Data: febrero 26, 2014 | 20:28
IN MEMORIAM | El genio guitarrista que elevó el flamenco a la categoría de jazz falleció este miércoles mientras vacacionaba en Cancún, México; deseaba vivir un tiempo en La Habana...

Paco de Lucía murió entre dos aguas, lejos de su madre patria y mirando a Cuba

Su nombre real era Francisco Sánchez Gómez. Lo apodaban "Paquito" de niño y cuando se hizo artista se puso como apellido "de Lucía", que era el nombre de su madre. En la imagen, su último recital en el Teatro Carlos Marx de La Habana, el 3 de octubre del 2013. | Foto Leonel Alberto P. Belette | CubaNet

Su nombre real era Francisco Sánchez Gómez. Lo apodaban «Paquito» de niño y cuando se hizo artista se puso como apellido «de Lucía», que era el nombre de su madre. En la imagen, su último recital en el Teatro Carlos Marx de La Habana, el 3 de octubre del 2013. | Foto Leonel Alberto P. Belette | CubaNet

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Consternación mundial ha provocado la muerte, este miércoles 26 de febrero, de uno de los mejores intérpretes de la guitarra acústica en el mundo, Paco de Lucía. Tenía 66 años.

El artista se encontraba de vacaciones en Cancún, en el Caribe mexicano, con su familia. Sufrió un infarto cuando estaba jugando en la playa con su hijo Diego, de 10 años. Falleció de camino al hospital, informan las agencias noticiosas que reflejaron la confirmación oficial de la pérdida por parte del ayuntamiento de Algeciras, en Andalucía, España, donde nació el 21 de diciembre de 1947.

El guitarrista planeaba vivir «una temporadita» en Cuba según reveló a la agencia EFE el músico cubano Juan Formell, líder de la popular orquesta salsera de los Van Van.

Hace tan solo unos diez días que Paco de Lucía asistió en La Habana, según Formell, a un concierto del grupo y hablaron de una posible colaboración en el nuevo disco que prepara la orquesta. «Estuvimos conversando mucho, porque él tenía interés en venirse a vivir a Cuba. Aquí se sentía muy bien y también tenía la idea de querer hacer algo con nosotros» dijo Formell, quien recordó que también tuvo ocasión de charlar con Paco de Lucía cuando actuó en el Teatro Karl Marx de La Habana hace cinco meses.

«A lo mejor me vengo aquí a Cuba, a pasar una temporadita. Porque es un país muy interesante, es un país único. Ya no hay en el mundo un país como éste», dijo el pasado 2 de octubre el maestro gaditano en declaraciones a medios españoles, entre ellos EFE.

El último concierto en La Habana de Paco de Lucía fue el plato fuerte del V Festival de Música de Cámara que organiza el guitarrista cubano Leo Brouwer, amigo personal del músico español desde hace cuatro décadas y a quien su inesperada muerte le ha afectado profundamente.

De Lucía se hizo acompañar por el talentoso bajista cubano Ariel Pérez, el bailaor sevillano Juan Manuel Fernández, “Farruquito”, un reducido grupo de cante jondo y como percusionista “El Piraña”. Entre el público asistente estaba el trovador oficialista Silvio Rodríguez.

El guitarrista incluyó a Cuba en su gira Internacional, antes de viajar a México y otras naciones latinoamericanas como Ecuador, Argentina, Chile Perú, Colombia, Venezuela y Brasil. Bolivia fue uno de los pocos países que no atrajo al genio del flamenco.

La agencia Prensa Latina reflejó las condolencias expresadas por Silvio Rodríguez. «Este febrero, este comienzo de año predominan tristezas. Ahora Paco, a quien conocí en 1977 en casa de Félix Grande. Precisamente de la ausencia de Félix hablábamos la última vez. Es muy extraña la vida. O debe ser que a veces lo parece. El cielo debe estar de fiesta», escribió el líder de la Nueva Trova Cubana en su blog «Segunda Cita».

