Data: mayo 7, 2014 | 21:56
MUESTRA PICTÓRICA | El muralista y escultor cochabambino expone en La Paz la historia de su obra…

Retrospectiva de Freddy Escóbar en el Tambo Quirquincho todos los días de mayo

“Freddy Escobar posee conceptos claros de la pintura…” —comentó de acerca de su obra el crítico venezolano Sergio Antillano—. “Es un artista maduro, seguro de sus medios, su estructura semeja la urdimbre de un clásico, donde la línea, dibujada y suelta, todo lo envuelve, sin que el color, ahora más sólido y menos flotante, alcance a ocultar los arabescos. Se diría pintor de claridades”.

“Freddy Escobar posee conceptos claros de la pintura…” —comentó de acerca de su obra el crítico venezolano Sergio Antillano—. “Es un artista maduro, seguro de sus medios, su estructura semeja la urdimbre de un clásico, donde la línea, dibujada y suelta, todo lo envuelve, sin que el color, ahora más sólido y menos flotante, alcance a ocultar los arabescos. Se diría pintor de claridades”.

© Redacción Sol de Pando

El Museo Tambo Quirquincho de La Paz estará abierto durante tres semanas, del 8 al 30 de mayo, exhibiendo una importante retrospectiva del artista plástico Freddy Escóbar Vega, cuya vasta obra es conocida en las principales ciudades de Bolivia, así como en Venezuela donde desarrolló una mística militante y perfeccionó sus técnicas pictóricas.

La retrospectiva denominada fervorosamente “Catalina quien tuvo once hijos a los que amó con toda su alma” —un homenaje al entorno familiar que lo apoyó en toda su trayectoria artística y profesional—, se inaugurará este jueves a las 19:00.

Esta exposición de largo aliento cuenta con el auspicio del departamento de Museos Municipales de la Oficialía Mayor de Culturas de la Alcaldía de La Paz.

Exponiendo una trayectoria

Escóbar, nacido en 1956, dio sus primeros pasos académicos en la Escuela de Artes de la ciudad de Cochabamba en 1975. Posteriormente radicó en el estado de Zulia, Venezuela, donde desarrolló una intensa actividad plástica, habiendo producido importantes murales en las ciudades venezolanas de Ojeda y Cabimas.
En 1977 diseñó el Mural de la Iglesia de Santa Lucía de Ojeda, al año siguiente pintó otro mural para el I.U.T.C en la ciudad de Cabimas, y en 1989 realizo el Mural del Centro Comercial Ojeda en el marco del Cincuentenario de dicha ciudad en el Estado de Zulia.
Entre 1987 y 1989 recibió primeros premios en los principales concursos de pintura en el Estado de Zulia, y a su retorno a Bolivia, en 1991, empezó a cosechar innumerables galardones incluyendo el Primer Premio en el XXVI Salón Municipal de Artes Plásticas 14 de Septiembre, en Cochabamba.

Valoración de su obra

“Freddy Escobar posee conceptos claros de la pintura…” —comentó de acerca de su obra el crítico venezolano Sergio Antillano—. “Es un artista maduro, seguro de sus medios, su estructura semeja la urdimbre de un clásico, donde la línea, dibujada y suelta, todo lo envuelve, sin que el color, ahora más sólido y menos flotante, alcance a ocultar los arabescos. Se diría pintor de claridades”.

“No es azarístico una Retrospectiva de Freddy Escobar en el Museo Tambo Quirquincho, antigua morada del cacique Quirquincha” —escribe a su vez la antropóloga Asmery González Martínez, comentando desde Maracaibo la importancia de la Retrospectiva que se abre este mayo en La Paz—. “La trama de la vida es tejida con hilos de historia, de Bolivia con sus primeros trabajos públicos a los 19 años, pasando por Venezuela y retornando a la Cochabamba originaria, sus trabajos han sido testigos de los trasnochos trashumantes de ‘un cuento de imágenes, color y música gráfica’’ según lo expresara alguna vez el artista. Esta retrospectiva no es sólo la de la obra, es la de la vida y los recorridos míticos de esta Pachamama de todos los nuestroamericanos”.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center