CRIMEN QUE ENLUTA AL FÚTBOL | El vicepresidente del Blooming abonó un millón de dólares al club para que su empresa administre la imagen corporativa del equipo y se proponía construir un estadium con apoyo del alcalde de Warnes...

¿ERA NELSON MAURIEL SOCIO DE CRONENBOLD?

Cronenbold junto a dirigentes de Blooming, el pasado 2 de julio, donando diseños rotulados en dos buses del club mediante su empresa “The Collection by Cronenbold Overhauling”. La empresa “Sublimaker” de Nelson Mauriel tomó en concesión la administración del club por 12 años. | Foto Blooming División Menores

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

Las investigaciones iniciadas en torno al asesinato del empresario Nelson Mauriel Álvarez, establecen que el malogrado vicepresidente del club Blooming se hallaba en negociaciones para recuperar terrenos expropiados a la institución deportiva con el apoyo del también dirigente deportivo —además Acalde del municipio cruceño Warnes— Mario Cronenbold, a través de una sociedad en ciernes.

Según una fuente cercana a la investigación policial en contacto con Sol de Pando, la principal actividad empresarial de Nelson Mauriel días previos a su asesinato la noche del jueves, se relacionaba estrictamente con negocios alusivos al fortalecimento administrativo y financiero del club Blooming.

Mauriel Álvarez se había vinculado recientemente al club Blooming apareciendo como su vicepresidente, tras ser aceptada su propuesta para adjudicarse la administración de la sede y de los múltiples negocios de la entidad «deportiva y cultural» a través de su empresa publicitaria Sublimaker, aplicándose un modelo administrativo muy similar al del club Bolivar que es manejado por la empresa Baiza SRL del magnate Marcelo Claure.

El asesinato de Nelson Mauriel | VIDEO

Saneando las finanzas del Blooming

Nelson Mauriel tomó el riesgo de abonar un millón de dólares en la cuenta del equipo, destinados a saldar deudas, con un retorno de esa inversión mediante la concesión por 12 años para la administración de los negocios del club Blooming a cargo de Sublimaker, empresa dedicada a la importación de telas, fabricación y comercialización de indumentarias deportivas, servicios de marketing y eventos publicitarios.

El acuerdo para la concesión se formalizó el 31 de agosto del pasado año 2018, a partir del cual Sublimaker generaría ingresos por la venta masiva de productos como poleras y buzos con la marca registrada de Blooming, venta de entradas para los espectáculos vinculados al club, derechos de transmisión televisiva, etcétera. Mauriel anunció que, además de recuperar el millón de dólares que abonó a la entidad, con las utilidades obtenidas se construiría un estadio para 25.000 espectadores.

“Esta administración será por 12 años, en los que se contempla diferentes proyectos y una utilidad de 17 millones de dólares, aproximadamente, de la cual el 30% será para el club”, infomó la prensa cruceña.

La noche en que fue asesinado, según informó El Deber, Nelson Mauriel terminaba una reunión dirigencial donde se había planificado, para la próxima semana, la realización de un evento denominado “la Cena Celeste” con el objetivo de “recaudar fondos para el club antes del inicio del campeonato Clausura 2019”.

Mauriel salía de aquella reunión junto con su co-dirigente Sebastián Peña, quien fue herido por impactos de bala que iban dirigidos al dueño de Sublimaker, disparados por un presunto sicario colombiano que ha sido fortuitamente capturado por la Policía de Santa Cruz.

Cronología del asesinato | VIDEO

Buscando salvar terrenos hipotecados

El pasado martes 2 de julio —según informó el club Blooming mediante sus canales oficiales—, el alcalde de Warnes Mario Cronenbold hizo la donación de diseños rotulados en dos buses de las divisiones menores del club “mediante su empresa The Collection by Cronenbold Overhauling”. También se anunció que el alcalde de Warnes, quien aspira a ser presidente del Blooming, “está donando una camioneta reliquia Chevrolet 1951 totalmente restaurada con todas sus piezas originales, para que pueda ser subastada o rifada».

Desde el año 2015, Cronenbold exije vender un terreno de la entidad para construir la sede en otro lugar. Propuso comprar un nuevo terreno sobre una avenida troncal y con acceso al aeropuerto de Viru Viru. “Tengo un grupo de empresarios”, dijo, dispuestos a construir “una sede moderna, con canchas, piscinas… Blooming se sale de su actual sede cuando esté construida la nueva sede y saneamos el club”.

Pero dicho terreno de la actual sede, con aproximadamente 7.800 hectáreas, se encontraba hipotecado por una deuda original de $us 300.000 contraída con la prestamista Marisol Negrete. La mora en el pago incrementó la deuda por intereses a más de 750.000 dólares, hasta que finalmente la acreedora logró adueñarse judicialmente de dicho bien en cuyos predios se hallan las canchas de entrenamiento de las divisiones menores.

Nelson Mauriel Álvares habría decidido comprarle el terreno a Marisol Negrete para restituirlo a patrimonio del Blooming, con la idea de volverlo a vender a mayor precio siguiendo el plan de Cronenbold para cambiar el lugar de la sede.

De hecho se sabe que Mauriel llegó a reunirse con la nueva dueña del bien inmueble hipotecado, ofreciendo a Marisol Negrete pagarle un millón de dólares, dinero que saldría del propio bolsillo de Nelson Mauriel. Detrás de aquella transacción se encontraría el mismo Cronenbold.

La investigación policial iniciada tras el crimen de anoche, apunta a establecer si aquellos problemas financieros internos del club Blooming tienen alguna relación con el asesinato de Nelson Mauriel. Es una hipótesis factible.

LINKS RELACIONADOS

datos-y-analisis

elecciones2019



sopa de mani



Komadina



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center