Data: diciembre 23, 2019 | 18:45
¿POR QUÉ EL GOBIERNO DE TRANSICIÓN LE NIEGA EL INDULTO PRESIDENCIAL? | Fue sentenciado a 15 años de cárcel por ser “autor intelectual” de unos asesinatos en Porvenir cuyos autores materiales fueron sicarios al mando de Quintana...

LEOPOLDO FERNÁNDEZ, ONCE AÑOS DESPUÉS

Leopoldo Fernández Ferreira ha vuelto a Cobija, su ciudad natal, ya no como reo de la justicia sino como una víctima más de la represión neo-estalinista con que el régimen prorrogista de Evo Morales asoló al país. | Foto Carlos Portela

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

Portela: “Multidão recepciona Leopoldo Fernandes no Aeroporto de Cobija, e saem em carreata pelas ruas de Cobija”. | Foto Carlos Portela

“No encuentro palabras para definir qué es lo que realmente siento”, dijo con la voz de su templanza, controlando la emoción.

Leopoldo Fernández Ferreira ha vuelto a Cobija, su ciudad natal, ya no como reo de la justicia sino como una víctima más de la represión neo-estalinista con que el régimen prorrogista de Evo Morales asoló al país.

Una multitud de miles de incontables cobijeños tomaron las avenidas troncales de la capital de Pando, esperando su arribo al aeropuerto Anibal Arab Fadul para marchar en masiva caravana hacia una audiencia judicial. Lo han recibido con guirnaldas de flores, banderas blancas y albi-verdes, taquiraris y vivas a voz en cuello.

El ex Prefecto pasará la Noche Buena de Navidad en Cobija junto a su familia, por primera vez libre desde que Quintana le tomó preso como algo personal.

“Fueron 11 años de ser un preso político del régimen de Evo Morales, que intentó a cualquier costo el dominio de Pando, tal vez por su posición geográfica”, escribió en su red social el acreano Carlos Portela, ex concejal de Epitaciolandia y uno de sus tantos amigos al otro lado del majestuoso río que nos une afectuosamente a bolivianos y brasileños.

Hace poco más de 11 años, el 11 de septiembre de 2008, el entonces ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana —ex militar y hombre de estrecha confianza del autócrata Morales— aprehendió personalmente al entonces Prefecto, cuando éste se disponía a dialogar con el Gobierno para pacificar al Departamento en medio de una matanza organizada por el mismo Quintana, infiltrando sicarios en ambos bandos, con el fin de militarizar esta zona fronteriza. Fue la masacre de Porvenir, de la cual Quintana evadió su responsabilidad directa deslindándola cobarde y dolosamente sobre las espaldas de Fernández.

Llegada de leopoldo Fernández a cobija

Publicado por PANDO Vision en Lunes, 23 de diciembre de 2019

Porvenir: la omisión del Indulto

El pasado 10 de diciembre se oficializó la noticia de que Leopoldo Fernández —una vez restituída la independencia judicial tras la caída de Morales— enfrentará el juicio de Porvenir en libertad pura y simple. Se encontraba bajo detención domiciliaria mientras se tramita una apelación (casación) ante el Tribunal Supremo de Justicia por la sentencia de un Juez en La Paz que lo halló culpable de “homicidio en grado de autoría mediata”, es decir como supuesto autor intelectual de muertes por las cuales no existe ni un sólo autor material sometido al juicio, pues los verdaderos asesinos son sicarios y paramilitares que dispararon bajo las órdenes directas de Quintana.

En octubre de 2017 fue sentenciado a 15 años de cárcel por ser “autor intelectual” de asesinatos cuyos autores materiales fueron sicarios al mando de Quintana, por lo que en este caso, más allá de la “libertad pura y simple” en el trámite de su apelación, correspondía el Indulto Presidencial para anular esa ilegal sentencia y reabrir el caso Porvenir enjuiciando a Quintana, como corresponde.

