Data: marzo 16, 2020 | 18:58
LA ESTRATEGIA DEL CARACOL | Las imágenes sobre el primer día de cuarententa masiva en Oruro, parecen salidas de aquella famosa canción compuesta por el rockero brasileño Raúl Seixas en 1977...

ORURO: EL DÍA EN QUE LA TIERRA PARÓ

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

A más de 3.700 metros sobre el nivel del mar, el coronavirus ha convertido a la ciudad de Oruro en el epicentro del miedo nacional. Aquí migró la pandemia manifestándose por primera vez en Bolivia —junto a un caso paralelo en la ciudad de Santa Cruz, en el polo oriental del país—, haciendo un devastador viaje desde Italia.

El instinto colectivo obligó a la población de Oruro someterse a una rigurosa cuarentena que ha convertido las calles de esta ciudad en el signo de este tiempo axial. Hay que impedir a toda costa que el terrible Covid-19 infecte a más personas. El auto-aislamiento colectivo es la barrera más eficaz para impedir nuevos contagios.

Desde el 10 de marzo cuando se confirmó el primer caso positivo en una viajante que llegó de Milán, se han registrado un total de siete casos, de los 11 que abarcan Santa Cruz y Cochabamba.

La única estrategia posible a estas alturas de la vida amenazada, es la estrategia del caracol: el frágil molusco lleva su fortaleza adherida a su frágil cuerpo, su exoesqueleto de nácar, su casa, es el seguro refugio ante cualquier asedio que amenace su existencia. Encapsularse es la clave.

A partir de este lunes 16 de marzo, hasta el final de este mes, Oruro parecerá a una ciudad fantasma, habitada por un elocuente silencio multitudinario. Toda la ciudad está cercada por la prudencia generalizada. Nadie sale ni entra.

Los mercados para abastecer alimentos sólo se abrirán tres días a la semana y sólo en horário matinal. Vendedoresy compradores deben mantener entre sí un metro de distancia. El aire que se respira sin el ruído cotidiano de los vehículos, impone una sensación de alivio.

GALERÍA | El Planeta Oruro

Imagen 1 De 11

| Foto Soy Oruro

Página Siete resumió en estos puntos la radicalidad del caracol oculto en su concha:

  • Control: La Policía y las Fuerzas Armadas controlarán los puntos de ingreso al municipio, en los centros de abastecimiento y  toda la ciudad en general.
  • Sanciones: Las personas que no cumplan las medidas de la cuarentena serán sometidas a un arresto de ocho horas y pagarán una multa de  500 UFV equivalente a  1.126 bolivianos.
  • Alimentos: La Alcaldía garantiza la provisión de alimentos para la población que debe proveerse sólo los martes, miércoles y viernes desde horas 6:00 hasta las 10:00.
  • Coordinación: Las oficinas públicas y empresas pueden coordinar con los empleados su trabajo a través de plataformas digitales los días que no circule transporte público.

La profecía de Raul Seixas

El día en que la Tierra paró | 1977 | VIDEO

“O día em que a Terra parou” (“El día en que la tierra paró”) forma parte del álbum del mismo nombre. El tema fue compuesto por Raúl Seixas (letra) y Cláudio Roberto (música). Sol de Pando dispone una edición del tema original traducida al español.

El título de la canción fue tomado de un clásico del cine de ciencia ficción, “The Day The Earth Stood Still” que dirigió Robert Wise en 1950. El filme anticipa una invasión extraterrestre que obliga a los terrícolas buscar refugio en sus hogares. Un remake de la película, protagonizada por Keanu Reeves, fue lanzado en 2008.

En la versión rockera, los versos de Raúl Seixas hablan de un sueño profético, de una profecía que se cumplió 43 años después:

Anoche, yo tuve un sueño de soñador. | En mi locura, soñé | con el día en que la Tierra paró. | con el día en que la Tierra paró

Fue así:

El día en que todas las personas del planeta entero | decidieron que nadie saldría de casa | como si fuera un pacto en todo el planeta| en aquel día nadie salió de casa. | Nadie.

El empleado no fue a su trabajo | pues sabía que el jefe tampoco estaba allí. | La ama de casa no salió a comprar pan| pues sabía que el panadero tampoco estaba allí. | Y el guardia no salió a arrestar | porque sabía que el ladrón tampoco estaba allí. | Y el ladrón no salió a robar | porque sabía que no tendría dónde gastar.

(El día en que la Tierra paró  | El día en que la Tierra paró…)

Y en las iglesias ni suenan las campanas | pues sabían que los fieles tampoco estaban allí. | Y los fieles no salieron a rezar | pues sabían que el cura tampoco estaba allí. | Y el alumno no salió a estudiar | pues sabía que el profesor tampoco estaba allí. | Y el profesor no salió a dar clases | pues sabía que no tenía nada más que enseñar.

(El día en que la Tierra paró  | El día en que la Tierra paró…)

El comandante no salió hacia al cuartel | pues sabía que el soldado tampoco estaba allí. | Y el soldado no salió para ir a la guerra | pues sabía que el enemigo tampoco estaba allí. | Y el paciente no salió para su tratamiento | pues sabía que el doctor tampoco estaba allí. | Y el doctor no salió a medicar | pues sabía que no tenía más enfermos para curar.

(El día en que la Tierra paró | El día en que la Tierra paró…)

Anoche tuve un sueño de soñador | En mi locura, me desperté | el día en que la Tierra paró | el día en que la Tierra paró…

GALERÍA | Vida, obra y muerte de Raul Seixas

Imagen 2 De 11

Su talento musical se fue modelando impactado por el éxito de Luiz Gonzaga, y por los viajes en los que acompañaba a su padre (inspector ferroviario), donde oía en las bodegas los desafíos entre repentistas, conformando una “raíz” nordestina que nunca lo abandonaría.

«Sociedade Alternativa», canción prohibida por la dictadura militar | VIDEO

coronavirus

alba-cultural

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center