Data: marzo 12, 2020 | 21:30
CONVIRTIÓ EL MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA EN CASA DE CAMPAÑA | Desviaba fondos públicos e impartía “línea” a los periodistas. Desfalcó Zafabri en Riberalta para comprar votos en el Tipnis...

QUINTANA Y EL USO INDEBIDO DE BIENES DEL ESTADO

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

En su edición del 21 de abril de 2016, Sol de Pando publicó el siguiente informe que muestra en acción a Juan Ramón Quintana, el entonces Ministro de la Presidencia. El uso indebido de bienes del Estado y la manipulación informativa como armas de control político y de propaganda electoral, fueron la rutina de Quintana que convirtió el Ministerio de la Presidencia en una “casa de campaña”. Como estratega de un prorroguismo que buscaba eternizar la autocracia de Evo Morales corrompiendo las elecciones, Quintana acumuló un poder político que le dio atribuciones para manejar a su capricho todo el aparato estatal, y el gabinete de ministros estaba bajo su control. Quintana materializó así el modelo neo-estalinista de dominación. Reproducimos dicho informe a continuación:

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Todo el gabinete está bajo su control personal, algunos periodistas son sus «soldados» en la guerra por la desinformación, dispone los recursos del «Evo Cumple» a discreción, extorsiona, desfalca recursos y bienes públicos durante campañas electorales, es el único civil que ejerce mando de tropa en el actual Gobierno y nadie fiscaliza a fondo sus sospechosas actividades encaramado en el Ministerio de la Presidencia. | Foto archivo

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana y comunicadores de las entidades estatales para “contratar” al margen de la ley cuentas de Facebook, confirma que el ex militar interviene directa y personalmente en la definición de políticas mediáticas e informativas del Gobierno que preside Evo Morales. Las “líneas” propagandísticas que imparte Quintana a los comunicadores y relacionistas públicos del Gobierno, bajo una visión estrictamente castrense, son adoptadas pasivamente como “línea oficial” del Ministerio de Comunicación, uno de tantos ministerios del Gabinete subordinados ciegamente al Ministro de la Presidencia.

“Todos los ministerios deberían comprar un espacio en el Face, todos sin excepción”, ordenó Quintana a los relacionistas públicos del Gobierno, en una reunión que se realizó dos semanas antes del Referéndum Constitucional.

Todas las órdenes imperativas que emite Quintana hacia los periodistas estatales que actúan como sus “soldados”, son rematadas con una serie de advertencias y amenazas en caso de no cumplirse al pie de la letra sus instructivas: “El miércoles voy a controlar; Ministerio que no tenga le voy a sacar la cabeza, el miércoles todo el mundo ya con contratos de promoción en el Face, todos”, les dijo Quintana a los periodistas con su habitual tono autoritario, según se oye en un audio original difundido por el periodista Andrés Gómez.

La reunión se produjo en el Palacio Quemada entre las 15 y 19 horas del 7 de febrero, es decir dos semanas antes del Referéndum Constitucional del 21 de ese mes, es decir en plena campaña electoral.

El ministro Quintana recibe el saludo militar en un cuartel de Puerto Rico, Pando. | Foto Archivo Sol de Pando

El ministro Quintana es el único civil no electo en Bolivia que detenta mando de tropa en el seno de las FF.AA. | Foto Archivo Sol de Pando

Quintana tiene una especial obsesión por “dar línea” a la prensa y en particular a los medios estatales y “para-estatales” donde el personal periodístico es seleccionado y designado por el Ministro en persona. Habiendo sido capacitado como militar anti-subversivo en la Escuela de Las Américas cuando hizo un curso de Satinador en el Comando Sur de Panamá gracias a una beca que le otorgó el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, Quintana aprendió que el control de la información y el manejo de los medios es consustancial con estrategias castrenses para la toma, control y mantenimiento del poder político. Para Quintana la Información-propaganda es un arma indispensable para la “guerra de posiciones” (golpista) que este ex militar viene desarrollando para beneficio propio dentro el régimen, en las narices de Evo Morales y García Linera, articulando cada una de sus acciones con las privilegiadas cúpulas castrenses del actual régimen.

En dicha reunión con los comunicadores estatales, el Ministro de la Presidencia caracterizó la coyuntura desatada por el escándalo de su antigua “discípula” Gabriela Zapata, en una “situación de guerra”. Según les dijo Quintana, “hemos perdido una batalla” y que por tanto es necesario “recomponer el teatro de operaciones”. Y dijo que a través del Facebook se debe “metafóricamente combatir al enemigo por aire, por mar y por tierra”.

El Ministerio de la Presidencia, a través de su Jefa de Gabinete y en varias ocasiones con la intervención directa de Quintana, define por ejemplo los contenidos y titulares de apertura del periódico Cambio, por encima del Ministerio de Comunicación, y decide qué medios deben ser vetados a publicidad estatal mediante una cerradísima “lista negra” (en la que figura Sol de Pando obviamente).

