Data: noviembre 24, 2020 | 14:07
BLOQUEO NORTEAMERICANO SE AGUDIZA | El cierre de las 407 sucursales de Western Union en territorio cubano afecta la principal vía legal de envío de remesas a la isla. Los cubanos en Estados Unidos realizaban mensualente más de 240.000 transferencias individuales a través de la compañía norteamericana...

WESTERN UNION DEJA DE OPERAR EN CUBA

En Cuba hay unos 11,1 millones de habitantes, mientras otros 1,6 millones de cubanos aproximadamente viven en el exilio. Estos últimos remitieron a sus familiares en la isla más de 1.000 millones de dólares en 2019. | Foto France24

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

[do action=»firma»]Daniela Blandón Ramírez | France24[/do]

Ninguna de las 407 sucursales de Western Union, la empresa de giros más grande del mundo, volverá a abrir sus puertas en Cuba a partir de este martes 24 de noviembre de 2020. Al menos, por ahora.

Las pocas oficinas que atendieron al público, ayer lunes, lo hicieron para que los ciudadanos recogieran, por última vez, los giros enviados por sus familiares desde el exterior.

El fin de más de dos décadas de operación de la empresa en Cuba se dio como consecuencia de las más recientes sanciones impuestas por la Administración de Donald Trump contra el Gobierno. La medida recae sobre la financiera Fincimex, por pertenecer a un conglomerado bajo control de las Fuerzas Armadas.

El cierre de la Western Union en Cuba afecta una de las principales vías legales de envío de remesas a la isla, en medio de una crisis económica agravada por la pandemia del coronavirus.

Las justificaciones de Estados Unidos

El diplomático estadounidense, Michael Kozak, subsecretario interino para asuntos del hemisferio occidental, argumentó que «Estados Unidos eliminó al Ejército de Cuba del proceso de remesas para proteger los derechos humanos del pueblo cubano y garantizar que las familias cubanas, no los militares, reciban el máximo beneficio de las remesas».

“La fealdad de la represión en Cuba en 2020: matones del régimen golpearon y arrestaron a ciudadanos que protestaban por violaciones desenfrenadas de derechos humanos y atacaron a periodistas internacionales este fin de semana”, agregó, en su red social Twitter.

Consecuencias para la sociedad cubana

Raquel Almira, de 65 años, confiaba su supervivencia al efectivo que recibía vía Western Union de su hija, hermana y sobrina desde Nueva York y Nueva Jersey. «¿Cómo voy a vivir? Estoy jubilada, me pagan 300 pesos al mes (12 dólares). Eso no alcanza para nada», dijo a la agencia EFE.

Ella, como otros cubanos, ha comenzado a explorar otros modos de recibir remesas desde Estados Unidos, generalmente a través de agencias que operan a través de terceros países y que cobran comisiones más altas.

En Cuba hay unos 11,1 millones de habitantes, mientras otros 1,6 millones de cubanos aproximadamente viven en el exilio. Estos últimos remitieron a sus familiares en la isla más de 1.000 millones de dólares en 2019, según datos del Consejo Comercial y Económico Estados Unidos-Cuba, una organización privada con sede en Nueva York.

Los cubanos en Estados Unidos realizan más de 240.000 transferencias individuales al mes a Cuba a través de la compañía estadounidense.

Estados Unidos endurece sus sanciones económicas

El pasado 28 de septiembre, el Departamento de Estado sancionó a la empresa American International Services (AIS), que procesa los envíos de los familiares de cubanos en el exterior, por estar controlada por los militares.

American International Services, con la que la estadounidense Western Union lleva dos décadas gestionando remesas, fue incluida en la lista de empresas cubanas con las que ningún ciudadano de Estados Unidos puede hacer negocios.

«Las utilidades de estas operaciones benefician de forma desproporcionada a los militares cubanos, lo que fomenta la represión del pueblo cubano», indicó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Las compañías extranjeras que quieran operar en Cuba deben contar con una contraparte estatal y, en el caso de Western Union, ese socio es desde 2016 Fincimex, que ya fue sancionada en julio y que también procesa las operaciones con tarjetas Visa y Mastercard, así como una parte de los pagos de Airbnb a sus anfitriones cubanos.

Esta drástica sanción norteamericana se produjo solo días después de vedarles a los turistas que viajan a Cuba el hospedaje en los hoteles de la isla y llevar consigo ron o licor de la isla caribeña.

LINKS RELACIONADOS

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center