Data: abril 10, 2020 | 20:09
ENCUBREN INFECCIONES DE COVID EN PERSONAL MÉDICO Y POLICIAL | Murió una enfermera y el Gobierno no lo informó oficialmente. Foronda toma control del manejo informativo en la crisis sanitaria...

POLICÍAS CONTRAEN CORONAVIRUS EN SANTA CRUZ

Efectivos de la Policía Boliviana contribuyen con el mantenimiento de la cuarentena nacional en todo el país. Las condiciones de su trabajo en medio de la crisis sanitaria implica altos riesgos que el personal policial y militar comparte con médicos, enfermeras y trabajadores en salud. | Foto BoliviaTV

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Un policía colaborando con la población del Beni en las tareas para enfrentar la pandemia del coronavirus. | Foto FejuveTrinidad

Al menos cinco policías en Santa Cruz han contraído la pandemia del coronavirus, según confirmó hoy el comandante departamental de la Policía, coronel José Enrique Terán. Los policías forman parte de la nueva estadística oficial que según el último reporte del Ministerio de Salud suma un total de 275 pacientes con Covd-19.

Sin brindar mayores detalles, el coronel Terán declaró a la red Bolivisión que los cinco oficiales afectados fueron internados en la Caja Nacional de Salud y se encuentran estables, aclarando que es el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de la Gobernación de Santa Cruz la instancia responsable de emitir el correspondiente reporte clínico oficial.

Sol de Pando pudo corroborar que efectivamente son cinco integrantes de la Policía que se hallan afectados por el Covid-19: dos en el municipio de Montero, dos en el municipio de La Guardia, uno en la Dirección de Recaudaciones del Comando Departamental y un efectivo de la Felcv en el municipio de Camiri.

Al cierre de esta edición, ni el Ministerio de Salud ni el Sedes de Santa Cruz han ratificado oficialmente la información difundida por el comandante policial, limitándose a mencionar siete nuevos casos de infección en Santa Cruz, sumando un total de 134 casos, la cifra más elevada del país.

Las familias de los policías afectados estarían siendo sometidas a aislamientos en condiciones precarias, dijo una fuente institucional en contacto con Sol de Pando.

El riesgo de contagio que enfrentan los efectivos policales y militares en su rutina para proteger a la población de la pandemia, es permanente. El pasado 1 de abril, tras confirmarse el primer caso positivo en Pando, un efectivo policial fue sometido a cuarentena y afortunadamente el diagnóstico resultó negativo.

En Cochabamba tres efectivos han sido confinados en cuarentena al haberse verificado que estuvieron en contacto con el paciente del municipio de Punata que falleció la semana pasada.

¿Cuarentena informativa?

En su política de priorizar la acción represiva por encima del manejo médico y científico de la pandemia, el gobierno de Bolivia entregó a la CIA el control informativo de la crisis, ante la eventual emergencia de una ola de protestas entre servidores del Estado Plurinacional —personal médico y sanitario, además de policías y militares—, que han sido puestos en la vanguardia del combate a la pandemia sin contar con la debida protección para impedir el contagio.  

El ex encargado de prensa de la Embajada de EE.UU. que funge como secretario privado de la presidente Añez, Erick Foronda, tomó en sus manos el control y manejo de la información oficial sobre el desarrollo de la pandemia en el país, con una alta dosis de manipulación y ocultamiento de datos.

El fracaso de la bioseguridad

Desde distintos puntos del país —principalmente desde Santa Cruz—, recrudecen reclamos de médicos, enfermeras, policías e incluso militares por las deficiencias en los equipos de bioseguridad con que son enviados a las zonas donde la pandemia toma cuerpo.

El Gobierno pretede controlar la creciente ola de protestas, en su propio seno, ocultando información sobre casos de infección en personal estatal. Foronda es experto en tales afanes.

En La Paz, según un reportaje publicado por Pagina Siete a fines de marzo, médicos y enfermeras reclamaron por la improvisación y el abandono por parte del Gobierno, al no garantizar el equipamiento indispensable para lidiar con los enfermos de la pandemia.

“No tenemos un barbijo N95, guantes de nitrilo, una bata para protegernos del contagio. Además, las personas que llegan con síntomas del Covid 19 no son sinceros, nos ocultan información…”, reclamó una enfermera del complejo hospitalario Miraflores.

“Estamos trabajando con barbijos simples, nos dan uno para cada día; la lavandina debería sobrarnos para desinfectar las unidades, pero no es así, todos estamos en riesgo. En el quirófano no tienen barbijos N95, guantes de nitrilo, ni batas”, aseguró otro trabajador de salud.

