Data: marzo 13, 2020 | 12:15
GOBIERNO DE AÑEZ PARALIZÓ APERTURA DEL HOSPITAL DE TERCER NIVEL | La obra está concluida pero el Ministerio de la Presidencia bloqueó recursos decretados para su equipamiento. El antiguo Hospital Roberto Galindo Terán, de segundo nivel, colapsó por los casos de dengue...

PANDO SIN HOSPITAL ANTE EL CORONAVIRUS

El Hospital de Tercer Nivel ubicado en el Barrio Progreso de Cobija, debía abrir sus puertas los primeros días de febrero para ofrecer servicios en las siguientes especialidades: Neurocirugía, Medicina Interna, Cardiología, Urología, Oftalmología, Gastroenterología y Nefrología. Dispondría además de seis quirófanos y áreas completas de Fisioterapia y Hemodiálisis, entre otros equipamientos de última generación. | Foto Sol de Pando

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Redacción Sol de Pando en Cobija
GALERÍA | Así se edificó el Hospital de Tercer Nivel

La obra quedó concluida en julio de 2017. | Foto constructora Velarde

Pese a que la construcción del Hospital de Tercer Nivel se ha ejecutado en su totalidad y debía haber iniciado sus actividades a fines de enero o inicios de febrero, el actual Gobierno frenó el equipamiento de las flamantes instalaciones y se negó a desembolsar los recursos presupuestados para su puesta en marcha.

La moderna infraestructura hospitalaria se encuentra vacía y paralizada desde noviembre, tras la posesión de la presidente Añez, alegando el Gobierno transitorio que la obra es un “elefante blanco”.

El Ministerio de la Presidencia obstaculizó la inauguración del Hospital sin justificativo válido. Este Ministerio administra recursos de la Unidad de Proyectos Especiales (Upre), encargada de desembolsar el dinero ya presupuestado mediante un Decreto para equipar el Hospital a través de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem) dependiente del Ministerio de Salud.

Incumplen decretos que garantizan recursos

En julio de 2016, la construcción alcanzó un 18% de ejecución y la empresa constructora utilizó una torre grúa que aceleró la obra. | Foto Prensa GADP

Al impedir el funcionamento del flamante Hospital de Tercer Nivel, el Gobierno de Añez incumple disposiciones legales que garantizan financiamento pleno para su equipamiento.

El Decreto Supremo 4045 del 18 de septiembre de 2019 ordena al Tesoro General de la Nación realizar la asignación presupuestaria de recursos adicionales por un monto total de Bs 69’600.000 a favor de la Aisem, “destinados para el equipamiento como componente de la infraestructura del Establecimiento de Salud Hospitalario de Tercer Nivel en el Municipio de Cobija del Departamento de Pando, en el marco del Decreto Supremo Nº 3631, de 1 de agosto de 2018”.

El Decreto 3631 declara “de interés del nivel central del Estado el equipamiento como parte de la infraestructura hospitalaria”. Y autoriza “las contrataciones directas para el equipamiento de los 13 establecimientos de salud hospitalarios de Segundo y Tercer Nivel”. Entre esos 13 establecimientos hospitalarios en todo el país, figura como una prioridad nacional el Hospital de Tercer Nivel de Cobija.

El 30 de septiembre de 2014, la Unidad de Proyectos Especiales (Upre) del Ministerio de la Presidencia y la Gobernación de Pando (a pesar de los sabotajes persistentes del entonces ministro Quintana) suscribieron un convenio que garantiza cada centavo para construir y equipar el hospital de Tercer Nivel.

Según ese convenio, la construcción y equipamiento demandaría una inversión de Bs 184 millones de bolivianos equivalentes a 26,4 millones de dólares.

De ese monto, la Gobernación de Pando cubrió el 72% (Bs 133,3 millones) que se ejecutaron en las obras civiles de construcción; y el programa «Bolivia cambia, Evo cumple» (Upre) debía aportar el restante 28% (Bs 50,6 millones) destinados al equipamiento. El Decreto 4045 de 2019 incrementó el monto a aproximadamente Bs 70 millones (poco más de 10 millones de dólares).

GALERÍA | Así se edificó el Hospital de Tercer Nivel

Imagen 1 De 4

Mayo 2017 | Foto Constructora Velarde

Hospital construido y sin uso

GALERÍA | Así se edificó el Hospital de Tercer Nivel

La maqueta del proyecto que se ejecutó al 100% | Foto Sol de Pando

La flamante infraestructura hospitalaria que está ubicada en una zona céntrica de la ciudad de Cobija —Barrio Progreso, sobre la avenida 9 de Febrero, frente al stadium departamental— consta de cinco pisos, una planta baja y un sótano.   

La obra ocupa una superficie construida de más de 9.000 metros cuadrados. La construcción del edificio se inició en noviembre de 2014 a cargo de la empresa constructora Velarde, con financiamento de la cooperación alemana.

En la planta baja se hallan los ambientes para consulta externa, laboratorios, informaciones, caja, farmacia, unidad transfusional, emergencias, fisioterapia y rehabilitación, imageneología y un auditorio.

El primer piso dispone las unidades de hemodiálisis, quirófanos y terapia intensiva. En el segundo piso están las unidades de administración, laboratorios y residencias médicas.

El tercer y cuarto piso son espacios construidos para la unidad de  hospitalización y servicios mediante montacargas. Y en el quinto piso se hallan la cocina, comedor personal y salas de hospitalización.

