Data: julio 14, 2019 | 5:12
SOPA DE MANÍ | Una prueba contundente que obtuvo Sol de Pando en su investigación consiste en un audio donde se escucha a emisarios del Ministro de la Presidencia negociando favores mutuos con el narcotraficante Mauro Vásquez...

LAS NARCO-RESPONSABILIDADES DE QUINTANA

El mayor Quintana, octubre de 1997, entrevistado como asesor del gobierno de Banzer en el programa De Cerca conducido por Carlos Mesa. | Foto archivo Sol de Pando

© Wilson García Mérida | Columna Sopa de Maní
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

Con el advenimiento del Estado Plurinacional que preside Evo Morales desde el año 2006, el ex mayor del Ejército Juan Ramón Quintana Taborga, Ministro de la Presidencia, fue delegado para dirigir el “proceso de cambio” en la Amazonia de Pando. Pero no fue una revolución la que impulsó Quintana en Pando, sino un simple cambio de élites que terminó favorecendo a tradicionales sectores delincuenciales vinculados al narcotráfico.

Los nexos de Quintana con el narcotráfico y la corrupción obedecen además a estrategias prorroguistas del régimen del cual es su principal ideólogo, estratega y operador. Quintana es el principal recaudador de fondos electorales que vienen de dudoso origen.

El 11 de septiembre de 2008, dirigió un operativo militar con el supuesto fin de barrer la corrupción de las antiguas elites, pactando con un poderoso padrino del narcotráfico en Cobija, Mauro Vásquez Guerra, cuyos sicarios se infiltraron en el bando opositor disparando contra campesinos leales a Evo Morales que se habían movilizado —por iniciativa del mismo Quintana— exigiendo tierras. Aquel episodio se conoce como la Masacre de Porvenir.

Sol de Pando nació al año siguiente de la matanza, saliendo a la luz el 11 de octubre de 2009.

Una minuciosa investigación del periódico amazónico concluyó que Quintana había ordenado la liberación de Mauro Vasquez de la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro, en 2008, y entre ambos planificaron los hechos de Porvenir.

El pacto entre Quintana y Mauro Vásquez convirtió a la ciudad de Cobija en un puente expedito para la introducción de cocaína peruana hacia el Brasil. El jefe mafioso se dio a conocer en 2006 ejecutando a sus rivales en sanguinarios ajustes de cuentas a plena luz del día. El Gobierno Federal del Brasil exigió su encarcelamiento, que se produjo en mayo de 2008; pero a los pocos días Quintana ordenó su excarcelación y tras la masacre de Porvenir en septiembre, el narcotraficante volvió a operar con toda libertad, hasta el año 2012, cuando volvió a la cárcel tras las denuncias de Sol de Pando.

Una prueba contundente que obtuvo Sol de Pando en su investigación consiste en un audio donde se escucha a emisarios del ministro Quintana “durante una reunión política sostenida pocos días después de la matanza de campesinos en Porvenir. (…). Dicha reunión realizada en Cobija fue grabada por los propios agentes del Ministerio de la Presidencia en un audio de soporte digital que dura una hora con siete minutos…”, señala el informe periodístico publicado el 30 de noviembre de 2012.

El descubrimiento de Sol de Pando sobre los vínculos de Quintana con el narcotraficante agravó la persecusión que el Ministro había desatado contra el periódico autogestionario tras el conflicto territorial de los indígenas Pacahuara. La escalada represiva se tornó irrefrenable.

Durante nuestro destierro en Rio Branco, capital del Estado do Acre, descubrimos que socios de Mauro Vásquez dedicados al negocio de la prostitución de “cinco estrellas” en las ciudades de Cobija, Santa Cruz, La Paz y Arica, trafican con mujeres brasileñas, todas acreanas, que son trasladadas con engaños a Bolivia para ser explotadas sexualmente, además de ser utilizadas como “mulas” para el tráfico de cocaína.

El punto de reclutamiento de las jóvenes brasileñas, en Cobija, era el prostíbulo conocido como “Tía Isabel”, perteneciente a una familia antiguamente vinculada a la banda de Mauro Vásquez y que también goza de la cariñosa protección del influyente y pragmático “estratega” del forzado prorroguismo estalinista.

sopa de mani

desastre total



sopa de mani



elecciones2019



Komadina



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center