Data: abril 11, 2013 | 13:32
Previo a su designación como Presidente de Golden Arrow, Carlos Fernández Mazzi presidió otra compañía aurífera también canadiense, Dicon Gold Inc., que opera en Colombia

Fernández Mazzi preside trasnacional aurífera del Canadá

Carlos Fernández Mazzi, destacado operador de proyectos trasnacionales mineros. Participó en San Cristóbal de Potosí con Apex Silver y por breve tiempo en el Mutún de Santa Cruz con Jindal.

Carlos Fernández Mazzi, destacado operador de proyectos trasnacionales mineros. Participó en San Cristóbal de Potosí con Apex Silver y por breve tiempo en el Mutún de Santa Cruz con Jindal.

El empresario boliviano Carlos Fernández Mazzi asumió la presidencia de la trasnacional aurífera canadiense Golden Arrow Resources, subsidiaria del Grupo Grosso que opera desde mediados de los años 90 en yacimientos auríferos y argentíferos de Argentina. La especialidades de esta empresa son básicamente la prospección y exploración de vetas con minerales estratégicos que se encuentran bajo control productivo y comercial de varias trasnacionales en Sudamérica, incluyendo Bolivia.

En pasados años la compañía descubrió dos importantes proyectos mineros en Argentina: Navidad Silver, en la provincia Chubut, que producirá concentrados de cobre-plata y plomo-plata, ahora de propiedad de Pan American Silver, y la mina de oro Gualcamayo, en la provincia andina de San Juan, operada al presente por Yamana Gold Inc.

“Estoy muy complacido de contar con Carlos en este puesto en un momento muy particular para la empresa. Su experiencia en la administración exitosa y liderazgo de importantes proyectos mineros nos ha hecho elegirlo para conducir la compañía hacia un crecimiento significativo”, afirmó Joseph Grosso, Presidente del Directorio de Golden Arrow.

La compañía canadiense resaltó en su página web la trayectoria profesional del boliviano Fernández Mazzi subrayando la “enorme” experiencia que acumuló y destacando su trabajo —también fuera del ámbito minero— como Presidente de la Fundación Clinton dentro un programa para la reducción de la pobreza.

Previo a su designación como Presidente de Golden Arrow, Carlos Fernández Mazzi  presidió otra compañía aurífera también canadiense,  Dicon Gold Inc., que opera en Colombia. Golden Arrow y Dicon Gold tienen su sede central en Vancouver.

Proyectos mineros en Bolivia

Golden Arrow difundió el currículum de su nuevo presidente destacando «su liderazgo el desarrollo del Proyecto San Cristóbal en Bolivia como CEO local a cargo en la estrategia, el financiamiento e implementación de uno de los proyectos más grandes del país. Con una inversión de más de mil millones de dólares en uno de los distritos más pobres del Bolivia, este proyecto ganó reconocimiento internacional por sus soluciones sostenibles para el desarrollo humano en combinación con el desarrollo de capital social brindando oportunidades económicas a las comunidades por medio de iniciativas empresariales sociales».

Fernandez Mazzi presidió San Cristobal cuando aquel yacimiento se hallaba bajo propiedad de la norteamericana Apex Silver Mines hasta enero del 2009, cuando por la quiebra de ésta el complejo que funciona en Potosí fue vendido a la japonesa Sumitomo. Según el ex ministro de Hidrocarburos del actual gobierno boliviano, Andrés Soliz Rada, Apex Silver tenía como uno de sus socios al multimillonario especulador bursátil George Soros.

El julio del 2011, Fernández Mazzi fue designado Presidente de la empresa indú Jindal que se adjudicó la explotación del yacimiento de yerro del Mutún en el Precámbrico de Santa Cruz, cargo al cual renunció un mes después de manera sorpresiva.

«Yo acepté el desafío de liderar este proyecto y estuve menos de un mes”, señaló el ex ejecutivo de Jindal en declaraciones exclusivas a Radio Fides, según divulgó el periódico electrónico de aquel medio radial y reproducido por la Agencia de Noticias Fides (ANF).

Carlos Fernández Mazzi justificó su decisión argumentando que tal como está organizada actualmente la empresa siderúrgica, “no puedo agregar valor como yo quisiera”.

Pocos días antes de su renuncia, Fernández Mazzi había anunciado la reestructuración de Jindal Bolivia, precisamente para emprender una nueva fase del proyecto siderúrgico que debía completar una inversión de $us 600 millones hasta abril del 2012.
LINK RELACIONADO
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center