DE TARAUACÁ A COBIJA | Si la intensidad de los temblores que se registran en los alrededores del rio Acre se produjeran en São Paulo o La Paz, el pánico sería inminente…

El Acre es zona sísmica por naturaleza

Tarauacá, municipio del Estado do Acre en la región del Purús, es la ciudad más vulnerable en la zona sísmica, junto con Cobija, capital de Pando en Bolivia. Protege a estas poblaciones acreanas una urbanización carente de altos edificios. | Fotomontaje Sol de Pando

El bajo o nulo índice de daños materiales y la inexistencia de víctimas se explica por la escasa población que ocupa de manera dispersa el vasto territorio amazónico, ancestralmente ocupado por naciones indígenas no contactadas, y también favorece una incipiente urbanización de las principales ciudades dentro el epicentro con pocos edificios elevados. No existen gigantescos rascacielos ni complejas autopistas en las apacibles urbes acreanas enclavadas en el bosque amazónico…

© Redacción Sol de Pando en Cobija

“Sentí que la tierra se movía a mis pies, pensé que era un disturbio en mi cuerpo, que me iba a desvanecer; pero no, era un temblor sísmico y salí de la duda cuando constaté que mi esposa sintió lo mismo”, relata el ciudadano cobijeño Álvaro Pinedo Suárez al recordar cómo, al promediar las 15:00 de este sábado, la población de Cobija volvió a experimentar los efectos de un terremoto originado en territorio peruano abarcando municipios de Brasil y Bolivia.

No es la primera vez que Cobija recibe las ondas de un sismo intenso. El 24 de agosto del pasado año se produjo uno similar (con 6,7 grados), desde el mismo epicentro en el Perú. El 24 de noviembre del 2015 se registró idéntico fenómeno con varias réplicas y magnitudes de entre 7,1 y 7,4 grados abarcando el mismo territorio acreano entre Tarauacá y Pando.

El sismo reciente, con una profundidad de 598 kilómetros bajo la tierra y una magnitud de 6,9 grados (escalas Momento y Richter), se desplazó hacia el sur siguiendo más de 800 kilómetros lineales desde el Parque Nacional Alto Purús  (hábitat de la etnia Matsés) en los departamentos peruanos de Uyacali y Madre de Dios, limítrofe con el municipio brasileño de Tarauacá en el Estado do Acre, hasta la ciudad boliviana de Cobija en el departamento de Pando. Hacia el norte se sintió en las poblaciones ecuatorianas de Quito y Guayaquil, y en casi todo el territorio del Perú.

“Debido a la magnitud y profundidad de este evento, fue sentido en Cobija, la intensidad producida por este sismo es de III MM en la escala de Mercalli Modificada. Sin embargo no hay reportes de daños personales, ni materiales” informa un boletín oficial emitido por el Observatorio San Calixto de La Paz, con la firma del ingeniero metereólogo Flavio Jáuregui.

Llama la atención que no obstante la intensidad y magnitud de un sismo con rango de terremoto, no causó estragos ni pánico colectivo. “Unos lo sintieron más que otros, y hubo quienes ni se percataron, no hubo ningún pánico”, afirma Álvaro Pinedo, un líder empresarial de Pando que señala en todo caso la necesidad de instalar un observatorio sísmico en la ciudad de Cobija, mediante convenios de cooperación científica con Perú y Brasil, “pues no podemos soslayar la probabilidad de que se pueda producir en el futuro sismos de mayor intensidad, y es necesario prevenir con la tecnología necesaria en nuestras manos”.

La zona sísmica acreana está ubicada sobre un área de choque entre las dos placas tectónicas sobrepuestas dentro el subcontinente, entre los océanos Pacífico y Atlántico: la placa de Nazca y la placa Sudamericana. | Foto Archivo Sol de Pando

Zona sísmica sobre dos placas tectónicas

Según expertos consultados por Sol de Pando en Brasil, el Acre es una zona sísmica por naturaleza.

El profesor George Sand, director del Observatorio Sismológico de la Universidad de Brasilia DF, explica que esta zona de la triple frontera amazónica entre Bolivia, Brasil y Perú está ubicada sobre un área de choque entre las dos placas tectónicas sobrepuestas dentro el subcontinente entre los océanos Pacífico y Atlántico  —la placa de Nazca y la placa Sudamericana—, que son causantes de frecuentes sismos terrestres y marítimos en Chile y que suelen alcanzar más de 8 grados de intensidad en la escala de Richter.

Placa de Nazca
Cuenta con 10 millones de kilómetros cuadrados en su extensión y está situado en el Océano Pacífico oriental, que es 10 cm. más corto cada año al chocar con la placa Sudamericana. El choque entre estas dos placas formaría los Andes.
Placa Sudamericana
Se trata de una placa continental que tiene 32 millones de kilómetros cuadrados. El territorio brasileño se encuentra en el centro de la misma, donde el espesor es de 200 km., por lo que este país se ve afectado por los terremotos y volcanes.

Sismo Xapuri

Imagen 3 De 3

Xapurí, otra ciudad del Acre, patrimonio histórico, donde la urbanización es generosa con el entorno natural. | Foto Sol de Pando

La virtud de la ciudades aldeas del Acre

Según el científico brasileño, los movimientos tectónicos en el Acre son habituales desde tiempos inmemoriales; pero comenzaron a ser reportados y visibilizados crecientemente en el último siglo, con la sensación de un aparente aumento en la actividad sísmica, debido al uso de equipos con mayor precisión tecnológica que permiten una divulgación inmediata de la información, “y al aumento de la población a lo largo del tiempo en la región”.

El bajo o nulo índice de daños materiales y la inexistencia de víctimas se explica por la escasa población que ocupa de manera dispersa el vasto territorio amazónico, ancestralmente ocupado por naciones indígenas no contactadas, y también favorece una incipiente urbanización de las principales ciudades dentro el epicentro con pocos edificios elevados. No existen gigantescos rascacielos ni complejas autopistas en las apacibles urbes acreanas enclavadas en el bosque amazónico.

“Si se estuviera en una gran capital del país o en una ciudad como São Paulo, la gente entraría en pánico. Si esos terremotos de 7 a 7,4 se produjeran bajo el subsuelo de una ciudad como São Paulo, las personas estarían muy preocupadas dentro esa gran cantidad de edificios, por los riesgos implícitos para esas estructuras”, explica el profesor George Sand.

Los episodios sísmicos amazónicos se originan habitualmente en territorio peruano, sobre las zonas de Ucayali y Madre de Dios, afectando poblaciones como Iñaparí, Puerto Maldonado, Pucallpa, Atalaya y Aguaytía, Tarapoto, Juajuí, Moyobamba, Juan Guerra, Bellavista, Huánuco, Satipo, Chanchamayo, Cusco, Oxapampa, Tingo María, Lamas, Huancayo, Rioja y Yurimaguas.

Ingresando al Brasil, cruzando el rio Acre y sus afluentes, los temblores tocan a los municipios de Rio Branco, Cruzeiro do Sul, Tarauacá, Sena Madureira, Santa Rosa del Purús, Xapuri, Quinarí, Capixaba, Brasiléia y Epitaciolandia; además de poblaciones en los estados vecinos de Rondônia y Amazonas.

El en lado boliviano del Acre, además de la ciudad de Cobija, el frecuente sismo se siente en los municipios de Bolpebra, Porvenir, Puerto Rico y Santa Rosa del Abuná.

datos y analisis



Soria Galvarro



Komadina



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center