Data: mayo 1, 2022 | 9:46
LLAMITAS DEL ANDE PRESENTES EN EL FAMOSO JUICIO | El actor declaró que no volverá a interpretar a su legendario personaje en Piratas del Caribe “ni por un millón de alpacas”. Cuatro hermosos auquénidos lo esperaban en puertas del tribunal…

ALPACAS SIMBOLIZAN APOYO MUNDIAL A JOHNNY DEPP

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Redacción Sol de Pando | Agencias

El pasado 18 de abril, el canal Law & Crime Trial Network que transmite en tiempo real las audiencias del juicio, difundió imágenes de dos alpacas llamadas Inti y Dulce, que se exhibían en puertas del tribunal en Fiarfax, Virginia, donde se ventila el juicio que protagonizan Johnny Depp y Amber Heard. Los camélidos de origen andino llevaban colgados en sus cuellos carteles con leyendas de solidaridad a favor de Depp, cuya fama y prestigio mundial se deben a personajes de culto como el joven Manos de Tijera y el pirata Jack Sparrow, entre otros.

La peruana Andrea Díaz, dueña de los tiernos animalitos cuyas edades oscilan entre siete y once meses, atiende un shopping de mascotas, “My pet alpaca”, en la ciudad de Virginia. La demanda de aquellas mascotas se intensificó durante la pandemia, dijo la emprendedora.

En Estados Unidos y Europa las llamas y alpacas (variedades de auquénidos domesticados durante el imperio incaico para la provisión de lana, carne y combustible) han sido adaptadas para desempeñar funciones terapéuticas relacionadas con la cura del stress infantil y la depresión en adultos. “Vinimos con las alpacas para que le den ánimo a Jhonny Depp”, explicó la fiel seguidora del actor.

En posteriores días Andrea Díaz apareció en predios del tribunal con otras dos alpacas llamadas Teddy y Truffle. Las mascotas recién esquiladas venían ataviadas con borlas de lana y tejidos andinos a manera de collares, del mismo modo en que los indígenas quechuas y aymaras adornan a estos finos auquénidos en sus comunidades de Perú, Bolivia y Ecuador.

La noticia sobre las atractivas alpacas haciendo vigilia en el juzgado llegó al mismo estrado e influyó en un interrogatorio que el abogado de Amber Heard, Ben Rottenborn, realizó a Depp el miércoles 25 de abril con relación a su salida del elenco en el filme “Piratas del Caribe” producida por los estudios Disney en una zaga de cinco entregas. La sexta secuela prescindirá de Depp.

“Si Disney le buscara a usted con 300 millones de dólares y un millón de alpacas, nada en esta tierra le pondría de regreso a trabajar para Disney en la nueva película ‘Piratas del Caribe’, ¿es correcto?”, le preguntó el abogado a Johnny Depp. Y el actor respondió con aplomo: “Es verdad, señor Rottenborn”.

Tras aquel intercambio entre Depp y Rottenborn, la imagen de las alpacas merodeando por el tribunal de justicia adquirió mayor relevancia noticiosa.

El Washington Post entrevistó a la dueña de las mascotas preguntando su opinión sobre el hecho de que Depp no volvería a encarnar a Jack Sparrow ni por “un millón de alpacas”. “Si estas dos alpacas estuvieran incluidas en el acuerdo con Disney, Johnny tendrá dificultades para decir que no”, afirmó Andrea Díaz.

Cuando se produjo un encuentro visual entre Depp y las alpacas sobre la vía de ingreso al tribunal, el actor no evitó aludirlas al concluir la audiencia del 25 de abril. Saliendo del juzgado saludó a sus admiradores concentrados en la parte exterior del palacio judicial, en su mayoría mujeres, y dijo en voz alta antes de abordar su vagoneta: “Es el día de la alpaca”.

Cómo Disney liquidó a Jack Sparrow

No retiraron a mi personaje de los parques de atracciones; no dejaron de vender muñecos del capitán Jack Sparrow. Simplemente no querían que yo estuviera detrás”, protestó el actor desde su banquillo de acusador en el estrado. | Foto archivo Sol de Pando

Con anterioridad al diálogo sobre el millón de alpacas en el estrado, Johnny Depp había explicado  cómo la difamación de su ex esposa —la ahora enjuiciada Amber Heard— determinó que los estudios Disney le apartaran de aquel personaje al cual el actor había dado vida y gracia en “Piratas del Caribe”. El actor reclamó que Disney no le permitió seguir en la zaga para darle “un adiós apropiado” a su icónico personaje.  

“El capitán Jack Sparrow es alguien a quien construí desde cero y, desde luego, puse mucho de mí mismo”, dijo Depp a tiempo de expresar un resentimiento que le embarga por lo que considera una “deslealtad” de la empresa productora que se precipitó en proscribirlo en base a las calumnias de Heard sobre supuesta violencia doméstica, lo cual, según sus propias palabras, le resultó “demasiado doloroso”.  Depp ya había criticado la “actitud hipócrita” de Disney, ya que después de apartarle del personaje, la empresa continúa lucrando con esa encarnación del fantástico pirata. “No retiraron a mi personaje de los parques de atracciones; no dejaron de vender muñecos del capitán Jack Sparrow. Simplemente no querían que yo estuviera detrás”, protestó desde su banquillo de acusador en el estrado.

El actor también recordó que tras el estreno de la quinta entrega en 2017, el equipo creativo de Disney le propuso incluirlo en la escritura de guión de la sexta película; pero el proyecto cayó cuando Amber Heard, ya divorciada de él, por razones de marketing intentó convertirse en una protagónica activista dentro el movimiento feminista “Me too”, propalando públicamente que durante su matrimonio con Depp había sido víctima recurrente de violencia doméstica.

En la millonaria demanda judicial en curso iniciada por Johnny Depp bajo los cargos de difamación y calumnia entre otros, va demostrándose que dentro de aquel tormentoso y tóxico matrimonio el actor resultó ser víctima de constante violencia física y psicológica por parte de Amber Heard. En la misma audiencia donde fueron mencionadas las alpacas, se demostró con testimonios y pruebas forenses que Heard mutiló el dedo en una mano de Depp, después de arrojarle con una botella en medio de una riña intra-conyugal causada por la mujer. El dedo mutilado fue restituido quirúrgicamente.

datos-y-analisis

alba-cultural

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center