Data: enero 19, 2021 | 19:36
GLASINOVIC DENUNCIA ALTA VULNERABILIDAD DEL GREMIO INFORMATIVO | La ANPB propone establecer un registro único de trabajadores de la prensa afectados por el coronavirus, con listas de afiliados en federaciones, sindicatos y asociaciones. Es un sector prioritario para la vacunación…

MILES DE PERIODISTAS ESTÁN EXPUESTOS AL COVID

“El trabajo periodístico es muy riesgoso; somos miles los periodistas que estamos cotidianamente expuestos a la enfermedad pagando un alto precio por informar…”, afirma el Presidente de la ANPB, Pedro Glasinovic. | Fotomontaje Sol de Pando

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Redacción Sol de Pando

“Somos miles” —respondió Pedro Glasinovic Villafán, Presidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB), ante la pregunta de un reportero de Radio Panamericana sobre la cantidad real de trabajadores de la Prensa que han sido afectados en diversos grados de gravedad por el coronavirus que ataca al mundo. Demandó al gobierno incluir entre los sectores prioritarios a ser inmunizados mediante próximas campañas de vacunación, a los periodistas en ejercicio activo.

“El trabajo periodístico es muy riesgoso; somos miles los periodistas que estamos cotidianamente expuestos a la enfermedad pagando un alto precio por informar, especialmente nuestros colegas que realizan labor de cobertura en diversas fuentes de interés público, en los nueve departamentos y más de 300 municipios del país; ellos están en primera línea al igual que los médicos y policías”, explicó Glasinovic.

El representante de los periodistas bolivianos reveló que no es posible establecer una lista exacta de periodistas que han sido infectados por el Covid-19 en el desempeño de su labor informativa, cuántos de ellos vencieron la enfermedad, cuántos se hallan postrados por el mal y cuántos han fallecido exactamente. Es imprescindible por ello, dijo, establecer un nivel de coordinación entre todas las organizaciones gremiales del país para unificar un solo registro de afiliados afectados, es decir entre la confederación sindical, las federaciones y sindicatos, conjuntamente las asociaciones aglutinadas en la ANPB.

Durante la actual segunda ola de la pandemia —más severa que la primera debido una mutación mucho más infecciosa del Covid-19— el gremio periodístico está lamentando pérdidas de vidas valiosas en su seno. El fallecimiento reciente, debido al Covid, del periodista Iván Miranda Balcázar, ex líder sindical de la prensa boliviana y prestigioso académico que formó varias generaciones de periodistas, ha causado conmoción nacional en el gremio.

Registros inconclusos de la primera ola

Durante la primera ola que se prolongó entre marzo y septiembre, han fallecido decenas de periodistas en todo el país, en medio de drásticas precariedades laborales y médicas agravadas por la pandemia.  Varios de ellos resistieron durante meses la agonía del fallo respiratorio hasta sucumbir a la muerte. En septiembre falleció el conocido presentador de la Red Uno de Santa Cruz, Marcos Montero, tras permanecer cuatro meses entubado. Similar fue el drama del experimentado reportero de la red Unitel, Juan Ramón Flores, que falleció en La Paz luego de siete meses de estar postrado en Terapia Intensiva, por la misma causa.

En agosto, murió en Cochabamba el reportero gráfico de Los Tiempos Fernando Balderrama, hijo del meritorio foto-reportero Rafael Balderrama. Durante aquella primera ola se contabilizó una quincena de trabajadores de la prensa contagiados en Cochabamba, entre ellos el periodista Wilson García Mérida, director de Sol de Pando, quien contrajo la enfermedad en julio tras una entrevista con el entonces viceministro Javier Issa. García Mérida denunció ante el Defensor del Pueblo que el entonces ministro de Gobierno Arturo Murillo y el viceministro de Salud Miguel Delgado impidieron su atención médica y le negaron las respectivas pruebas para confirmar la infección y corroborar su curación, exponiéndole a un inminente riesgo de muerte en caso de haber ingresado a la segunda fase de la enfermedad.

En Potosí se lamentó el deceso del destacado comunicador y educador  Jaime Arósqueta. En la ciudad de Trinidad  fallecieron dos trabajadores del periódico La Palabra del Beni y en Santa Cruz se lamentó la muerte del periodista Rubén Darío Méndez y del camarógrafo de ATB Jacinto Quispe Maydana; la misma cadena televisiva lamentó la muerte en Chuquisaca de su periodista Omar Avilés. La Red Uno también perdió en La Paz a su presentador Jesús Rodríguez.

Hasta septiembre se había contabilizado un centenar de periodistas infectados; aunque no se había logrado establecer una lista completa oficial. “En fotógrafos, camarógrafos, incluso administrativos de la prensa no sabemos, no tenemos una estadística de cuántos exactamente fallecieron”, advirtió entonces el periodista Edgardo Vásquez, secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz.

libertad-de-prensa

coronavirus

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center