CUESTIÓN DE FE EN LA INTEGRACIÓN | La Gobernación de Pando asume que es un asunto de desarrollo y vertebración vial. El progreso pandino alcanzado en los últimos años pone a disposición de la Iglesia la posibilidad de un futuro reordenamento territorial de sus misiones pastorales en el Norte Amazónico de Bolivia...

¿Por qué el Vicariato de Pando tiene su sede en Riberalta?

La centenaria Iglesia Nuestra Señora del Carmen, en Riberalta, donde el Vicariato de Pando creado por el Papa Pio XII en 1942 centralizó su misión pastoral para atender a los pueblos indígenas a orillas de los rios Acre, Beni y Madre de Dios. | Foto Vicariato de Pando

Según el Obispo del Vicariato, monseñor Eugenio Coter, a diferencia del Estado Pluirinacional que administra una división territorial de nueve departamentos, la Iglesia Católica en Bolivia divide sus misiones pastorales en un total de 17 jurisdicciones eclesiásticas regidas por el Vaticano, entre  Arquidiócesis, Diócesis, Vicariatos y Prelaturas. Por lo tanto no siempre hay coincidencia entre las sedes episcopales y capitales departamentales, afirma el prelado. El Vicariato de Pando fue creado en 1942 con Riberalta como el principal centro articulador de las comunidades siringueras dispersas a lo largo de los ríos Acre, Beni y Madre de Dios, abarcando incluso poblaciones del Norte de La Paz… 

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando en Brasilia

Los sacerdotes que forman parte del Vicariato de Pando, encabezados por el obispo Eugenio Coter. | Foto Vicariato de Pando

Hace 15 años, el alcalde Becerra transfirió más de 4.000 metros cuadrados en el Parque Urbano para la construcción de la Catedral de Pando, en la ciudad de Cobija, como sede del mismo Vicariato de Pando. Paradójicamente, en Riberalta se construye una Catedral del Vicariato de Pando muy bonita y con un estilo de la región”.

Aquel era el reclamo de un feligrés en la ciudad de Cobija —que circuló en las redes sociales el pasado 29 de abril— poniendo en el tapete una antigua discusión que es motivo de una discrepancia aparente entre católicos de los departamentos de Pando y Beni.  Así como en Cobija, también en Riberalta no todos entienden por qué la sede del Vicariato de Pando se encuentra en una ciudad que pertenece a la provincia beniana de Vaca Diez. Para los cobijeños parece incomprensible que la sede de su Vicariato se sitúe en el Beni, mientras a los riberalteños no deja de incomodarles que su ciudad sea sede de un Vicariato que es de Pando.

Sin embargo los sacerdotes que vinieron administrando este Vicariato desde su creación hacen 75 años, han logrado sobreponer la aparente discrepancia jurisdiccional generando un clima de hermandad conciliadora entre los pueblos vecinos de ambos departamentos que habitan a la vera de los afluentes de los ríos Acre, Beni y Madre de Dios, abacando incluso el Norte de La Paz. Cobija y Riberalta son dos polos indisolubles del Norte Amazónico boliviano.

El tema latente ha sido reactivado con la campaña emprendida por un grupo de ciudadanos de Cobija reclamando por la presunta pérdida de un terreno municipal, el mismo que habría sido cedido para la construcción de una nueva Catedral en la capital de Pando durante la gestión del alcalde Miguel “Chiquitín” Becerra, en la década de los años 90.

Aunque no se pudo obtener información más precisa sobre aquel controvertido asunto del terreno, por parte del denunciante (a quien enviamos un cuestionario el 1 de mayo), Sol de Pando tomó contacto con fuentes autorizadas de la Conferencia Episcopal  y del Vicariato, así como con la Gobernación de Pando. Las respuestas obtenidas son muy esclarecedoras.

