Data: junio 16, 2014 | 6:16
PROBLEMA SIMILAR AL TIPNIS | Gobierno no retrocede en su decisión de construir un puente cuyo acceso atravesará la zona urbana turística de la población amazónica con más fallas geológicas del país…

Se lanzó licitación para abrir acceso carretero por medio de la ciudad de Rurrenabaque

La población de Rurrenabaque está movilizada desde el año 2010 exigiendo cambiar el trazo del puente y el proyecto carretero necesarios para vincularse con San Buenaventura. | Foto Archivo

La población de Rurrenabaque está movilizada desde el año 2010 exigiendo cambiar el trazo del puente y el proyecto carretero necesarios para vincularse con San Buenaventura. | Foto Archivo

[do action=»firma»]Redacción Sol de Pando[/do]

“Jamás nos opusimos a la construcción de la carretera y el puente que nos vinculará con la zona azucarera de San Buenaventura; sólo exigimos  que ese trazo caminero no parta por la mitad la ciudad turística de Rurrenabaque y se lo ejecute con un diseño alternativo que ya existe”,  declaró el experto ambientalista y presidente del Comité Impulsor del Puente de Rurrenabaque, Daniel Manzaneda.

Manzaneda, quien es además miembro del Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade), denunció que el pasado 8 de mayo la Administradora Boliviana de carreteras (ABC), lanzó una nueva licitación para la ejecución de una obra caminera vetada incluso por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que inicialmente financiaba el proyecto pero ante los evidentes riesgos ambientales del mismo, retiró los fondos en enero del pasado año.

El diseño de la carretera de acceso establece que el puente atravesará el casco viejo y turístico de Rurrenabaque y de San Buenaventura, y afectará a la mayoría de los centros educativos, hospitales, zonas urbanas y turísticas de ambas poblaciones, y las serranías que son Reserva Municipal.

Se calcula, según estudios de la propia ABC, que en los próximos años circularán diariamente por ese puente más de 1.500 vehículos y para 2031 serán 3.278. Los habitantes de Rurrenabaque temen que la ciudad se convierta en un pueblo de tránsito de camiones de alto tonelaje cargados de madera, castaña o mercadería internacional.

Sin embargo, dice Manzaneda, “el tráfico será aún mayor que lo que calculan las proyecciones de la ABC, debido a que los estudios a diseño final no consideran el impacto del ingenio azucarero de San Buenaventura y la cantidad de camiones de caña y transporte de productos derivados que circularán de ida y retorno”.

Con tal cantidad de vehículos circulando por la zona, dicen los pobladores benianos, se acabará la tranquilidad de la que disfrutan al año casi 52 mil turistas nacionales y extranjeros, lo que irremediablemente afectará al turismo, una actividad que genera alrededor de tres millones de dólares anuales para la región beniana.
El Comité Impulsor del Puente Rurrenabaque – San Buenaventura calcula que si solo uno de cada 10 visitantes dejara de visitar la zona, causaría un daño económico de por lo menos 600 mil dólares al año.

Además de afectar a la actividad turística y generar serios perjuicios económicos, el proyecto de la ABC afectaría la salud, seguridad y educación de la población ya que el tráfico vehicular pasaría por delante o cerca de los 10 centros educativos y saturaría las principales zonas escolares y urbanizadas, advierte el experto del Fobomade.

Lo más grave, dice Manzaneda, es que el camino de conexión con el puente cruzará asimismo por las serranías asentadas sobre una falla geológica que ocasiona aludes y derrumbes durante temporadas de lluvia, como el desastre que esta población sufrió durante las inundaciones de enero de este año con el saldo de una decena de muertos aplastados por el alud. “El proyecto caminero de la ABC agravará las consecuencias letales de estas fallas geológicas en las serranías que rodean a la ciudad de Rurrenabaque”, alerta el ambientalista.TrazoCaminoPuente

La ruptura con el BID

“La idea de construir un puente entre Rurrenabaque y San Buenaventura atravesando el rio Beni surgió de la propia población del municipio; pero el gobierno asumió equivocadamente esta demanda, fijando una ubicación una ubicación que no ha sido consensuada con las poblaciones”, explica Daniel Manzaneda.

Recordó que el año 2010 la ABC aprobó una licencia Ambiental  “en forma inconsulta y ante la oposición de la población local a la ubicación del proyecto y reiteradas notas de reclamo”. En diciembre de ese año, en medio de enfrentamientos entre pobladores leales al MAS (de barrios alejados del centro) y vecinos que reclaman por los peligros en sus propiedades, se llegó a un primer consenso manteniendo la ubicación del puente, pero modificando la ruta del camino de acceso que atraviesa la ciudad. Sin embargo la ABC no cumplió ese acuerdo y mantuvo el trazo original del camino.

Los múltiples reclamos por las ilegalidades con que se pretendía acelerar el proyecto  no fueron escuchados  por las autoridades del gobierno y por esta razón la población de Rurrenabaque, con el apoyo del FOBOMADE, realizaron un reclamo en febrero de 2011 ante el Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación (MICI) del BID que en ese momento era financiador del proyecto con un moto de aproximadamente 17 millones de dólares.

Con la intervención del MICI, el  6 de junio de 2012 se llegó a un acuerdo entre las poblaciones afectadas, la ABC y el BID para realizar un verdadero estudio de alternativas de ubicación del puente y accesos, tras el estudio serían las poblaciones directamente afectadas  de Rurrenabaque y San Buenaventura las que elegirían en consenso la opción  más adecuada.

