Data: noviembre 20, 2013 | 3:11
La expansión del narcotráfico en Pando arrasa incluso al sistema educativo...

Narcotraficantes en Cobija amenazan e intimidan a docentes de escuelas y colegios

El negocio del narcotráfico y la drogadicción que genera penetra imparable entre la juventud y niñez de Bolivia. | Foto La Prensa

El narcotráfico y la drogadicción que genera se apoderan de la juventud y niñez de Bolivia. | Foto La Prensa

Una preocupante información difundida en La Paz por el periódico La Prensa da cuenta que en la ciudad de Cobija narcotraficantes que operan en esta capital pandina vienen tomando mayor control de la comunidad cobijeña incursionando en escuelas y colegios para comercializar droga, infundiendo miedo y terror entre maestros y padres de familia que intentan frenar este delito en los centros educativos.

El periódico colega cita declaraciones del presidente de la Junta Escolar del municipio de Cobija, Juan Gonzáles, quien denunció que el microtráfico de cocaína y marihuana se estableció en centros educativos fiscales y privados de esta ciudad en forma alarmante.

El dirigente de los padres de familia declaró a radio Perla del Acre que se realizaron las indagaciones después de recibir denuncias de directores, profesores y padres de familia en contra de varios estudiantes que fueron sorprendidos mientras consumían sustancias prohibidas.

Gonzales afirmó que a raíz de estas denuncias, se hicieron algunos operativos sorpresivos y se halló en las mochilas de los estudiantes sobres de cocaína y marihuana para –se sospecha– ser vendidos en las distintas unidades educativas.

Este hecho derivó en la solicitud de los padres de familia de 10 unidades educativas a la Policía, ejercer mayor control sobre los escolares y estudiantes.

El representante de los padres de familia dijo que “este flagelo está en la mayoría de las unidades educativas, públicas y privadas. Sobre todo en el área urbana hay colegios en los que no pensamos que se iba encontrar este mal,  pero se registró. Involucra a estudiantes de Primaria y Secundaria, cada vez de más corta edad, de 12 a 18 años, los resultados son alarmantes y esperamos el apoyo de todas las autoridades para frenar este gravísimo problema”.

También denunció que algunos profesores, que sorprendieron a estudiantes en posesión de drogas, recibieron amenazas de desconocidos para que no investiguen el tráfico.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center