En su reunión de campaña electoral con los periodistas, comunicadores y relacionistas del Gobierno, el ministro Quintana impartió las mismas instrucciones “jerárquicas” a la propia ministra de Comunicación, Marianela Paco, así como a la ex ministra Amanda Dávila,  funcionarios del Legislativo y de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic), otra “agencia” creada “a iniciativa” del mismo Quintana.

El pasado 30 de marzo, Quintana abrió por enésima vez una nueva cuenta de Facebook a su nombre, con muy pocos seguidores entre usuarios de la sociedad civil.

El “arma” de malversar fondos

Los cuestionados regalos gubernamentales en el Tipnis.

Los cuestionados regalos gubernamentales en el Tipnis.

Como es de dominio público, la creación de una cuenta de Facebook u otra red social similar, es absolutamente gratuita para fines comunicacionales, y tiene un costo mediante tarjeta Visa solo para casos en que la plataforma será usada con fines industriales y comerciales. No había razón para que Quintana disponga el uso de presupuestos en aquellos ministerios sin Facebook, salvo negociado de por medio.
Según el audio difundido por Andrés Gómez, la comunicadora del Ministerio de Economía, Leyla Medinacelli, hizo notar al Ministro que no puede haber contratos porque la compra de promociones a Facebook se realiza a través de tarjetas de crédito. También le informó que no hay presupuesto. “Utilicen el mecanismo administrativo que sea (…) Usted está peleándose con las sombras (…). Cada ministerio aporta 50 mil, 20 mil, 30 mil, 100 mil dólares, los ministerios ven lo que tienen que hacer (…) no está en el presupuesto, eso es lo de menos, no hay problema”, respondió Quintana.
Una fuente que participó en la reunión explicó que los relacionistas públicos sabían que administrativamente no se podía justificar la compra de promociones de Facebook porque se adquiere con tarjeta de crédito, por tanto, “sabían que tenían que echar mano del TGN y luego solapar o encubrir con otros conceptos”.
Al respecto, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) podría hacer seguimiento de oficio o a denuncia sobre el instructivo que dio el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana sobre el uso de recursos económicos para una campaña electoral desde otros ministerios, según anticipó la Presidenta del organismo electoral, Katia Uriona, a la Agencia de Noticias Fides (ANF).

Antecedente del desfalco de Zafabri en Riberalta

El primer muerto en el conflicto lo provocó gente armada que Quintana y Becerra infiltraron en la marcha indígena, generando una reacción más violenta aún en el bando contrario que sacó a sus sicarios para masacrar. Sicarios que tras la masacre se pasarían al bando del mismo Quintana | Fotomontaje Sol de Pando

Sus vínculos estrechos con Acción Democrática Nacionalista (ADN), el partido de Banzer en cuyo gobierno prestó servicios como exoperto en seguridad e inteligencia, le facilitaron a Quintana aliados para «ganar» en la «guerra» de Porvenir por el control militar de Pqando, en base a una absoluta desinformación. | Fotomontaje Sol de Pando

En diciembre del 2012, el presidente Hugo Chávez de Venezuela cumplió un compromiso ante el presidente Evo Morales para “refinanciar” una planta procesadora de castaña en la ciudad beniana de Riberalta, colindante con Pando, que había entrado en quiebra el año 2009, incluso antes de ser inaugurada. Aproximadamente $us 450.000 (casi medio millón de dólares) que fueron inicialmente donados para instalar la cooperativa de Zafreros y Fabriles Castañeros de Riberalta (Zafabri) fueron desviados por Quintana para movilizar pobladores de Riberalta hacia Cobija, durante los luctuosos sucesos de Porvenir en septiembre del 2008. Quintana era el principal administrador de esos recursos dentro la cuenta del programa “Evo Cumple”. El trabajador fabril Guillermo Dirá denunció que Quintana instruyó al representante castañero de la cooperativa, Iver Maguayo, disponer ese desvío de fondos.

En esas circunstancias se produjo la intervención y el cierre de la cooperativa, mientras el gobierno de Evo Morales gestionaba ante el gobierno aliado de Venezuela “una segunda oportunidad” para salvar a Zafabri de la inminente quiebra y evitar una confrontación entre los socios fabriles y zafreros de la cooperativa. El representante del Banco Nacional de Desarrollo (Bandes) de Venezuela, en coordinación con el Prodem, facilitó la reactivación de la planta el año 2012 mediante un tercer desembolso de $us 76.280 destinados a la reparación completa de la planta beneficiadora, incluida la infraestructura y los equipos a ser rehabilitados para el beneficiado industrial de la almendra que venían recolectando los socios organizados en la recolectora “Río Selva”.

Quintana no fue investigado ni procesado por tan desvergonzado desfalco que le obligó a Evo Morales pedir a Venezuela un nuevo crédito a fondo perdido para encubrir la malversación del impune Ministro militar.

¿Impulsó "Ademaf" efectivamente el desarrollo fronterizo del país?

¿Impulsó «Ademaf» efectivamente el desarrollo fronterizo del país?