Ese año fue contratada una consultora española, PROES, que estudió nuevas alternativas, sugiriéndose como una opción desviar el camino inicial hacia una circunvalación que de no afecte el casco viejo de la ciudad e incluso fijar los pilotes de un nuievo puente atravesando una isla que bordea a la ciudad. Esta opción reduce el daño ambiental pero incrementa su costo financiero con $us 15 millones adicionales, que el propio BID tenía entre sus planes incrementar.

Manzaneda denunció la ABC ocultó el estudio de la consultora española “y niega el derecho al acceso a la información sobre un tema que hace al desarrollo local y a la propia vida de la gente, además de violar un acuerdo firmado y garantizado por el BID”.

La ABC insistió en mantener el trazo inicial y el BID amenazó con retirar su apoyo financiero. El 15 de enero de 2013, el presidente de la ABC comunicó al BID que el gobierno boliviano había decidido prescindir del financiamiento externo para la construcción del puente, anunciando que lo realizaría con fondos del Tesoro General de la Nación.

“A pesar que Rurrenabaque propone otra alternativa de ubicación del puente que evitaría riesgos y más bien, combinados con la construcción de diques,  protegerían los barrios que se encuentran en las zonas más bajas contra las inundaciones por la crecida del río Beni en la temporada de lluvias, no existe voluntad de la ABC de considerar esta propuesta”, comenta el experto del Fobomade.

Licitaciones fallidas

A pesar de la oposición de la población local de Rurrenabaque, la ABC licitó en enero de este año  la construcción del puente con la ubicación que atraviesa las serranías, sin haberse establecido ningún consenso con la población local, tal como señalan las propias normas técnicas de la ABC que obligan a la consulta previa.
A pocos días de aquella licitación, se suscitaron los trágicos derrumbes en las serranías de Rurrenabaque y los deslizamientos que mataron a una familia entera con su vivienda aplastada por el alud y quitó la vida conscriptos que apoyaban en el rescate de los cadáveres. En tales circunstancias, ninguna empresa osó presentarse a esa licitación, la cual fue declarada desierta el 24 febrero de este año.
“La población de Rurrenabaque pensó que el gobierno recapacitaría sobre sus intenciones de construir el puente por las serranías tras los desastres naturales, ya que no se pronunció hasta el 8 de mayo, fecha en que salió una nueva licitación para la construcción”,  denunció Manzaneda.
Según el denunciante, el plazo de la última licitación lanzada el 8 de mayo se cumplía el pasado 5 de junio para la presentación de propuestas de las empresas interesadas en la construcción de la obra, “pero al parecer se postergó hasta el 20 de este mes”, dijo el propio Manzaneda en una reciente entrevista con el periódico Las Prensa.
El puente Rurrenabaque – San Buenaventura forma parte del proyecto carretero San Buenaventura-Ixiamas de 113,6 kilómetros de longitud, ubicado al norte del departamento de La Paz, provincia Abel Iturralde en los municipios de San Buenaventura e Ixiamas.

Conflicto similar al Tipnis

El problema caminero de Rurrenabaque tiene similitudes con el épico conflicto del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) que estalló hace un año porque el Gobierno se obstinó en construir una carretera para vincular los departamentos de Cochabamba y Beni atravesando por el medio del área protegida. Los indígenas originarios del Tipnis, que exigían la consulta previa en el caso, advierten que ese trazo caminero destruirá la biodiversidad, especialmente la fauna, la flora y la riqueza fluvial del Parque, por lo que sugirieron cambiar el diseño para unir a ambos departamentos mediante una ruta menos dañina (aunque más costosa). El Gobierno que preside Evo Morales se negó a atender la demanda indígena y los reprimió durante la marcha del Tipnis, en septiembre del 2011. Tras la represión del Tipnis, el tema pasó a manos del entonces director de la Agencia para el Desarrollo de las Macroregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf), Juan Ramón Quitana, quien desplegó una estrategia para dividir a la dirigencia indígena del Tipnis mediante costosos regalos (motores fuera de borda, etcétera) y obras prebendales; además de enfrentar a los originarios con “colonos” provenientes de las áreas cocaleras.

En el conflicto caminero de Rurrenabaque sucede algo similar. En diciembre del año 2010,  una movilización de los probladores de este municipio, tras la recolección de más de 1.500 firmas en una carta dirigida al presidente Morales, exigía un nuevo diseño del puente y sus accesos. Dicha movilización fue contrarrestada por una marcha de “colonos interculturales” militantes del partido gobernante, que se dirigieron desde Yucumo y San Buenaventura para tomar el aeropuerto de Rurrenabaque y retener como rehenes a los principales líderes de la resistencia al proyecto. Con esa presión, lograron un acuerdo para mantener el puente en su punto original y modificar el camino de acceso, acuerdo que la ABC no quiso cumplir, insistiendo en el trazo original de la carretera por medio de la ciudad.

Según denunció Daniel Manzaneda en una nota publicada por Erbol el pasado 30 de enero, en septiembre del 2013 el Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana visitó Rurrenabaque convocando a una sorpresiva reunión que llamó “consulta pública”. En dicha reunión, “a la que convocó a colonizadores de áreas rurales y personas que no son los directamente afectados, (pero responden a su partido político) aprobaron (entre ellos) el proyecto con la ubicación rechazada por los directamente afectados”.

Por su parte, el Fombomade denunció que “por mandato” del “Tercer Foro del Desarrollo Amazónico” organizado por la Ademaf, el gobernador de La Paz César Cocarico anunció la movilización de tropas militares hasta ixiamas (pasando por Rurrenabaque) “con el fin de sentar soberanía”; argumento similar con el cual se militarizó el Tipnis para imponer la construcción de la cuestionada carretera entre Beni y Cochabamba.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center