Un Vicariato unificador en medio de las poblaciones dispersas del Acre

Monseñor Luis Morgan Casey, Obispo Emérito de Pando. Tendió un puente de integración y solidaridad entre las parroquias de Riberalta y Cobija cuando presidió el Vicariato entre 1988 y 2013. | Foto Vicariato de Pando

Según datos oficiales obtenidos por Sol de Pando en la Pastoral de Comunicación de la Conferencia Episcopal de Bolivia, el Vicariato Apostólico de Pando fue erigido oficialmente el 29 de Abril de 1942 por el Papa Pío XII, con sede en Riberalta, capital de la provincia Vaca Díez del departamento del Beni. Aquella juridicción papal fue impulsada por religiosos de la Orden Maryknoll que iniciaron sus actividades en la zona con una misión pastoral de 20 sacerdotes. Al año siguiente, 1943, llegó la Congregación de las Hermanas de Maryknoll, quienes fundaron las primeras casas misionales en Riberalta y Cobija.

Los Vicariatos son jurisdicciones eclesiásticas directamente dependientes del Vaticano, con el mismo rango de autonomía de las Arquidiócesis, Diócesis y Prelaturas, las cuales se diferencian entre sí por la extensión territorial y densidad poblacional que ocupan sus misiones pastorales. En Bolivia existen 17 juridicciones bajo dichas escalas eclesiásticas.

En el caso del extenso territorio del Beni, además del Vicariato de Pando sobre territorio de los pueblos originarios Pacahuara, Tacana, Esse Eja, Araona y Cavineño, con sede en la ciudad de Riberalta, existen también el Vicariato Apostólico de Reyes, sobre territorio del pueblo indígena Chimán, con sede en la ciudad de San Borja, y el Vicariato Apostólico del Beni en sí, sobre territorio de los pueblos Mojeño y Trinitario, con sede en la ciudad de Trinidad.  

En abril del 2016, al celebrarse los 74 años del Vicariato de Pando, monseñor Luis Morgan Casey que ejerció el obispado del Vicariato entre 1988 y 2013, designado por el Papa Juan Pablo II, recordaba que la sede se estableció en Riberalta, desde la fundación misma del Vicariato, “debido a la ubicación geográfica favorable de Riberalta para comunicarse con la mayoría de los ríos que atraviesan la región” —según sus declaraciones publicadas por el periódico católico Iglesia Viva, destacando que el Vicariato surgió para asistir a las poblaciones siringueras de la región—. “Este territorio pertenecía a la jurisdicción de Santa Cruz hasta el año 1920, cuando toda la zona (ahora Beni-Pando) fue fundada como el Vicariato del Beni, bajo la responsabilidad de los padres franciscanos españoles. La residencia de dicho Vicariato se encontraba en la ciudad de Trinidad, de la cual dependía también el Norte con un sacerdote en Riberalta, uno en Cobija y otro en la Misión Cavinas”.

Por tanto, la aparente contradicción de un Vicariato de Pando con sede en Riberalta logró resolver, más bien —en el momento de fundarse— un dramático problema pastoral de vinculación a poblaciones pandinas como Puerto Gonzalo Moreno, San Lorenzo, El Sena, Blanca Flor, etcétera, que subistían trabajando bajo condiciones precarias en las siringas (primero gomeras y ahora castañeras), a orillas de los afluentes tributarios de los ríos Beni y Acre. Esta zona dispersa altamente productiva de Pando se halla conectada a las vías que se vertebran desde Riberalta, a más de 400 kilómetros de Cobija.

Hoy Obispo Emérito de Pando, monseñor Luis Morgan Casey es justamente uno de aquellos sacerdotes, en este Vicariato, que cumplió su misión pastoral con un fuerte sentido de integración entre esas poblaciones a uno y otro lado del Rio Beni. A pesar de su jubilación activa, viviendo actualmente en Cobija donde es amado por toda la feligresía de la capital pandina (fue testigo de la masacre de Porvenir en septiembre del 2008 tratando de proteger a las víctimas), monseñor Morgan Casey (nacido en un condado llamado Potosí, en el Estado norteamericano de Missouri), es igualmente venerado en todas las comunidades de Riberalta, además de Ixiamas y Apolo en el Norte de La Paz

La posición oficial del obispo Eugenio Coter

Monseñor Eugenio Coter, actual Obispo del Vicariato de Pando. Fue designado por el Papa Benedicto XVI a princípios de marzo en 1913, preservando la línea unificadora de monseñor Luis Casey | Foto Vicariato de Pando

Según recuerda monseñor Eugenio Coter, actual Obispo del Vicariato de Pando, a su llegada de Cochabamba a Riberalta en marzo del 2013 cuando asumió su investidura pastoral por desginación directa del Papa Benedicto XVI, el nuevo Vicario había recibido a una delegación del Comité Cívico de Pando que le planteó el traslado de la sede episcopal del Vicariato a Cobija, en tanto capital del Departamento.

