Abraham Duri, secuaz del gobernador Luís Flores Roberts, cometió estupro contra una menor de 14 años y entró a la cárcel una vez que la Justicia comienza a perderle miedo a los extorsionadores

Vicente Rocha se enfrentó a sicarios y violadores ligados al Gobernador de Pando

Según un reporte de radio Frontera de la red Erbol, Abraham Duri, el dirigente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de Cobija que encabezó la violenta toma del Comité Cívico en julio del 2011 defenestrando y proscribiendo a Vicente Rocha, fue remitido en la víspera a la cárcel pública de Villa Bush acusado de haber cometido estupro contra una menor de 14 años, junto con otro masista, Sergio Ordoñez, también acusado por otro flagrante caso de violación sexual…

El video sobre la toma violenta del Comité Cívico encabezada por Abraham Duri | Julio 2011
© Wilson García Mérida

Tras varios meses de dilación en que las autoridades judiciales de Pando sufrían presiones para dar impunidad a dos avezados abusadores sexuales que fungían como altos dirigentes del partido gobernante, finalmente Abraham Duri recibe el peso de la justicia y fue encarcelado el pasado miércoles junto a otro cuestionado dirigente del MAS ligado a la Gobernación de Pando, Sergio Ordoñez, también acusado de violación a una menor de 15 años en su entorno familiar hace aproximadamente dos años.

Los violadores —ya no presuntos sino comprobados delincuentes sexuales— intentaron salir impunes de sus delitos amparados en su militancia partidaria, más aún fungiendo como máximos dirigentes de una facción mayoritaria del Movimiento al Socialismo (MAS) que responde verticalmente a los lineamientos del ministro Juan Ramón Quintana y del gobernador Luis Flores Roberts (grupo al cual también se subordina pasivamente la alcaldesa Ana Lucía Reis).

La posición ética de Limachi

Otra facción minoritaria del MAS, liderizada casi clandestinamente por el senador Manuel Limachi, resistió sistemáticamente al grupo de Abraham Duri y Sergio Ordóñez, habiéndose Limachi opuesto en julio del año pasado a la toma de las oficinas del Comité Cívico de Pando —acción promovida y financiada por Luis Flores— con la finalidad de sacar del escenario al líder cívico Vicente Rocha. Limachi, indirectamente, apoyó la campaña y denuncias de Rocha contra los negociados familiares del gobernador Flores, tomando una posición ética en medio de esta crisis. Limachi se enfrentó a Quintana cuestionando la mala gestión de “Ademaf” en las zonas fronterizas de Pando, denunció el recrudecimiento del contrabando en la zona denominada “Puerto Evo” y puso en tela de juicio la transparencia en el manejo de las empresas estatales EBA y EBO que tienen sede administrativa en Riberalta.

El razonamiento del senador Limachi respecto a la disputa entre Vicente Rocha y el grupo afín a al gobernador Flores era muy interesante: decía que esa disputa era un conflicto originado “en la división de la derecha pandina”. Según Limachi, ninguno de los seguidores de Flores que organizaron la violenta toma del Comité Civico a la cabeza de Abraham Duri, ninguno de ellos, eran militantes auténticos del MAS, sino gente que había traicionado al mismo Leopoldo Fernández a quien servían cuando el hoy encarcelado prefecto pandino detentaba el poder.

Son infiltrados que sólo buscan pegas”, declaró Limachi a la agencia Erbol en una nota publicada el 1 de julio del 2011 a propósito del ataque al Comité Cívico de Rocha. “Los masistas ni siquiera tenemos pisada en la Gobernación”, protestó el senador del MAS, abierto opositor a Quintana y Flores.

Efectivamente, los principales cabecillas de la acción dirigida defenestrar a Vicente Rocha por órdenes de Flores Roberts eran antiguos militantes de Podemos, incluso algunos de ellos comprometidos con la matanza de campesinos del MAS el 11 de septiembre del 2011. Pero esta vez actuaban como dirigentes del mismísimo MAS. De un MAS secuestrado en Pando por Quintana y Flores Roberts.