La dirección de Sol de Pando intentó comunicarse con el actual Ministro de Gobierno, Arturo Murillo, para entregarle los datos investigados por este medio demostrando que Fernández es un inocente pleno que merece ser compensado con el Indulto Presidencial, en lo de Porvenir, a fin de iniciar las acciones correspondientes contra Quintana. Murillo se negó deliberadamente a recibir la información ofrecida por Sol de Pando

Junto al juicio por Porvenir que se aperturó ilegalmente en la ciudad de La Paz, Leopoldo Fernández enfrenta otros tres casos en Cobija (que motivaron su llegada este lunes) por supuestos delitos administrativos en el uso de recursos para financiar el Referéndum Autonómico (que dio a Pando la autonomía departamental que hoy disfruta), la construcción de un sistema de puentes intervecinales y el uso de recursos del IDH en proyectos de desarrollo regional.

En dichos casos, como el de Porvenir, Fernández también enfrentaba el proceso con la medida cautelar de detención domiciliaria. Los jueces, ya libres de la presión de Quintana, le han otorgado libertad pura y simple para seguir defendiéndose.

Aquellos juicios de Cobija le fueron instaurados por el contra-almirante Rafael Bandeira, que ocupó el cargo de Prefecto y Gobernador tras la militarización de Pando y el encarcelamiento de Fernández. En premio, Quintana hizo designar a Bandeira como Embajador en Panamá.

Leopoldo Fernández, Quintana y Evo Morales

Además de suplantar a Fernández auto-asumiéndose como “nuevo Cacique de Pando”, Juan Ramón Quintana precipitó la tragedia de Porvenir para impedir un acercamiento político que se venía dando entre Evo Morales y el grupo de Leopoldo Fernández.

Hasta antes de Porvenir, el Prefecto de Pando y el Presidente del Estado mantenían amistad estrecha de larga data. “Leo se reunía frecuentemente con Evo en su casa de Cobija, donde también iba Álvaro García Linera”, reveló a Sol de Pando, en 2010, el dirigente regional del MAS Ernesto Cornejo.

Durante nuestro destierro en Brasilia, el senador pandino Roger Pinto —fallecido pocos días después de nuestro encuentro— recordó que cuando Leopoldo Fernández era Ministro de Gobierno (bajo la Presidencia de Tuto Quiroga), éste había desactivado un bloqueo campesino liderado por Felipe Quispe, el “Mallku”, dialogando directamente con el líder indígena en tono bastante amistoso y cordial. “Del mismo modo Leo tenía las puertas abiertas del Ministerio de Gobierno dialogando con Evo Morales todo lo necesario para evitar la violencia en el Chapare. Incluso entre ambos se hacían bromas”.

Roger Pinto también ralató que cuando Evo Morales contaba con el apoyo de Leopoldo Fernández, Presidente del Senado, para la aprobación de una ley que fijaba el cato de coca como tope de propiedad agraria campesina, el entonces Embajador de Estados Unidos intentó presionar sobre Fernández para impedir la aprobación de dicha ley, presentándose en el despacho del Senador sin previo aviso; “pero Leo le dejó al Embajador esperando en la antesala un buen tiempo, mostrando un sentido de dignidad que me impresionó”, dijo Pinto.

A Juan Ramón Quintana no le convenía que esa relación entre Evo Morales y Leopoldo Fernández se consolide en democracia como parte de la institucionalidad del Estado Plurinacional, en función al desarrollo autónomo de Pando.

Quintana tenía prósperos amarres y compromisos sentimentales con el narcotráfico y sus sicarios que controlaban la ruta de la cocaína peruana hacia el Brasil, pasando por Cobija.

La matanza de Porvenir fue el golpe de Quintana y del narcotráfico contra la Prefectura de Pando. Morales mostró su inmoralidad y deshonestidad al avalar ese acto criminal de su Ministro de la Presidencia.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center