Data: octubre 10, 2013 | 23:45
Cuatro ejemplares de esta arma se exhiben en el Museo Histórico de Cobija, donde además se aprecian otras reliquias de aquella época marcada por el auge del caucho en la abandonada Amazonia boliviana...

Museo Histórico de Cobija conserva los fusiles Winchester usados en la Guerra del Acre

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuatro ejemplares de esta arma se exhiben en el Museo Histórico de Cobija, donde además se aprecian otras reliquias de esa época marcada por el auge del caucho. Este museo lleva el nombre del patricio historiador pandino Alberto Lavadenz Rivera, tras su fallecimiento el año 2002…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA“Defensores del Acre”, se llamó el primer regimiento militar del que se tenga memoria en la historia de Pando.  Se formó en base a las columnas que habían intervenido en la primera campaña bélica del Acre desarrollada entre mayo de 1899 y enero de 1901. Este ejército derivó de un batallón del regimiento Abaroa de Cochabamba que encabezó un civil, Andrés Muñoz —el primer delegado enviado a esta zona por el vicepresidente Lucio Pérez Velazco—  y el batallón Independencia de La Paz encabezado por el coronel Ismael Montes que era Ministro de Guerra. El Abaroa partió de Cochabamba atravesando el Chapare para tomar las vías fluviales del rio Mamoré hasta concentrarse en Riberalta, y el Independencia vino de La Paz, por Yungas, siguiendo la ruta entre Sorata, Mapiri y el Río Beni.

Estas primeras incursiones militares introdujeron las primeras armas de guerra que se usarían en las dos campañas, principal los fusiles Winchester 44, que actualmente se conservan en Museo Histórico de Cobija. Las mismas armas fueron empleadas en la segunda campaña, en 1902, por la Columna Porvenir.

Los Winchester 44 comenzaron a fabricarse en 1873 y fueron provistas al ejército boliviano por el Gobierno de Estados Unidos, otro dato que confirma la directa injerencia norteamericana en la Guerra del Acre, una guerra que se pudo evitar.

El Winchester 44, el gran invento de 1873Winchester44

El Winchester 44 fue producido desde 1873 en tales cantidades que se volvió un elemento habitual del oeste de los Estados Unidos; fue apodado “el arma que conquistó el Oeste” debido a su arraigo y versatilidad, llegando a fabricarse un total de 720.609 unidades hasta el fin de la serie en 1923.

Cuatro ejemplares de esta arma se exhiben en el Museo Histórico de Cobija, donde además se aprecian otras reliquias de esa época marcada por el auge del caucho. Este museo lleva el nombre del historiador pandino Alberto Lavadenz Rivera, tras su fallecimiento el año 2002.

Es un rifle de palanca de accionamiento manual que funciona mediante un sistema de repetición. Este sistema, realmente innovador para la fecha en que apareció, permite disparar varios cartuchos  seguidos sin necesidad de recargar el arma. La munición utilizada por el Winchester M1873 respondía al calibre .44-40, un tipo de munición que se caracteriza por su contundencia y su facilidad para la recarga. Estos destacados elementos ayudaron a que este rifle se convirtiera en un icono totalmente ligado a los legendarios vaqueros norteamericanos.

LINK RELACIONADO
datos y analisis



Soria Galvarro



Komadina



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center