Este hospital habría garantizado un espacio idóneo para atender a personas que podrán presentar en siguientes días síntomas del coronavirus Covid-19. Está construido pero se halla vacío e inactivo por falta del respectivo equipamiento, no obstante que ese componente tiene un financiamento decretado, ya presupuestado en las cuentas de la Upre.

Autoridades locales a la cabeza del gobernador Luis Flores Roberts y del secretario de Salud Kuniaki Murakami, desde el pasado mes de noviembre realizaron constantes viajes a La Paz buscando desbloquear los recursos financieros. Hallaron buena voluntad en el Ministerio de Salud; pero la imposibilidad de atender la demanda pandina se origina en el bloqueo dispuesto por el Ministerio de la Presidencia.

Freno desde La Paz a la puesta en marcha

La «Comisión Puesta en Marcha» fue organizada por el gobernador Flores el 6 de noviembre de 2016. | Foto Prensa GADP

El 6 de noviembre de 2019, el Gobierno Departamental de Pando conformó un equipo denominado “Comisión Puesta en Marcha”, encargado de organizar el funcionamiento y equipamiento del Hospital de Tercer Nivel.

Dicha comisión operativa estaba encabezada por el gobernador Luis Adolfo Flores Roberts, el Viceministro de Salud, el Director del Servicio Departamental de Salud, la Secretaría de Infraestructura, entre otros.

Se tenía previsto contar con los Bs 70 millones presupuestados para la adquisición de equipos como tomógrafos, ecógrafos, instrumental quirúrgico, además de camas, ambulancias, etcétera. Pero el Gobierno central negó el desembolso.

El gobernador Flores recordó que esa comisión ya había convenido con el Ministerio de Salud, en noviembre de 2019, que hasta antes de la Navidad se debía contratar, mediante convocatoria a Concurso de Méritos, al Director del Hospital, quién “debía trabajar hasta enero a más tardar, impulsando todas las gestiones y adquisiciones destinadas a la apertura del Hospital”, dijo.

También en noviembre, teniendo el presupuesto disponible, el Ministerio de Salud debía contratar un Gestor de Calidad y un Epidemiólogo; mientras la Gobernación de Pando se encargaría de contratar a un Director Administrativo y un Director Jurídico. Los seis directores contratados ejecutarían el equipamiento del flamante edificio médico.

Estaba prevista la entrega del nuevo Hospital de Tercer Nivel entre finales de enero e inicios del mes de febrero.

La Gobernación ya había promovido la capacitación de 18 jóvenes médicos nacidos en Pando que fueron becados para obtener diversas especializaciones, los mismos que debían ser contratados directamente garantizando eficiencia profesional en la atención a los pacientes pandinos.

Según el Director del Servicio Departamental de Salud de Pando, Kuniaki Murakami, el flamante Hospital de Tercer Nivel debía abrir sus puertas para ofrecer al pueblo de Pando las siguientes especialidades: Neurocirugía, Medicina Interna, Cardiología, Urología, Oftalmología, Gastroenterología y Nefrología. Dispondría además de seis quirófanos y áreas completas de Fisioterapia y Hemodiálisis, entre otros equipamientos de última generación.

Un sueño estaba cumpliéndose para el Departamento de Pando; pero la negativa del Gobierno de Transición a entregar el dinero presupuestado para culminar esa fase final de la obra, truncó la ilusión de todo un pueblo.

El colapso del Hospital Galindo

Otro de los enormes beneficios de poner en marcha el Hospital de Tercer Nivel de Cobija consistía en aliviar la sobresaturada carga que soporta actualmente el antiguo Hospital Roberto Galindo Terán, que es de Segundo Nivel. Varios de los servicios de este hospital debían ser transferidos al nuevo Hospital.

Un severo brote epidémico del dengue hemorrágico que asoló a la población de Pando en los últimos meses, ha precipitado un colapso sin precedentes en el Hospital Roberto Galindo Terán, donde el hacinamiento por falta de camas es dramático.

Según declaró el cardiólogo Jimmy Panozo Fernández, médico del Hospital Galindo Terán, este centro hospitalario ya no puede recibir un sólo paciente más. Carece de medicamentos y de personal ante el crecimiento poblacional que no se detiene en Cobija.

El profesional recordó que el viejo hospital no está ni en condiciones de manejar patologías propias y frecuentes del medio, como el dengue, mucho menos para enfrentar las contingencias del desconocido coronavirus.

En enero de este año, en medio de intensas lluvias, estalló en Pando un brote de dengue hemorrágico que fue el más severo del país. La situación se salió de control. Casi un centenar de pacientes fueron internados en menos de una semana, lamentándose fallecimientos.

“No tenemos ni los medios de bioseguridad” —alertó Panozo en entrevista con Unitel-Pando— “el personal está expuesto a una asistencia limitada para atender estos casos… La situación que atraviesa el hospital es totalmente crítica”.

Entre enero y febrero los médicos y trabajadores en Salud de Pando, conjuntamente la COD, realizaron movilizaciones, e incluso una huelga de hambre, reclamando por la falta de medicamentos y por el desvío de ítems que estaban destinados al Hospital Galindo. Exigían también el equipamiento para la apertura inmediata del Hospital del Tercer Nivel. Se lograron acuerdos con el Gobierno central, que los Ministerios de Salud y de la Presidencia han incumplido.

GALERIA | El prolongado colapso hospitalario

Imagen 10 De 10

Una de las dos ambulancias que salió de circulación no por antiguo sino por falta de gasolina. Este vehiculo evacuó víctimas en los hechos de Porvenir, y data de los tiempos de Roberto Galindo Terán. | Foto Silvia Antelo Aguilar, 2010

LINKS RELACIONADOS

gobernacion-pando

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center