El cuestionado Gobernador que hace gala de un populismo decadente y lindante en el fascismo, abusó de los recursos humanos de la Gobernación y de  bienes del Estado para cometer ese atropello contra la institución cívica de Pando, con el único fin de frenar la investigación de las denuncias sobre su desempeño funcionario, llegando al extremo de obligar a humildes mujeres inscritas en el programa “Empleo Digno” participar en ese acto violento actuando como grupo de choque, bajo la amenaza de ser excluidas de esa fuente laboral. El programa “Empleo Digno” era dirigido personalmente por la esposa de Flores Roberts a título de “Primera Dama del Departamento”.

Los sicarios y violadores del Gobernador

Junto a Duri, sobre quien ya existían denuncias de violación y abusos sexuales, atacaron al Comité Cívico de Rocha el dirigente sindical Alberto Moreno, amigo personal del narco-sicario Mauro Vásquez, según reveló el mismo “Mauro” durante su reunión con emisarios de Quintana pocos días después de la matanza de Porvenir. También intervino en ese ataque al Comité Cívico de Rocha el jefe de seguridad del Gobernador, un sujeto que responde al nombre de Víctor Romero, quien trabajaba estrechamente —dentro el entorno de matonaje de Flores Roberts—, con el sicario Esteban “Chito” López Sánchez, amigo íntimo de Mauro Vásquez, a quien se le vio el 11 de septiembre con un arma en mano disparando contra los campesinos del MAS en nombre de Leopoldo Fernández. Meses después de la matanza de Porvenir, López Sánchez fue incorporado, junto con “Mauro” y otros ex colaboradores de Leopoldo Fernández, al esquema represivo de Quintana y Flores. “Chito” López murió asesinado, en un ajuste de cuentas por narcotráfico, pocos días de haber participado en la incautación de los 2.000 ejemplares de Sol de Pando, en julio del 2011, edición en la que se publicó una repercusión a las denuncias sostenidas por Vicente Rocha respecto a los negociados familiares del Gobernador.

Vicente Rocha  atribuyó la toma violenta de su Comité Cívico a un intento de Flores por encubrir las denuncias sobre sus negociados familiares. Los documentos probatorios fueron entregados a la ministra “anti-corrupción” Nardi Suxo, quien se limpió los mocos con esa información transmitida por el líder pandino. Rocha inició una querella penal contra los agresores a la sede del Comité Cívico, tal demanda quedó estancada y por el contario los fiscales controlados por Quintana y Flores, junto con los sicarios de la Gobernación, iniciaron una persecución judicial contra el dirigente cívico, obligándole a refugiarse en Epitaciolandia, en la orilla brasileña del río Acre, donde murió asesinado la noche del pasado lunes.

El diputado del MAS Galo Bonifaz, ligado al grupo sicarial de Quintana, se está encargando de propalar que el autoexilio y asesinato de Vicente Rocha son tan solo atribuibles a supuestos problemas de su vida íntima, profanando la memoria de aquel valiente luchador pandino. Las investigaciones que lleva adelante la Policía del Brasil parten del hecho —testificado por vecinos de la víctima— de que cuchilleros desconocidos irrumpieron en su humilde habitación-cocina-sala-dormitorio, exigiéndole les entregue las llaves de su moto, al parecer pretexto para matarlo. No hay indicio alguno de que el hecho haya sido motivado por posible problemas íntimos que Vicente pudo haber tenido como cualquier individuo emocional que somos todos, seres con sentimientos y pasiones, pero es parte del crimen intentar atribuir su muerte a un posible “lío de faldas”. Y aunque así fuera, el gobernador Flores Roberts, y su jefe el ministro Quintana, le deben a Pando, al MAS y al país una explicación coherente y transparente del por qué establecieron tratos tan “orgánicos” con narco-sicarios como “Chito” López y Mauro Vásquez, entre los más letales y visibles.

Entretanto Duri y Ordoñez, que atacaron violando la ley al Comité Cívico presidido por Vicente Rocha hasta el momento de ese ataque, terminaron en la cárcel por también violar a niñas.

LINKS RELACIONADOS
LINKS RELACIONADOS SOBRE LA PROSCRIPCIÓN SISTEMÁTICA A SOL DE PANDO
LINKS RELACIONADOS EN EL BLOG DE SOL DE PANDO