Les indiqué entonces que la sede del Vicariato no la determina un Obispo. Fue establecida por Roma en el año 1942, por el Papa Pio XII, y ratificada por una ley de la República de Bolivia en el 1953, que reconoce la sede del Vicariato en Riberalta, el lugar más poblado de la Jurisdicción Eclesiástica, ubicada al punto de encuentro de los caminos de comunicación del tiempo que eran los ríos más importantes que cruzan el territorio”, dijo monseñor Coter a Sol de Pando.

“También les hice notar que la división territorial de la Iglesia consta de 17 jurisdicciones y una ‘ad personam’, a diferencia del Estado Plurinacional que cuenta con una organizaciòn polìtica de nueve jurisdicciones departamentales” —clarificó el Obispo— “Por lo tanto no siempre hay coincidencia de sedes episcopales y de capitales departamentales”.

El Obispo precisó que la jurisdicción del Vicariato a su cargo no sólo abarca territorios que pertenecen a Pando en su totalidad y a toda la provincia Vaca Diez del Beni, sino incluso al Norte del departamento de La Paz con parte de las provincias Ballivián e Iturralde. Esta configuración territorial se remonta incluso a la Guerra del Acre, pues sabemos que durante ese conflito con los siringueros cearenses el ejército boliviano reclutó combatientes indígenas provenientes de Ixiamas, como Bruno Racua y Juan de Dios Aguada que después de la guerra formaron sus famílias dispersándose entre Cobija, Riberalta y Guayaramerín dentro el entonces llamado Territorio Nacional de Colonias.

En ese contexto de territorialidad eclesiástica del Vicariato de Pando que atraviesa tres departamentos, “no se ven, hasta ahora, razones pastorales que requieran modificar la Sede Episcopal”, dice Coter.

Por tanto, de acuerdo a la explicación del Obispo, el Vicariato de Pando con sede en Riberalta se estaria desarrollando en un escenario Megaregional con criterios de Mancomunidad Interdepartamental. “De mi parte hay un contacto constante con sacerdotes y religiosas de Cobija y cada dos o tres meses, a lo máximo, tengo una presencia de varios días para acompañar pastoralmente el camino de estas comunidades cristianas desde el 2013. Nada de nuevo en este sentido que ya no haya hecho mi predecesor, monseñor Luis Casey”, asegura el obispo Coter.

La oferta progresista de la Gobernación de Pando

Trasladado el debate a la Gobernación de Pando, en la instancia estatal del Departamento Autónomo la mirada laica del problema es abordada desde la perspectiva del desarrollo vial. “Evidentemente hace 75 años, o incluso hace 20 años, el predominio de Riberalta como centro articulador de los siringales de Puerto Rico, el Sena, San Lorenzo y muchas otras comunidades aledañas, era innegable. Pero eso ha cambiado en los últimos tiempos desde que Cobija como capital del Departamento comienza a gravitar con obras viales de gran impacto”, dice un funcionario de la Gobernación de Pando cercano al gobernador Luis Flores Roberts.
De manera extraoficial, la Gobernación de Pando analiza el problema reconociendo que la sede episcopal del Vicariato de Pando en la ciudad beniana de Riberalta, “ya no es compatible con la nueva realidad departamental”. Sin embargo, la institución gubernamental es muy cauta respecto al planteamiento de un cambio de sede, lo cual “es una competencia privativa de la Iglesia Católica, mucho más en el marco constitucional que separa al Estado Plurinacional de la Iglesia”.
A lo sumo, dice el asesor de la Gobernación, “nosotros podemos ofrecerle a la Iglesia Católica la garantía de que su misión pastoral bien puede desarrollarse deplazándose cómodamente desde la ciudad de Cobija hacia el resto del Departamento, a través de una moderna red caminera con amplias carreteras asfaltadas e infraestructura fluvial de puentes, obras ya concluídas en gran parte; en breve Cobija tendrá incluso un aeropuerto internacional. Em virtude a esas facilidades que en décadas pasadas no disponía la Iglesia para el desarrollo de su misión pastoral, pero ahora sí, sería deseable un reordenamento territorial eclesiástico del Vicariato de Pando que actualmente abarca parte del Beni y parte del Norte de La Paz.”.
La necesidad de crear una Sede Eclesiástica en Cobija, según la Gobernación de Pando, tiene una importancia para el desarrollo mismo del Departamento mediante obras de infraestructura que financia la Iglesia Católica con sus propios recursos. “Riberalta y toda la provincia Vaca Diez del Beni, al tener la sede del Vicariato de Pando, se han beneficiado con más ventajas que Cobija a través de inversiones de la Iglesia en obras públicas y sociales como por ejemplo hospitales, varias escuelas, centros de rehabilitación e incluiso importantes medios de comunicación que no tenemos en Cobija como parte del Vicariato de Pando”.