De Riberalta al Tipnis

Otro caso que no fue debida ni oportunamente investigado, tiene que ver con el desvío de recursos pertenecientes a la Empresa Boliviana de Almendra (EBA), que según el entonces senador de Pando por el Movimiento al Socialismo (MAS) Manuel Limachi, fueron ilegalmente transferidos a una cuenta para comprar motores fuera de borda para beneficiar a comunarios del Tipnis, en el Parque Nacional Isiboro Securé, a fin de neutralizar las demandas ambientalistas de aquel sector indígena. La empresa EBA —un emprendimiento estatal de enormes perspectivas en el comercio exterior dada la elevada cotización de la castaña boliviana que es de mejor calidad de la nuez brasileña—, también funciona en la ciudad de Riberalta, a miles de kilómetros del Tipnis.

Según Limachi, Quintana malversó igualmente, “como si fueran de su propiedad” recursos de otra empresa creada en la Amazonia boliviana, la Empresa Boliviana del Oro (EBO), con oficinas en Riberalta y Cobija.

EBO y EBA fueron creados por Quintana durante su gestión como Director de la Agencia para el Desarrollo de las Macroregiones y Fronteras (Ademaf).

Mario Ojopi, un ex técnico de EBA y profesional que radica en Riberalta, respaldó las denuncias de Limachi afirmando los funcionarios de Ademaf y de las empresas bajo control de esta oficina (EBO y EBA) “estuvieron desplegados en el Tipnis por más de cinco meses, encuestando, regalando motores y sacando fotografías. La Agencia dedicada al desarrollo de las fronteras enfocada en las actividades políticas del Tipnis; esto muestra como una fotografía la desorientación programática de esta oficina. Ahora ya no tienen plata ni razón de existir, se van a acabar así inútilmente como empezaron dejando sólo gastos”.

Un super Ministro que se apoderó del “proceso de cambio”

El poder casi absoluto que Evo Morales delegó en su Ministro de la Presidencia le dió a Quintana un control político y administrativo que va más allá del área de Inteligencia y Seguridad. Este ex mayor del Ejército es prácticamente dueño de todo el gabinete en el Poder Ejecutivo, además del Ministerio Público (Fiscalía General del Estado) y los aparatos armados (FF.AA. y Policía). Todos los ministros de Evo Morales —con excepción aparente de los ministros de Gobierno Carlos Romero Bonifaz y de Obras Públicas Milton Claros Hinojosa— le deben el cargo a Quintana.
El ejemplo más visible de esta dependencia ministerial del quintanismo es el Ministerio de Comunicación, el favorito de Quintana. Las dos últimas ministras de esta cartera, Amanda Dávila y Marianela Paco, totalmente sometidas, no tomarían ninguna decisión sin consultar previamente con Quintana, a quien le dicen “jefe”. Por ejemplo, es Quintana, y no la Ministra de Comunicación, quien decide cuáles medios periodísticos pueden o no recibir publicidad del Estado.
Otra cartera ministerial sobre la cual Quintana ejerce un absoluto e irreductible control, es el Ministerio de Defensa, desde donde el Ministro de la Presidencia ha desarrollado intensos vínculos clientelares y prebendales con el ámbito militar del cual él proviene. Es Quintana, por encima del Presidente del Estado, quien determina cada año la Orden General de Destinos violando incluso la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, lo cual ha puesto a las FF.AA. del país bajo sus pies. El ministro Juan Ramón Quintana es el único civil que detenta un activo y peligroso mando de tropa en Bolivia.
Empezando por ministros y viceministros, el personal jerárquico, técnico y operativo en los demás ministerios estratégicos —como los de Energía e Hidrocarburos, de Mineria, de Planeamiento y de Economía— fue designado por “recomendación” y aval personal de Juan Ramón Quintana, atenido a su estrecha y privilegiada relación con el Presidente. Su influencia subterránea no se limita a la designación de cargos, abarca sobre todo la imposición de millonarios proyectos y contratos en su gran parte lesivos a los intereses del Estado y de los cuales el presidente Evo Morales no siempre toma conocimiento.
Esta sobredosis de poder que enloqueció a Quintana le llevó a erigirse en el principal estratega electoral y de proselitismo cotidiano que apunta a eternizar este perverso esquema político —el quintanismo—, mediante re-elecciones ad infinitum, utilizando la imagen y figura popular de Evo Morales como su caballo de troya para ganar votos.
Como máximo jefe de campaña en cada proceso electoral, Quintana recauda dinero extorsionando a empresarios nacionales que se han visto obligados a someterse a sus designios o de lo contrario caer en la ruina sufriendo represalias legales e impositivas; y en ese mismo afán extorsivo con fines electorales Quintana no vacila en vincularse con organizaciones mafiosas y tradicionales sectores corruptos de la política boliviana, de ultra derecha, que ahora son fervientes militantes del partido gobernante y que, a pesar de su habitual racismo, se declaran más “evistas” que el mismo Presidente indígena siguiendo el discurso adulador e hipócrita de Quintana. En los negocios turbios como en la política perversa, todo vale.
En ese contexto, fue el ministro Juan Ramón Quintana el responsable directo dentro el Gobierno para la llegada irregular de la empresa venezolana Lamia a Bolivia.
LINKS RELACIONADOS

datos-y-analisis

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center