Un problema para los trabajadores en Salud

Gaby Orellana, presidente del Colegio Médico de Montero, informó en declaraciones a Los Tiempos que actualmente los profesionales en salud de ese municipio cuentan con los insumos de bioseguridad en casi un 80 por ciento, pero“la dotación de estos fue un tanto tardía”.

Los reclamos no se limitan a exigir garantías para médicos y enfermeras expuestos al contagio. El problema incluye a técnicos salubristas, técnicos de laboratorio, de rayos X, personal de mantenimiento y limpieza, camilleros, choferes de ambulancias, cocineras, cajeros, secretarias, etcétera.

La misión de Foronda —quien controla y maneja personalmente el aparato comunicacional del Estado y especialmente el canal de BolivaTv— consiste en minimizar y neutralizar los efectos políticos y sociales de una eventual nueva protesta masiva de este sector laboral, facilitando la labor represiva de los ministros de Gobierno y de Defensa.

Imagen de arriba personal de Salud!

Publicado por Teresa Zambrana en Lunes, 30 de marzo de 2020

El caso de Fanny Durán

El fallecimiento de una enfermera en Montero, acaecido el miércoles, ha encendido todas las alarmas.

Fanny Durán Cuéllar murió por un contagio de coronavirus y su caso fue reportado oficialmente como el de «una mujer embarazada”, sin mencionar su actividad como enfermera profesional.

Tenía 26 semanas de embarazo y dejó en la horfandad dos niñas de cinco y dos años de edad. Ella tenía 36 años. Aparentemente, el Ministerio de Salud y el Sedes de Santa Cruz, al anunciar su fallecimiento, no mencionaron su profesión de enfermera debido a que habría renunciado a su puesto de trabajo antes de contraer la pandemia.

Algunos medios como El Deber rompieron el veto informativo del Gobierno revelando la profesión de Fanny Durán. Sin embargo no pudieron establecer el origen de la infección que mató a la enfermera embarazada. Tampoco quedó claro si Fanny era personal de la Salud Pública o de una clínica privada. Debido a su embarazo habría dejado de trabajar por baja médica. Ninguna de esas incógnitas han sido aclaradas oficialmente.

Las huellas de un cura que vino de Italia

Se especula que la enfermera Fanny Durán habría establecido contacto con un sacerdote de la orden salesiana que llegó del municipio italiano de Pordenone portando la enfermedad, el 11 de marzo, para participar en actividades previstas en Montero, tras lo cual el cura debía retornar el 20 de marzo a su país pero un abrupto decaimiento en su salud lo impidió.

El religioso italiano es el segundo caso confirmado de coronavirus en Santa Cruz, registrado el 26 de marzo; pero antes de la confirmación se habría tratado por un resfrío común recibiendo inyecciones de la enfermera Fanny Durán, en una residencia de la Iglesia en Montero.

En medio del misterio sobre el fallecimiento de Fanny, los médicos y el personal de salud  en Santa Cruz están alarmados. Los casos de coronavirus en este sector están recrudeciendo.

Ayer, jueves, se supo que el médico David Soliz Pérez fue diagnosticado con coronavirus, también en Montero. Según Página Siete, el galeno trabajaba en un centro médico de Warnes y denunció que sus colegas no quisieron tomarle la muestra para hacerle la prueba del Covid-19 “argumentando que no había condiciones ni equipo de bioseguridad”.

Licenciada en Enfermería de Montero, con 26 semanas de gestación, muere por Coronavirus.Q.E.P.D. 🙏🙏🙏

Publicado por Enfermeras en Bolivia en Miércoles, 8 de abril de 2020

Colapso en ciernes

Al alto riesgo que está minando al personal de Salud se suma el colapso físico del principal hospital que recibe los casos de coronavirus en Montero. El médico Jhonny Guzmán, director del Hospital Alfonso Gumucio Reyes, advirtió que este hospital de segundo nivel ya no tiene espacio para recibir más pacientes infectados.

El gobierno actual, igual que en Pando, no tuvo voluntad de disponer el desembolso programado el año pasado para equipar el recién construído hospital de tercer nivel.

Y por si fuera poco, cinco profesionales laboratoristas (bioquímicos) del Hospital Alfonso Gumucio de Montero, figuran entre los contagiados por la pandemia.

En la ciudad de La Paz un médico que atendió a los pacientes infectados en Patacamaya también se encuentra con diagnóstico de contagio. En Cochabamba, se registró la primera enfermera internada con los síntomas del coronavirus, según informó el miércoles el Sedes de aquella ciudad.

Son constantes en todo el país los aislamientos temporales de personal médico y sanitario vinculado a la lucha contra el coronavirus, debido a la incertidumbre en los sistemas de bioseguridad cuyo acceso y uso se restringe a las elites privilegiadas del Gobierno.

coronavirus

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center