Data: enero 11, 2015 | 7:28
FOTOGRAFÍA DOCUMENTAL | Un libro del cineasta para la imagen y la memoria...

ROBERTO ALEM ROJO: BOLIVIA MI VIDA!

Aldabas, puertas, balcones; templos antiguos y remotos vistos desde otra perspectiva; máscaras, danzas, coca, quinua, muertos, naturaleza, paisajes de geografías radicalmente opuestas, tal y como es Bolivia, son las imágenes que componen el libro de Roberto Alem Rojo. | Fotomontaje Sol de Pando

Aldabas, puertas, balcones; templos antiguos y remotos vistos desde otra perspectiva; máscaras, danzas, coca, quinua, muertos, naturaleza, paisajes de geografías radicalmente opuestas, tal y como es Bolivia, son las imágenes que componen el libro de Roberto Alem Rojo. | Fotomontaje Sol de Pando

© Claudia Gonzales Yaksic | Lecturas & Arte de Los Tiempos*

“Mi vida ha sido un constante viaje: desde que nací, hasta el día de hoy, no he parado de viajar. Inicialmente por el trabajo de mi padre, luego por motivos educativos y, desde finales de los años 70, por razones de un trabajo centrado en la búsqueda y captación de imágenes y sonidos que en general siempre implicaron grandes viajes y desplazamientos”. 

Así inicia el notable fotógrafo y documentalista Roberto Alem Rojo, el prólogo de su libro “Bolivia. Mi vida!”.

Esta publicación reúne una parte —cerca de 300 fotos y un vídeo de 15 minutos— del gran trabajo que ha venido realizando, casi anónimamente, en el afán de registrar en imágenes estáticas y en movimiento, la vasta cultura boliviana.

Aldabas, puertas, balcones; templos antiguos y remotos vistos desde otra perspectiva; máscaras, danzas, coca, quinua, muertos, naturaleza, paisajes de geografías radicalmente opuestas, tal y como es Bolivia, son las imágenes que componen este libro y que han sido captadas por la privilegiada mirada de Alem Rojo.

“Durante todos estos años han pasado por mis manos decenas de cámaras, formatos y tecnologías que transformaron no sólo la forma de hacerme ver la realidad sino el cómo capturarla. Todo acontecimiento que se registra en la memoria histórica de los pueblos y su geografía, ya sean éstas de carácter social, cultural o políticos, son naturalmente susceptibles a desvanecerse con el pasar del tiempo. Es por eso que pretendo que todo el trabajo materializado en archivos fotográficos y audiovisuales de mi autoría no quede en el olvido (…)”, escribe Roberto en “Bolivia. Mi vida!”, libro de 315 páginas y dividido en Historia, Naturaleza y Culturas.

Es tal la capacidad de Roberto Alem para captar no sólo la belleza de las cosas —y que se hace palpable en este libro—, sino también para mostrar lo que normalmente no se puede mirar: como que Dios y la alegría también moran en las cárceles y que el brillo del oro que se extrae del Cerro Rico de Potosí oculta montañas de basura.

*Artículo original publicado por Los Tiempos el 11 de enero, 2014 

Apuntes biográficos de Roberto Alem Rojo

Roberto Alem junto con Alfredo Roca y Juan Carlos Gómez durante la muestra pictórica "Tentayape, patrimonio de vida", junio del 2010. | Foto Los Tiempos

Roberto Alem junto con Alfredo Roca y Juan Carlos Gómez durante la muestra pictórica «Tentayape, patrimonio de vida», junio del 2010. | Foto Los Tiempos

Roberto Alem Rojo (La Paz, 1958) se inició en el mundo de la imagen en 1977, sacando fotos en diapositivas (slides) y haciendo fotomontajes. Pero poco a poco se dedicó a hacer pistas de sonido en base a las fotografías que tomaba y luego —a partir de salir exilado— se capacitó en Pedagogía Audiovisual en Lima (Perú), y desde 1980 comenzó a producir video.
Tras el exilio volvió a Cochabamba para fundar en 1982 —junto con Luís Mérida Coimbra, Alfredo (Pocho) Roca y Maricruz Canedo y Eduardo Ruiz Gumiel, entre otros— la productora Juan Wallparrimachi.
Después se fue dos años partió a Estados Unidos y de ahí al Ecuador, retornando a Bolivia en 1994.
En las décadas que lleva en este campo tiene alrededor de 180 documentales de diferentes temáticas y un archivo original que él describe como “increíble” y donde almacena todo su obra desde su primer día, y que corresponde a un trabajo comprometido con las culturas de los Andes, Amazonia y Chaco.
En junio del 2010, presentó en el Centro Simón I. Patiño de Cochabamba una muestra pictográfica sobre su trabajo en el Chaco boliviano denominada «Tentayape, patrimonio de vida».
El 14 de julio del 2014, Roberto Alem estrenó en el Chaco boliviano su nuevo documental “Un día con Yatei”, el sexto trabajo realizado para el departamento de comunicación de la Cruz Roja Suiza Boliviana, donde trabaja desde hace ocho años y no sólo en el área Guaraní, sino en Chuquisaca y Santa Cruz.  Produce,  desde hace varios años, con el apoyo de dicha entidad, una serie de documentales en el Chaco.
Con datos del artículo «Roberto Alem: historia, naturaleza y culturas«, de Claudia Gonzales Yaksic, Los Tiempos, 20 de julio, 2014
Testimonio sobre el Centro de Comunicación Juan Wallparrimachi | VIDEO

En 1982, Wallparrimachi era un centro que trabajaba la imagen en diapositivas destinado a la educación popular para la democracia. Fueron sus principales integrantes: Luis Mérida, Roberto Alem, Alfredo Roca, Maricruz Canedo y Eduardo Ruiz, a más de otros colaboradores que se desplazaban por las comarcas más alejadas del país y tuvieron que salir al exilio durante la dictadura de García Meza.
LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center