Data: abril 14, 2020 | 11:45
EFICIENCIA CONSULAR | Más de 2.000 residentes del país vecino salieron de Cochabamba y Santa Cruz en 49 buses contratados por la diplomacia brasileña...

BRASIL AYUDA A SUS CIUDADANOS EN VOLVER A SU PAÍS

Los evacuados comenzaron a llegar a Curumbá el 3 de abril. Los primeros 10 buses que arribaron a la terminal de Puerto Quijarro y Puerto Suárez habían dejado en la frontera a 450 brasileños que luego ingresaron caminando a su país. | Foto Diario Curumbaense

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

El Consulado General del Brasil en Cochabamba ha facilitado la repatriación de 923 residentes del país vecino en un operativo de evacuación ordenada y metódica que se realizó entre el 7 y 13 de abril con la salida de 21 buses contratados de la empresa de transporte Flota Cosmos.

Otros 1.265 brasileños que radican en la ciudad de Santa Cruz también fueron repatriados vía terrestre, en 28 buses de una empresa cruceña, para que los evacuados —en su gran mayoría estudiantes universitarios— puedan transcurrir la cuarentena del coronavirus protegiéndose junto a sus familias.

La Cónsul del Brasil en Cochabamba, Andreia Saldanha da Gama Watson, informó que la suspensión de las clases en Bolivia debido a la cuarentena obliga a los universitarios brasileños retornar a su país mientras dure el forzado receso. “Si van a darse clases virtuales en las universidades, ellos pueden conectarse digitalmente desde sus hogares en Brasil”, dijo.

El operativo fue realizado en consulta y coordinación permanente con autoridades médicas del Servicio Departamental de Salud (Sedes) y la Policía de Cochabamba, garantizando el cumplimiento de los protocolos de bio-seguridad vigentes. “La primera acción conjunta fue revisar el estado de salud y verificar que ninguno de los estudiantes muestre indicios de haber contraído el coronavirus, y luego recién pudieron abordar los buses”, informó la representante consular.

El costo de la caravana

El recorrido de la caravana cubrió un trayecto de casi 1.400 kilómetros entre Cochabamba y Puerto Quijarro, sobre la frontera de Santa Cruz con el Estado de Mato Grosso, viajando alrededor de 19 horas sobre ruedas.

Por negociaciones de la Cónsul, la flota que transportó a los evacuados fijó una tarifa de Bs 470 (casi 250 reales) a cuenta de cada pasajero con derecho a un equipaje de 30 kilos. El Consulado cubrió gastos de alimentación durante el viaje. Una vez desembarcados en Puerto Quijarro, los brasileños cruzaron la frontera a pie para ingresar a Curumbá, donde la Policía Federal y otros organismos brasileños los aguardaban para encaminarlos a sus destinos finales dentro el territorio brasileño, bajo permanente y rigurosa vigilancia y protección epidemiológica.

Según Andreia Saldanha da Gama, en el lado boliviano de la frontera se suscitaron problemas migratorios con algunos repatriados brasileños que no habían renovado sus visas de permanencia en los plazos legales, por lo cual, para evitar su detención y no frustrar su viaje, tuvieron que pagar una multa a la Dirección de Migración. En los casos en que no fue posible renovar la residencia después del 26 de marzo —cuando entró en vigencia el decreto 4200 que dispone cuarentena general y el cierre de entidades públicas— los estudiantes fueron dispensados y podrán regularizar el trámite una vez que retornen al país para proseguir sus estudios.

Con anterioridad al 26 de marzo, el Consulado de Cochabamba también realizó gestiones ante el Gobierno de Bolivia permitiendo que brasileños que deseaban volver a su país en vehículos propios, obtengan permisos para circular en las carretas del país hasta llegar a la frontera.

La primera caravana de estudiantes repatriados partió de Cochabamba el 7 de abril con tres buses-cama llevando los primeros 129 evacuados. Los siguientes viajes se realizaron el 8, 9, 10 y 13 de abril, movilizando un total de 21 buses con 923 repatriados.

El Consulado del Brasil en Cochabamba anunció que, en coordinación con la Embajada de ese país en La Paz, realizará gestiones ante del Gobierno de Bolivia para cooperar con aquellos estudiantes que no pudieron ser evacuados; el requisito es que organicen grupos de viajantes debidamente acreditados.

GALERÍA | Evacuación en cuarentena

Image 1 De 5

| Foto Consulado de Brasil en Cochabamba

La llegada a Curumbá

Los evacuados, inicialmente de Santa Cruz, comenzaron a llegar a Curumbá el 3 de abril, cuando los primeros 10 buses que arribaron a la terminal de Puerto Quijarro y Puerto Suárez habían dejado en la frontera a 450 brasileños que luego ingresaron caminando a su país.

En los diez días siguientes llegarían caravanas de entre tres y seis buses por jornada, 49 en total, transportando a 2.188 residentes brasileños provenientes de Santa Cruz y Cochabamba.

En territorio del Brasil eran esperados por especialistas de la Policía Federal, equipos del cuerpo de bomberos, efectivos militares y personal médico de la Vigilancia Sanitaria.

Dichos equipos de seguridad aplicaron sobre los recién llegados los protocolos epidemiológicos dispuestos por la OMS, y posteriormente fueron embarcados a sus estados y municipios de origen.

Las autoridades médicas brasileñas toman en cuenta que las ciudades de Santa Cruz y Cochabamba, junto con La Paz, forman parte del eje troncal boliviano donde el coronavirus va alcanzando altos índices de infección, por lo que el seguimiento epidemiológico a los estudiantes recién llegados será estricto.

Según reporta el periódico Diario Corumbaense, los repatriados llenaron un formulario médico declarando su situación de salud, ya verificada en Bolivia, a fin de que en el trayecto de su viaje a sus ciudades cumplan con los controles respectivos.

Muchos de los jóvenes repatriados provienen de los estados de São Paulo, Goiás y Bahia.

coronavirus

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center