Incierto terreno municipal para una nueva Catedral

El presbítero Juan Elías Ciripi, párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar. Se preocupó por indagar el registro de propriedades de su parroquia en la Alcaldía de Cobija. | Foto Vicariato de Pando

Lamentablemente este año, por la dejadez de quienes corresponde para consolidar ese terreno, el municipio de Cobija trasfirió esos terrenos a unas instituciones de carácter nacional…”, reza la denuncia publicada el pasado 29 de abril, aunque sin especificar cuales serían aquellas instituciones del Gobierno beneficidas con la posible reversión de esos terrenos que habrían estão destinados a la nueva catedral en Cobija.

Consultado al respecto, el Obispo del Vicariato, monseñor Eugenio Coter, informó a Sol de Pando que luego de averiguaciones personales que realizó el prelado, se estableció que “fue un tema del cual se habló en el pasado, pero que la entrega de terrenos al Vicariato para ese fin nunca se concretó”; El Obispo asegura asimismo que nunca nadie presentó siquiera algún perfil o estuidio técnico de factibilidad para proyectar y construir una nueva Catedral en Cobija. “Tampoco encontré documentos de donaciones de terrenos con esta finalidad”, reveló. Existe, sí, un proyecto para construir una segunda parroquia en Cobija dedicada al patrono San Martín, propuesta por el padre Oscar Chávez, pero sin relación alguna con el supuesto terreno destinado a una Catedral.

Por su parte, el presbítero Juan Elías Ciripi, Párroco de la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, informó haber realizado un trámite en oficinas de la Alcaldía de Cobija, junto a la asesora legal de la Parroquia, doctora Yanneth López, procurando información acerca del terreno que este muncipio habría cedido para construir una Catedral Metropolitana en inmediaciones del Parque Urbano. “No hay nada”, dijo tajante el padre Elías en entrevista con Sol de Pando.

En los registros catastrales de la jurisdicción parroquial existen 15 propiedades a nombre de la Iglesia en el muncipio de Cobija, “pero  entre ellos no hay nada inscrito como terreno para la Catedral”, remarca el sacerdote encargado de la Parroquia. Dichas propiedades que constan en los registros municipales según la relación entregada por el padre Juan Elías a Sol de Pando, son las siguientes:

  1. Capilla Guadalupe. Barrio Paraiso.
  2. Capilla San Martín de Porres. Kilómetro 2
  3. Centro Pastoral. Ex colegio Fe y Alegría. Zona central. 
  4. Capilla La Cruz Milagrosa. 
  5. Casa de las hermanas Franciscanas. Calle San Francisco de Asís
  6. Casa Parroquial. Zona central
  7. Capilla San Francisco. Barrio Los Tajibos
  8. Capilla Sagrado Corazón de Jesús. Villa Bush
  9. Terreno sin construcción. Barrio Paz Zamora. 
  10. Oficinas de Cáritas,. Barrio Puerto Alto
  11. Capilla San Juan. Barrio del mismo nombre
  12. Capilla Santa Rosa de Lima. Barrio Tunari
  13. Capilla Santos Reyes. Barrio 6 de Enero
  14. Casa de Hermanas Religiosas. Barrio Paraiso
  15. Casa Fe y Alegría. Villa Bush
LINKS RELACIONADOS

gobernacion-pando

columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