Brasil, país donde nos informamos que quienes irrumpieron en el hotel no eran funcionarios judiciales, sino sicarios pertenecientes a la banda de Mauro Vásquez Guerra.

6.       Las actividades criminales de la banda de Mauro Vásquez en Pando han recrudecido de tal modo que el propio gobierno del Brasil teme por la seguridad de sus habitantes en los municipios vecinos de Brasiléia y Epitaciolandia. En esta última ciudad brasileña fue asesinado en diciembre pasado  el ciudadano Vicente Rocha, quien colaboró con Sol de Pando en relación a unos negociados familiares del gobernador Flores; de tal modo que la criminalidad e inseguridad generadas en Cobija han traspasado incluso la frontera, deteriorando las relaciones bilaterales entre Bolivia y Brasil. En ese contexto Mauro Vásquez fue detenido a fines del año pasado, en una operación exclusivamente efectuada por la Policía Nacional con autorización del Ministerio de Gobierno. Se sabe que el ministro Carlos Romero comunicó de aquella sorpresiva captura al Ministro de la Presidencia, en vista de que éste es una especie de “tutor” del territorio amazónico. Curiosamente, Juan Ramón Quintana le recomendó al Ministro de Gobierno, como lavándose las manos, el traslado de Mauro Vásquez a la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro arguyendo, en palabras de Quintana, que el detenido era “un hombre muy peligroso”. Nos llamó poderosamente la atención aquella doble moral de Quintana, pues parecía haber traicionado a uno de sus más activos colaboradores en el esquema de inteligencia dentro el Comando Amazónico. Indudablemente Mauro Vásquez tiene mucho que aclarar en relación a sus vínculos directos con el Ministro de la Presidencia. Creemos que con su “fuga” y desaparición de Chonchocoro, Mauro Vásquez ya no podrá decir su verdad ante las instancias legales del país.

7.       Deseamos sinceramente que la versión sobre la desaparición de Mauro Vásquez de Chonchocoro sea desmentida oficialmente y  que el proceso contra este ciudadano siga su curso hasta que se transparenten todas las verdades del caso. Pero si es evidente que Mauro Vásquez ha vuelto a ser excarcelado como sucedió en septiembre del 2008, indudablemente la seguridad y la integridad física de los editores de Sol de Pando se hallan en grave e inminente riesgo, mucho más que antes. En horas pasadas hemos dirigido mensajes de texto a los ministros de Gobierno y de Comunicación exigiendo las máximas garantías para nosotros y nuestras familias.

8.       Finalmente, exhorto una vez más al Presidente del Estado Plurinacional, compañero Evo Morales Ayma, “desquintanice” de una vez su gobierno, pues manteniendo en su estrecho entorno a Quintana, el Presidente está permitiendo, sin duda engañado en su buena fe, una rearticulación incluso golpista de las fuerzas oscuras del narcotráfico y del fascismo militarista que van sentando las bases de un Estado delincuencial similar al de García Meza, a medida que se va debilitando el perfil indígena, revolucionario y democrático del propio Evo Morales, debido a insana influencia de Quintana en el entorno palaciego.

Agradezco una vez más a mis colegas de la prensa por su apoyo y solidaridad en estas circunstancias tan indeseables para el ejercicio de nuestra labor.

Cochabamba, marzo 22 del año 2013

Wilson Garcia Mérida

Dirtector Sol de Pando | Afiliado Nro. 110 de la Fstpc

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