Data: diciembre 6, 2019 | 22:11
VOLÓ ESTE VIERNES A LA HABANA | Se prepara para encabezar desde Buenos Aires la estrategia que le permitirá volver al poder mediante el plan "Vietnam moderno" de Quintana...

EVO MORALES CAMBIA SU EXILIO, VA A ARGENTINA

La vicepresidenta electa de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, es la «madrina» que auspicia el retorno de Evo Morales al poder en Bolivia, por la vía de las armas. | Foto archivo Sol de Pando

© Redacción Sol de Pando | Con datos de El País de Madrid
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

El periodista Javier Lafuente, corresponsal en México del periódico El País de Madrid, informó hoy que el ex presidente Evo Morales «estudia su salida definitiva de México», y que podría instalarse en Argentina tras la posesión del presidente kirchnerista Alberto Fernández; entretanto permanecerá en Cuba.

«Morales ha salido este viernes del país. Todo indica, según fuentes oficiales consultadas, que lo ha hecho con destino a Cuba y tiene pensado instalarse, después, en Argentina, una vez que Alberto Fernández tome posesión del cargo, el próximo martes» precisó el corresponsal, añadiendo que el ex dictador boliviano «ha partido de México en un vuelo comercial».

Las fuentes consultadas por el periódico español aseguran que el avión no ha salido desde el aeropuerto de Ciudad de México. «El Gobierno mexicano ha brindado tanto a Morales, como al que fuera su vicepresidente, Álvaro García Linera, como a la exministra de Salud Gabriela Montaño —que le acompaña en el viaje a Cuba— una identificación que, como asilado, le permite entrar y salir del país».

La intención de Morales, según las mismas fuentes, es instalarse en Argentina para poder estar más cerca de su país y poder reunirse con los dirigentes de su partido para ultimar los detalles de la candidatura con la que el Movimiento al Socialismo (MAS) concurrirá a las próximas elecciones, aún con fecha por concretar. Cuándo decidirá partir hacia Argentina es aún una incógnita. Las autoridades mexicanas han recomendado al exmandatario boliviano que se desplace siempre desde México, en vuelo comercial.

En Argentina, según investigó Sol de Pando, Morales goza del apoyo militante de «La Cámpora», una agrupación paramilitar de las «juventudes kirchneristas» que tiene nexos directos con la dictadura de Venezuela, especialmente con Diosdado Cabello, y con la fracción de las FARC que saboteó el proceso de paz en Colombia, para reagrupar sus tropas y columnas en territorio venezolano.

El grupo paramilitar kirchnerista «La Cámpora» es encabezado por Máximo Kirchner,  hijo de la ex presidenta y actual vice presidenta electa Cristina Fernández de Kirchner. Ambos Kirchner, madre e hijo, están siendo investigados y procesados por varios casos de corrupción y enriquecimiento ilícito, en hechos irregulares que se remontan a la presidencia de  Néstor Kirchner, quien gobernó entre 2003 y 2010, año en que falleció y fue sustituido por su mujer Cristina, que entonces presidía el Senado Nacional.

Tras la caída de Morales el pasado 10 de noviembre, la izquierda neo-estalinista de Argentina ha tomado la vanguardia en un movimiento ultra-radical que busca el retorno de Morales al poder mediante un alzamiento armado, en cuya estrategia participa del gobierno del autócrata venezolano Nicolás Maduro que, según fuentes contactadas con Sol de Pando, financia la campaña para estigmatizar al gobierno transitorio de la senadora Jeanine Añez como «golpista y fascista».

El pasado 30 de octubre, en medio de la creciente ola de indignación ciudadana al evidenciarse el espantoso fraude electoral que vició las elecciones del 20 de ese mes, el entonces Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, proclamó que Bolivia deberá convertirse en un «Vietnam moderno».

El entorno íntimo de Evo Morales, capitaneado por Quintana, buscaba imponer un forzado triunfo de Morales en primera vuelta a costa de adulterar y falsificar actas, utilizando servidores ocultos en el sistema informático del tribunal electoral boliviano. Dichos servidores ocultos eran manejados directamente por Quintana, apoyado por un equipo de técnicos informáticos asalariados del Ministerio de la Presidencia.

Ante la imposibilidad de que un fraude de tal magnitud quede oculto a los ojos de la población, Quintana arguyó que el fraude «era un invento de la derecha para justificar un golpe de Estado». Entonces, junto con Raúl García Linera  organizó una «resistencia armada» frente al imaginario «golpe de Estado», provocando enfrentamientos con la Policía y el Ejército, violencia inducida que arrojó el satisfactorio saldo de muertos y heridos, los necesarios para convertir a Bolivia en el «Vietnam moderno».

El objetivo de insistir a toda costa que en Bolivia se produjo un «golpe de Estado» que dio origen a la actual «dictadura» de la senadora Añez, es deslegitimar las nuevas elecciones que emergerán del actual interinato, en las que, por precepto constitucional, no podrán participar ni Evo Morales ni García Linera debido a que ya gobernaron Bolivia por tres periodos consecutivos.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center