Paco de Lucía revolucionó  la música flamenca elevando ese género tradicional español a la  categoría de jazz, fusionando los ritmos gitanos con sonidos afro-cubanos precisamente, logrando obras maestras como su famosa rumba-flamenco «Entre dos aguas», junto a «La Barrosa», «Barrio la Viña», «Homenaje al Niño Ricardo», «Almoraima», «Guajiras de Lucía» y «Río Ancho».

Otra de sus interpretaciones míticas fue el adagio «Concierto de Aranjuez» del maestro Joaquín Rodrigo. El último disco original de Paco de Lucía fue «Cositas buenas» en 2004. Hace tres años publicó «En vivo», un recopilatorio en directo.

OTRO GENIO QUE AL MORIR SE INMORTALIZA

Su nombre real era Francisco Sánchez Gómez. Lo apodaban «Paquito» de niño y cuando se hizo artista se puso como apellido «de Lucía», que era el nombre de su madre. «Lucía es mi madre y yo soy Paco, el hijo de Lucía», explicó en una famosa entrevista con el periodista Jesús Quintero. «Tú sabes que en Andalucía nos identificábamos por el nombre de la madre porque hay muchos Pacos y muchos Pepes en la calle. A mí me llamaban Paquito el de la portuguesa, Paquito el hijo de Lucía».

Nacido en el seno de una familia de artistas, Paco de Lucía se crió en un humilde barrio gitano de Algeciras. Su idilio con la guitarra empezó casi desde la cuna, recordó hoy El Universo de Guayaquil, ciudad donde el genio también actuó en octubre del pasado año.

A finales de los años 60 acompañó al ‘cantaor’ Camarón de la Isla (1950-1992) en una de las uniones más celebradas en la historia del flamenco. Publicaron una decena de discos en los que mezclaron el flamenco más puro con la música popular, el jazz y la salsa.

Cuentan los que le vieron actuar que era imposible no emocionarse con su talento y la forma que tenía de rasgar las seis cuerdas. Guitarristas como Eric Clapton y Mark Knopfler, de Dire Straits, mostraron reiteradamente en público su admiración por Paco de Lucía.

El artista fue reconocido con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 1992, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2004 y sendos doctorados Honoris Causa por la Universidad de Cádiz y el prestigioso Berklee College of Music de Boston, en Estados Unidos, en 2010.

El sitio «Fotogramas.es» le dedicó un homenaje recordando su íntima relación con el cine, como actor y compositor de bandas sonoras incluso para películas de Hollywood. Se lo vio junto a Antonio Gadés en «Carmen» de la famosa trilogía de Carlos Saura;  apareció también, a modo de breve cameo, en el western «Ana Caulder» protagonizado en 1973 por Raquel Welch; y compuso junto a Bryan Adams el tema principal de la banda sonora de «Don Juan de Marco», memorable film protagonizado por Marlon Brando, Faye Dunaway y Jhonny Depp.

«Nadie tocará la guitarra como el maestro. Estoy hecho polvo. El flamenco enmudece, ya sin él no hay nada», fueron las palabras con que despidió al mejor guitarrista del mundo el «cantaor» Diego Cigala, uno de los más aventajados discípulos de Paco de Lucía.

VIDEOS DE PACO DE LUCÍA

Entre dos aguas
Rumba aflamencada compuesta en 1973, permaneció 20 semanas consecutivas en lo más alto de la lista de éxitos española

Have You Ever Really Loved A Woman?  | ¿Has amado realmente a una mujer?
En 1995, el guitarrista flameco se unió al cantante canadiense Bryan Adams en una canción que hizo historia. La letra describe los sentimientos que genera ese estado en un hombre: desde “ver cada sueño” hasta “ver a sus hijos no nacidos aún en sus ojos”. La guitarra flamenca de Paco le dio la mística que necesitaba para convertirse en un verdadero clásico

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center