Data: mayo 5, 2020 | 18:22
SON CÁNIDOS SALVAJES EN EXTINCIÓN | Fueron captados por cámaras trampas en la finca San Miguelito, dentro el bosque chiquitano que el año pasado sufrió un devastador incendio forestal...

PERROS VENADEROS AVISTADOS EN SANTA CRUZ

Tiene la cabeza pequeña, hocico corto, orejas pequeñas y un pelaje ralo y espeso de color pardorojizo, con cierto brillo en los flancos. La espalda y los costados son de color castaño a rojizo, la cabeza y cuello son generalmente más claros, en tanto que las extremidades y cola son siempre más oscuras. Difiere notablemente de otros cánidos por su aspecto similar al de un mustélido, producto de la evolución convergente. | Foto Paul Reynolds

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Edición Sol de Pando | Mongabay | Wikipedia

Unas cámaras trampa situadas en una finca en la zona este de Bolivia han capturado un grupo de perros de monte que raramente se dejan ver en video.

La grabación, compartida en exclusiva con Mongabay, se realizó en San Miguelito, una finca situada a unos 190 kilómetros al noreste de la ciudad de Santa Cruz.

El video muestra un grupo de perros de monte (Speothos venaticus venaticus) que pasan por un camino en el bosque seco Chiquitano que caracteriza a esta región que el pasado año soportó un incendio forestal contínuo durante más de cuatro meses, causado por la intervención agraria del Gobierno boliviano.

En la imagen audiovisual difundida por Mongabay, dos de los perros se paran y miran hacia la cámara.

“Llevamos utilizando cámaras trampa desde 2013 y este es el primer video de perros de monte que hemos podido capturar con una de nuestras cámaras de rastreo”, contó a Mongabay Duston Larson, propietario de la finca San Miguelito. “Es un avistamiento poco habitual”.

En San Miguelito trabajan para que los ganaderos no maten a depredadores como los jaguares, pumas, ocelotes y perros de monte mostrándoles formas de proteger al ganado de la depredación y de generar recursos con el ecoturismo.

También conocido como “zorro vinagre”

El perro venadero (Speothos venaticus), también conocido como zorro vinagre, zorro pitoco, perro de agua, perro de monte, perro vinagre o perro selvático,​ es una especie de mamífero perteneciente a la familia de los cánidos que habita desde Panamá hasta el norte de Argentina, incluyendo Bolivia.

Es un cánido muy primitivo. A pesar de la enorme extensión en la cual vive, se trata de un animal muy poco conocido debido a que es muy sensible a la intervención humana en el hábitat, estando ausente en zonas pobladas por gente y áreas deforestadas.

Su cuerpo mide entre 23 y 30 centímetros de altura y unos 65 centímetros de longitud; Pesa de cinco a siete kilos. Por su forma y tamaño tiene más bien el aspecto de tejón o del mestizo de perro doméstico paticorto. Tiene la cabeza pequeña, hocico corto, orejas pequeñas y un pelaje ralo y espeso de color pardorojizo, con cierto brillo en los flancos. La espalda y los costados son de color castaño a rojizo, la cabeza y cuello son generalmente más claros, en tanto que las extremidades y cola son siempre más oscuras.​ Difiere notablemente de otros cánidos por su aspecto similar al de un mustélido, producto de la evolución convergente.

Rehúye las espesas selvas vírgenes. Vive en parejas o en pequeños grupos y delimita con orina su territorio propio. Las hembras marcan extrañamente superficies verticales, con frecuencia, erguidas sobre sus manos.

El perro venadero es la única especie viva del género Speothos, y evidencia genética sugiere que su pariente más cercano es el Aguará guazú de América del Sur o el licaón (Perro salvaje africano).

También se le llama «zorro vinagre», a pesar de su remoto parecido con los zorros, el nombre alude a que algunas personas consideran que el aroma de su orina con la que marca su territorio es muy similar al del vinagre.

Raros perros de monte se dejaron ver en la Amazonia boliviana | VIDEO

Un potencial para el ecoturismo

Rafael Hoogesteijn, director de gestión de conflictos humanos-felinos en Panthera, un grupo de conservación de felinos salvajes, dijo a Mongabay en 2019 que el ecoturismo ha permitido que Larson diversifique sus ingresos.

“Duston recibe ingresos adicionales del turismo, lo cual es una fuente de ingresos diversificada”, dijo Hoogesteijn. “Es una finca muy importante para Bolivia porque demuestra a otros ganaderos que el ganado puede coexistir con los jaguares y puede coexistir con el ecoturismo”.

En ese sentido es un ejemplo para el resto de ganaderos bolivianos. «Es muy importante ver estos casos en la práctica en un país que es muy tradicional y que no tiene un nivel alto de capacitación técnica”.

Parece que el trabajo de Larson da resultados: en 2019 San Miguelito recibió a 50 grupos de 19 países diferentes. Muchos llegan a la finca con la esperanza de ver una de las seis especies de felinos salvajes de la zona.

“Cada año nuestro pequeño proyecto de conservación recibe más visitantes”, contó en un correo electrónico a Mongabay. “Cada excursión es especial y cuanto más tiempo pasamos en la naturaleza con los visitantes, más aventuras emocionantes podemos tener. Por ejemplo, este año hemos visto un grisón desde una plataforma de avistamiento”.

Los animales con los que están más relacionados son el lobo de crin de Sudamérica y el licaón (también conocido como perro salvaje africano).

LINKS RELACIONADOS

biodiversidad

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center