Data: diciembre 8, 2012 | 23:45
La película dirigida por el chileno Andrés Wood se basa en una biografía de la célebre cantante y artista plástica, escrita por su hijo Ángel Parra

Se estrenó en La Habana película sobre la vida de Violeta Parra

Narrada diacrónicamente, “Violeta se fue a los cielos” describe lugares y momentos vividos por la cantautora chilena, desde su niñez campesina y sus primeros contactos con la música popular, su vida en las minas de cobre junto a una compañía circense, sus viajes a Francia y Polonia, su arte textil y visual, sus amores, aquel que sostuvo con el suizo Gilbert Favre, el vientista de los Jairas de Bolivia, y sus canciones. Toda la película está entrelazada por fragmentos de una entrevista  televisada que Violeta realizó en Argentina en 1962…

© Fausto Triana | PL

LA PELÍCULA
“Violeta se fue a los cielos” es una película del director Andrés Wood filmada en Chile, Francia y Argentina. Narra la vida de la cantautora Violeta Parra y está protagonizada por la actriz chilena Francisca Gavilán. Se estrenó en agosto del 2011 en 26 salas de todo el territorio chileno. El estreno en Santiago convocó a seis mil espectadores. El guión estuvo a cargo del realizador chileno Andrés Wood, director de la película, además de Eliseo Altunaga, Guillermo Calderón y Rodrigo Bazaes, con la colaboración de Ángel Parra, hijo de Violeta Parra y también músico, que escribió una biografía de Violeta. El film fue escogida por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile como representante nacional para las nominaciones a Mejor Película Extranjera de los premios Óscar de Estados Unidos, Ariel de México y Goya de España 2012. El martes 10 de enero del 2012 fue anunciada como una de las 4 nominadas en la categoría de Mejor Película Iberoamericana en los Premios Goya. Además fue ganadora del Gran Premio Internacional del Jurado en el Festival de Sundance 2012. Acaba de ser estrenada con gran éxito en Cuba, dentro el 34 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

Uno espera con inquietud su entrañable Gracias a la Vida, para quedarse tal vez con lo más lindo de Violeta Parra, pero el realizador lo escamotea para alejarse de convencionalismos y proponer su cine novedoso.

La creación es un pájaro sin plan de vuelo, sin una trayectoria lineal, le dice Violeta Parra a un entrevistador de la televisión argentina, directa y locuaz, con ese verbo irreverente y desafiante que la caracterizó.

Violeta se fue a los Cielos fue estrenada este sábado en el 34 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Ovaciones y comentarios a priori parecieron responder a las expectativas de la cinta ya laureada en otros escenarios.

Andrés Wood (La fiebre del loco, Machuca), rehuye de lugares comunes, toma distancia de espacios edulcorados y se consagra a esta mujer singular, de legados inconmensurables para la cultura latinoamericana y mundial.

“Uno se va metiendo en Violeta y se da cuenta que Violeta es enigmática, hermética, pero a la vez es totalmente transparente. Me involucré personalmente en una cosa que jamás había hecho, que es hablar de alguien que existió”, reconoció Wood hace poco.

Usted es poeta, cantautora, pintora, escultora. ¿Si tuviera que escoger, con cual de estas manifestaciones se quedaría?, le pregunta el presentador argentino.  —”Me quedaría con la gente (…)  es la gente la que me inspira a hacer todo esto”, responde.

De fantasmas y alegorías, desgarradora en su esencia, la película de 120 minutos no parte de las recetas acostumbradas de los biopic hollywoodenses que buscan la lágrima fácil y se regodean en los pasajes de tonos triunfalistas.

Su protagonista Francisca Gavilán lleva con altura el papel de una mujer inconforme por naturaleza, caótica, inestable y con desapego familiar. Lejos de la demagogia y la fanfarria, coloca a Violeta Parra en el sitio justo: talento y genialidad.

Basado en la biografía escrita por su hijo Angel Parra, el largometraje es la apuesta de Chile a las candidaturas al Oscar de Mejor Cinta Extranjera, estuvo nominada a los Goya de España y Ariel de México y se impuso en el Festival Sundance-2012.

Es un filme onírico, emotivo e iconoclasta.

Da Vinci terminó en el Louvre, Violeta Parra comenzó en la catedral de los museos del mundo, escribió un diario francés a propósito de sus pinturas allí exhibidas.

En La Reina, donde montó su carpa frente al universo andino, se suicidó a los 49 años de edad. Pero Andrés Wood no nos deja llorar. Nos somete al silencio en los créditos, para luego darle entrada a Gracias a la Vida (…) que me ha dado tanto (…).

Variaciones melódicas de Gracias a la Vida

Interpretación original de Violeta Parra, 1966
Versión Jazz Boliviano, con el grupo de Johnny Gonzáles, 1974
Versión vocal de Antonio Selfa, con acompañamiento de charango
Versión Rap de Méndez Block
Versión Jazz de Felipe Huerta Miranda
Versión electrónica experimental de Offer Nissim

La letra de Gracias a la Vida

Música y letra: Violeta Parra
Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me dio dos luceros que cuando los abro
perfecto distingo lo negro del blanco
y en el alto cielo su fondo estrellado
y en las multitudes el hombre que yo amo.
Gracias a la vida, que me ha dado tanto
me ha dado el oído que en todo su ancho
graba noche y día grillos y canarios
martillos, turbinas, ladridos, chubascos
y la voz tan tierna de mi bien amado.
Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me ha dado el sonido y el abecedario
con él las palabras que pienso y declaro
madre amigo hermano y luz alumbrando,
la ruta del alma del que estoy amando.
Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me ha dado la marcha de mis pies cansados
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos montañas y llanos
y la casa tuya, tu calle y tu patio.
Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano,
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.
Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
así yo distingo dicha de quebranto
los dos materiales que forman mi canto
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de todos que es mi propio canto.
Gracias a la Vida que me ha dado tanto…
 LINKS RELACIONADOS