Data: noviembre 7, 2012 | 9:11
El mandatario triunfó con el voto popular y con más de 300 delegados en el Colegio Electoral; asumirá el 20 de enero

Obama venció a Romney en reñidas elecciones y consiguió la reelección

Ganador con el voto popular y con más de 300 de los delegados del Colegio Electoral, Obama consiguió que varios cientos de miles de seguidores coparan anoche el centro de Chicago, su cuna política.

Atrás quedó la imagen del novato senador. Incluso también quedó en el pasado la figura de aquel abanderado del cambio que se convirtió en el primer presidente negro de ese país.  Obama consiguió haciéndose un lugar grande en la historia de Estados Unidos al conseguir la reelección que, aseguró, lo inspira más que nunca para superar los gigantescos retos que tendrá ante sí en su segundo mandato…

© La Nación Con su ya tradicionalmensaje de profundizar el cambio, el candidato demócrata logró una clara victoria sobre su rival republicano Mitt Romney, que después de una reñida campaña, aceptó su derrota y felicitó a Obama, quien adelantó que «lo mejor aún está por venir».

Obama, ganador con el voto popular y con más de 300 de los delegados del Colegio Electoral, consiguió que varios cientos de miles de seguidores coparan anoche el centro de Chicago, su cuna política. Incluso, los festejos se extendieron en varios puntos del país, desatando una euforia pocas veces vista. El mandatario revalidará su cargo por cuatro años más el próximo 20 de enero.

La reñida re-elección

La rápida victoria de Obama sorprendió hasta a los analistas que, en vista de lo ajustados que habían estado todos los sondeos, habían predicho una larga noche de tensas esperas, recuentos e incluso la posibilidad de un inédito empate.

Pero la ligera ventaja que Obama fue perfilando poco a poco en algunos de los estados bisagra más pequeños después del cierre de la mayor parte de los centros electorales se tornó en definitiva cuando los medios le otorgaron uno de los estados clave grandes, Ohio, escenario de una de las batallas electorales más duras en los últimos días. Y es que Ohio no solamente implicaba 18 preciosos votos electorales, sino que además arrastra la leyenda de ser determinante: nunca un republicano ha logrado llegar a la Casa Blanca sin hacerse con ese estado.

Una derrota más dura para los republicanos de Romney pues que la que sufrió en su propio estado, Massachusetts, o en Wisconsin, de donde es oriundo su compañero de fórmula, Paul Ryan.

Así las cosas, y con casi todos los estados bisagra salvo Carolina del Norte en manos demócratas, no importó que Florida siguiera contando los votos en una carrera totalmente ajustada: las principales cadenas declaraban la victoria de Obama y el propio mandatario se apresuraba a proclamarla por Twitter.

Tras una larga espera, quizás porque el propio Romney había asegurado que no había redactado más que un discurso de victoria, el republicano salía ante sus decepcionados seguidores en Boston para reconocer su derrota y pedir que todos «recen» por que Obama logre impulsar de una vez la economía del país. «Llamé al presidente Obama para felicitarlo por su victoria», dijo un serio Romney, que tardó más de una hora y media en salir a hablar.

Al igual que su contrincante más tarde, Romney también hizo votos por la unidad y por que Obama tenga «éxito» en completar la recuperación del país. «Éstos son tiempos de grandes desafíos para Estados Unidos y rezo por que el presidente tenga éxito en guiar a nuestra nación», señaló y llamó a los líderes de ambos partidos a que sepan «tenderse la mano» para realizar juntos el «trabajo que le ha puesto la población».

Una tarea que, sin embargo, podría verse dificultada por un Congreso que revalidó hoy el statu quo en que se encontraba, con la Cámara de Representantes bajo dominio republicano y el Senado en manos demócratas al menos por dos años más.

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center