UN CASO INVESTIGADO POR LA FISCALÍA | No se descarta que la empresa constructora “Bebras” sea fantasma, porque hasta la fecha no pudieron ubicar el lugar donde funciona dentro la jurisdicción de Cobija...

Se derrumba la corrupción montada por Quintana en Pando

Ana Lucía Reis flanqueada por el presidente Morales y el ministro Quintana, durante la inauguración de la Terminal de Buses en Cobija, el 7 de enero. Nótese que la Alcaldesa se abstiene de alzar el puño cerrado, negando militancia y obsecuencia partidaria. | Foto ABI

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Tras develarse detalles que sorprendieron a la opinión pública nacional sobre la confiscación y quema de 2.000 ejemplares de la edición impresa de Sol de Pando el 11 de julio del pasado año, la imagen del Ministro de la Presidencia comenzó a venirse a menos dentro las propias esferas oficialistas de Pando, ya que, incluso en corrillos internos del Movimiento al Socialismo (MAS), se señala a Juan Ramón Quintana como el responsable directo de aquella ilegal y abusiva acción perpetrada por sus “operadores” en la ciudad de Cobija.

El objetivo principal de la incautación —que ha motivado reacciones inmediatas de los organizaciones defensoras de la libertad de prensa dentro y fuera del país— fue impedir la difusión de una investigación periodística sobre el exterminio de la etnia Pacahura, en la que este ex militar banzerista está directamente involucrado. Ahora el Ministro represor busca con todo su odio y saña el extermínio de Sol de Pando.

Con anterioridad al atentado del 11 de julio, Quintana había movido sus influencias en el Gobierno para privar a Sol de Pando de los ingresos que permitían cubrir sus costos de producción brindando servicios publicitarios a entidades estatales, al margen de propiciar la incautación y quema del periódico y el desmantelamiento de su red de canillitas, manipulando al personal de la Gobernación, entre ellos a un ex sicario de la Prefectura leopoldista que fue apadrinado por el Ministro para trabajar como guardaespaldas del gobernador Luis Flores Roberts, contra la propia voluntad de la autoridade electa.

El gobernador Flores Roberts ha reconocido el abuso cometido por presión directa de Quintana y optó por distanciarse sistemáticamente del Ministro de la Presidencia, a causa de ese y otros motivos que afectan la gestión autónoma departamental.

Pero no sólo es el Gobernador la autoridad electa pandina que prefere desligarse de la tutela perversa de Quintana. La alcaldesa Ana Lucía Reis también busca emanciparse de tal sumisión política.

El escándalo municipal

Según una denuncia lanzada públicamente nada menos que por el diputado «quintanista» del MAS Galo Bonifaz en octubre del 2011, la alcaldesa Ana Lucía Reis habría causado daño económico a su Alcaldía firmando un millonario contrato para la construcción de una unidad educativa denominada «Evo Morales», con una empresa fantasma que recibió fondos del programa Evo Cumple y desapareció de la escena sin concluir la obra proyectada. El Ministerio Público investigó la denuncia de Bonifaz y concluyó imputando a la Alcaldesa.

En declaraciones efectuadas al semanario Perla del Acre, reproducidas por la red Erbol, el Fiscal Coordinador de la Unidad Anticorrupción, Juan Carlos Cuéllar, señaló que la Alcaldesa, como Máxima Autoridad Ejecutiva (MAE), habría incumplido sus deberes de fiscalizar, hacer un control riguroso a las obras del programa «Bolivia cambia, Evo cumple”.

No se descarta que la empresa constructora “Bebras” sea fantasma, porque hasta la fecha no pudieron ubicar el lugar donde funciona dentro la jurisdicción de Cobija.

Hemos solicitado documentación sobre esta obra, nos han llegado varios documentos de la Upre y no encontramos el contrato con la empresa constructora; en cambio las otras empresas adjudicadas de distintas obras del mismo programa en el municipio de Cobija tienen un contrato, donde la Alcaldesa firma como beneficiaria. Sin embargo, para la construcción de esta unidad educativa que tiene un costo superior a cuatro millones de bolivianos, esta empresa constructora aparentemente no firmó ningún contrato con la Upre, por eso presume el Ministerio Público que tiene ciertas responsabilidades la Alcaldesa”, explicó el fiscal entrevistado.

La alcaldesa Reis afirma y enfatiza en su defensa que el dinero fue entregado a esa empresa invisible en La Paz, mediante el Ministerio de la Presidencia y através de su Unidad de Proyectos Especiales (Upre), es decir por instrucciones de Quintana, quien sería el “padrino” del empresario brasileño estafador identificado como Marino Jhunior Nacimento Lima.

Es por tanto Quintana, ex mayor del Ejército especialista de Inteligencia en labores de infiltración y contrainformación, quien debería dar explicaciones acerca de este otro caso, más que la Alcaldesa misma.

El “zar” de la Inteligencia represiva

A nivel nacional, el ex mayor “pisa fuerte” en los aparatos represivos del Estado, tiene “su gente” al mando de la Dirección Nacional de Inteligencia y pretende también controlar el sistema gubernamental de medios de comunicación para someter a los periodistas estatales a sus estrategias de desinformación.
Provocó la salida de Iván Canelas del Ministerio de Comunicación; y mucho tuvo que ver con la abrupta renuncia de la Ministra de Defensa durante la crisis de Chaparina, detalle que el Defensor del Pueblo pasó por alto en su informe sobre la represión del 25 de septiembre, entre otros.  Evo Morales parece estar muy feliz con este tenebroso accionar de su principal operador castrense.

Una sañuda escalada persecutoria contra Sol de Pando

Y por si fuera poco, en su afán de anular el trabajo informativo de Sol de Pando que vela por los intereses públicos en la Amazonia boliviana, el “influyente” ex mayor de Ejército se da a la tarea de propalar la intriga de que éste es un medio “financiado por la derecha y la CIA”, acusándonos de ser “enemigos del proceso de cambio”, en esa típica maniobra de operación sicológica destinada a dar muerte civil al adversario, como se enseña a los represores bien adiestrados en la Escuela de las Américas.

Sol de Pando le respondió a Quintana exigiéndole aclare ante el país, ante los movimientos sociales, ante los pueblos indígenas y ante el propio presidente Evo Morales por qué no “expulsa” de la Amazonia boliviana, en medio de su constante cacareo al respecto, a una ONG de Usaid —Rainforest Alliance—, que emite sendas certificaciones para el saqueo de maderas preciosas del ancestral territorio Pacahuara en Pando hacia el mercado norteamericano, entre otros temas inherentes al interés nacional dentro el actual proceso de cambio.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center